Tipos de interés en un crédito hipotecario

Antes de definir los tipos de interés en un crédito hipotecario, se definirá el crédito hipotecario y sus características esenciales. El crédito hipotecario es un producto financiero en el cual un banco o institución financiera otorga un préstamo a un cliente, y a la vez queda como garantía el inmueble que se adquiere con el préstamo. Esto no libera de la deuda al prestatario, sino que la complementa. En algunas ocasiones el prestamista puede solicitar un aval para fortalecer el compromiso. Otras características esenciales de los créditos hipotecarios es la existencia de un plazo acordado para el pago de la deuda que se establece en el contrato inicial. Por lo general, los contratos son un medio para pedir un préstamo, donde con ello se realiza la compra de terrenos o espacios de tierra y casas.

En España existen empresas como UCI financiera que realizan préstamos inmobiliarios. UCI presenta una serie de características que la hacen atractiva para cualquier persona a la hora de la búsqueda de construir o comprar una casa.

uci-financiera

¿Entonces cuáles son los tipos de interés de los créditos hipotecarios?

El interés es la forma como la institución financieras cobra al prestatista, y se expresa como un porcentaje. Para determinar el porcentaje de interés que la institución financiera cobrara, se consideran dos factores: por un lado, la calidad de la garantía (si la garantía es fuerte, menor será el interés y viceversa) y por otro lado está el plazo de vencimiento (el interés será menor si el periodo del crédito es menor).

A continuación se mencionan los 3 tipos de interés en un crédito hipotecario:

Interés fijo: Es un interés que se mantiene estático durante todo el tiempo de pago del crédito hipotecario. No importa si en el mercado financiero aumente o disminuyan las tasas de interés. La ventaja de este tipo de interés, es que protege al prestatario ante inestabilidades del mercado, es decir si aumenta la tasa de interés, no afecta a la tasa del crédito hipotecario. Y la desventaja es que el prestatario tampoco podría beneficiarse de bajas en la tasa de interés del mercado.

Interés variable: Este tipo de interés puede ser sometido a revisión cada 6 o 12 meses y el tasa se ajusta ya sea con un aumento o con una rebaja. A diferencia del interés fijo, esta tasa, se ve influenciada por los cambios en el mercado, ya que ante un aumento, la cuota del crédito hipotecario puede aumentar y por el contrario, puede disminuir si la tasa del mercado baja.

Interés mixto: En este tipo de interés, el prestatista, paga a interés fijo entre 2 y 5 años la deuda y después de ese periodo, puede optar por un interés variable o que el prestamista negocio otra tasa de interés fija.

 

Leave a Reply