FODA versus Análisis PEST

Hoy en día las herramientas de planificación estratégica, han saltado las barreras de sus conocedores para lograr ser aplicadas por todas aquellas personas que tienen una organización o industria, con el fin de que estas le contribuyan al alcance de sus objetivos, logrando así poder consolidarse en sus metas.

Existen dos herramientas que permiten abordar una organización de forma integral y analizarla desde distintas perspectivas, como lo es la herramienta FODA (más información aquí: FODA: Matriz o Análisis FODA – Una herramienta fundamental.), esta se constituye en el análisis interno y externo de la empresa, con la finalidad de hacer una evaluación de sus elementos que le permiten el desarrollo óptimo de sus actividades comerciales, y el estudio de aquellas circunstancias que pueden tener un efecto no tan positivo en esta.

Mientras que de unas décadas para acá, se ha implementado el desarrollo de una herramienta muy útil que obedece al estudio de la organización de forma íntegra conjugando tanto sus componentes como la visión de esta dentro de un todo, se trata de la herramienta PEST, esta concibe el análisis integral de la empresa en todos sus aspectos y relaciones tanto entre sus departamentos como con las circunstancias externas.

Esta herramienta permite dividir la realidad en cuatro aspectos de gran relevancia que configura a toda empresa, en el aspecto político, económico, social y el tecnológico, esto con la finalidad de evaluar toda área desde estas distintas perspectivas.

Ambas herramientas resultan muy útiles para:

  • La percepción de los aspectos positivos de la organización evaluando sus componentes internos, para así poder determinar el beneficio que cada uno le otorga a la organización por igual la evaluación del ambiente externo en cuanto a los aspectos que puedan influenciar de forma positiva en la dinámica empresarial.

Tal es el caso, de evaluar el departamento de recursos humanos como fortaleza de la empresa, y las aleaciones comerciales que se puedan realizar con otra empresa que contribuya al desarrollo de habilidades en los empleados, estableciendo ambas una relación de ganar-ganar.

  • Ambas también permiten la evaluación de los aspectos negativos de toda empresa, como aquellas áreas que existen pero que no han recibido la atención o dotación debida, producto de condiciones externas que han influido como es el caso de la economía tan voluble.

De igual forma, permite la concepción de las debilidades en un marco de aspectos externos, que ocasionan perjuicios a la dinámica productiva de la misma empresa.

Leave a Reply