La Matriz de McKinsey

La matriz de McKinsey es una unidad estratégica de análisis diseñada por la consultora estratégica homónima, que fue ideada en el principio de la década de los años ’70.

Origen

Otro nombre que se le suele dar a esta unidad estratégica de análisis es la “Pantalla de Negocios de General Electric”, ya que la idea principal de esta era evaluar los productos y servicios que ofrecía esta compañía, originada en Estados Unidos. Esta empresa poseía en aquel entonces más o menos 150 unidades estratégicas de análisis. Debido a que General Electric necesitaba un enfoque estratégico adecuado y regulado para cada producto que ofrecía, y fue entonces cuando solicitaron asistencia a McKinsey para que les ayudara a ordenar y configurar su cartera de negocios. Esta unidad estratégica de análisis ayudaría a General Electric saber en qué productos y servicios debían invertir, así como en cuáles mantenerse como estaban, y cuáles descontinuar.

A pesar de que esta estrategia fue establecida hacia más de 40 años, se usa todavía.

Sobre McKinsey & Company, Inc.

Cabe destacar que McKinsey & Company Inc., es conocida por ser la consultora más famosa y prestigiosa internacionalmente. Es una empresa global que se encarga de resolver problemas debido a la mala administración estratégica. Es el máximo empleador de los graduados de las mejores universidades de negocios a nivel mundial, como el Harvard Business School. Es la empresa donde es más complicado conseguir una oferta de trabajo, debido a su alto nivel, y es la oferta de trabajo que la mayoría de los jóvenes universitarios desearían. Pero no es tan fácil formar parte de los empleados de McKinsey, ya que sólo contrata a las personas más inteligentes del mundo en este tema.

Cómo funciona la matriz de McKinsey simplificada

A pesar de que la matriz de McKinsey simplificada tiene muchas variantes, siempre estará constituida por 9 celdas, con una columna vertical u horizontal que representa el nivel de atractivo del mercado (dividido en bajo, medio y alto), y una columna perpendicular que representa fuerza de competitividad de la unidad de negocio (también clasificado en bajo, medio y alto). El objetivo de esta matriz, como ya dijimos, es posicionar cada unidad de la cartera de negocios (o UEN), después de haber determinado el tamaño y la participación en el mercado.

A la vez, en la versión simplificada de esta matriz se plasman tres áreas de 3 colores diferentes, que abarcan 3 celdas cada uno (resultando en 3 áreas de igual tamaño): el área denominada “harvest/divest”, otra llamada “selectivity/earnings”, y una última llamada “invest grow”, que se encuentra en la esquina superior de la matriz diagonal al área de “harvest/divest”. El área de negocio que quede en el área “invest/grow”, significa que se debe invertir en él, ya que esto hará crecer en el mercado a esta compañía (ver estrategias de desarrollo de mercado). Los que queden en el apartado “selectivity/earnings”, deben recibir una inversión selectiva. Y para los que queden en el apartado “harvest/divest”, se recomienda vender, o sencillamente desinvertir de forma progresiva (ver estrategia de desinversión y liquidación). De todos modos, explicaremos esto más a fondo más adelante.matriz-mckinsey

Cómo identificar el nivel competitivo del mercado

Para identificar el nivel competitivo del mercado, se toman en cuenta varios factores, como: la tecnología, la productividad, la estructura del precio, la calidad del producto, la imagen del producto, y la cuota relativa del mercado, entre otros más.

Cómo identificar la fuerza de atractivo del mercado

Así como existen factores que se toman en cuenta para determinar el nivel competitivo del mercado, también hay otros factores que determinan la fuerza del atractivo de la unidad de negocio. Por ejemplo: la competencia internacional, la globalización de la unidad, grado de riesgo, perspectiva del crecimiento, capacidad de extensión de la competencia, entre otros.

Después de esto es que se determina el nivel competitivo del mercado y su atractivo, mediante las variables mencionadas anteriormente (y otras).

Se pueden utilizar herramientas como el análisis FODA y Análisis de las Cinco Fuerzas de Porter.

¿Qué se hace con estos resultados?

Luego, se analiza el impacto que estas variables tienen tanto en el atractivo como en la competitividad del mercado. Por citar un ejemplo, para explicar lo anterior: supongamos que una empresa posee un crecimiento potencial más elevado, más globalización, con mayor capacidad de innovación, mejor tecnología, mejor productividad y mayor disponibilidad de productos (teniendo como resultado más áreas de negocio en el apartado “invest/grow” de la matriz). Es evidente que esta compañía necesita una mayor inversión que la que necesitaría una compañía con menos crecimiento potencial, menos productividad, menos globalización, menor capacidad de innovación, menos tecnología y menor disponibilidad de productos (todo lo opuesto a la compañía anterior; como resultado esta compañía tendría más áreas de negocio en el apartado “harvest/divest”). Y junto con una mayor inversión (bien pensada), se producen más ganancias en un futuro.

Claro, puede ser que la compañía pierda ingresos por hacer una inversión que no resulte de beneficio alguno, pero justamente para eso está diseñado la matriz de McKinsey, para ayudar a una empresa a decidir si debe invertir más en un producto, o dejarlo así, o liquidarlo, basado en la capacidad de proyección del atractivo y competitividad del negocio. Todo está en analizar el potencial de una empresa basándose en un conjunto de variables.

Se pudiera pensar que esta unidad estratégica de análisis está dirigida solo para compañías grandes con un potencial elevado, pero no es así, ya que esta matriz puede ayudar a una empresa con menos potencial a determinar qué factores deben mejorar si quieren lograr una proyección grande en el mercado. Claro está, no será una tarea fácil, pues prácticamente tendrían que reinventar el negocio, pero todo esto conllevaría futuros beneficios. Y para las compañías con un potencial mediano (que terminarían con más áreas de negocio en el apartado “selectivity/earnings” de la matriz), este análisis les ofrece asistencia para saber en qué aspectos y cuánto deberían invertir, resultando en una inversión selectiva.

La matriz original

La matriz de McKinsey original es un poco más compleja, difiriendo en algunos aspectos de la matriz simplificada, que es la que hemos explicado a lo largo de este artículo. Al igual que la matriz simplificada, tomando en cuenta la celda donde se encuentre la unidad estratégica, se dan recomendaciones diferentes: desde abandonar la unidad de negocio a potenciarla al máximo.

En la matriz original se pueden notar círculos, con un parecido a las fracciones en matemática de primaria (en forma de pedazos de tarta), que representan diferentes unidades estratégicas. Estos círculos tienen diferentes tamaños, representando así el tamaño del mercado de dicha unidad, y los trozos de tarta que poseen representan la participación de dicha unidad en su ámbito respectivo del mercado. Las flechas, representan el progreso que se espera de estas unidades.

Leave a Reply