Inicio Gestión financiera 4 Tipos de Arrendamiento Financiero

4 Tipos de Arrendamiento Financiero

Antes de conocer los tipos de arrendamiento financiero, hay que conocer la definición de lo qué es el arrendamiento financiero. Este es el procedimiento dentro de la contabilidad que las empresas usan al adquirir activos con pagos estructurados en un largo periodo de tiempo.

Para dar la definición adecuada, el arrendamiento financiero puede expresarse como el acuerdo donde el arrendador recibe pagos de arrendamiento del arrendatario para cubrir los costos de una propiedad. El arrendador tiene la responsabilidad de mantenimiento, impuestos y seguros.

Un arrendamiento financiero es similar a una transacción de compra directa que se ha financiado mediante un préstamo a plazo, ya que los pagos se realizan mensualmente. Sin embargo, a diferencia de una transacción de compra total en la que el arrendatario no presenta el saldo obligado como deuda, muestra los pagos como gastos y retiene el título del activo.

tipos de arrendamiento financiero

Durante el período de un arrendamiento, la compañía financiera se considera el propietario legal del activo. El arrendamiento ofrece una serie de beneficios que pueden utilizarse para atraer clientes. Entre los principales beneficios se encuentran:

  • Los cronogramas de pago son más flexibles que los contratos de préstamo.
  • Los costos después de impuestos son más bajos porque las tasas impositivas son diferentes para el arrendador y el arrendatario.
  • El arrendamiento implica el 100% de financiación del precio del activo.
  • Para un arrendamiento operativo, la empresa creará un gasto en lugar de un pasivo, lo que le permitirá obtener financiación financiera, a menudo denominada «financiación fuera de balance».

Por otro lado, todos y cada uno de los contratos, se incluyen en uno de los 4 tipos de arrendamiento financiero que existen. Te los describimos a continuación

4 tipos de arrendamiento financiero

Arrendamiento de capital

El arrendamiento de capital es cuando se realiza un acuerdo mediante un contrato a largo plazo que no es cancelable. El arrendatario o el cliente, está en la obligación de pagar el alquiler del arrendamiento hasta el vencimiento del periodo del mismo. Por lo general, el contrato de arrendamiento corresponde a la vida útil del activo en cuestión.

Este es un arrendamiento a largo plazo en el que el arrendatario debe registrar la partida arrendada como un activo en su balance general y registrar el valor presente de los pagos del arrendamiento como deuda.

Además, el arrendador debe registrar el arrendamiento como una venta en su propio balance. Este tipo de arrendamiento puede durar varios años y no se puede cancelar. Se trata como una venta a efectos fiscales.

Arrendamiento operativo

También conocido como el contrato de arrendamiento abierto, cumple con una pequeña diferencia al arrendamiento de capital, pues en un arrendamiento operativo, el arrendatario usa el activo por un período específico. El arrendador asume el riesgo de obsolescencia y riesgos incidentales. Asimismo, hay una opción para cualquiera de las partes para rescindir el contrato de arrendamiento después de dar aviso.

En este tipo de leasing, el arrendador asume todos los gastos, también el arrendador no podrá darse cuenta del costo total del activo y los servicios especializados son proporcionados por el arrendador.

Este tipo de arrendamiento se prefiere cuando el activo es probable que sufra obsolescencia.

Arrendamiento apalancado

Es uno de los arrendamientos que se ha vuelto más popular en los últimos años y se le conoce como arrendamiento apalancado o no apalancado. Se usa más que todo cuando se financian activos grandes como equipos ferroviarios, maquinaria pesada, aviones y plataformas petroleras.

A diferencia de todos los demás tipos de arrendamiento que existen, hay tres elementos base para llevar a cabo un acuerdo de arrendamiento apalancado: el arrendador, el arrendatario y el prestamista.

El valor del activo arrendado puede ser de una gran cantidad que puede ser imposible para el arrendador financiar. Por lo tanto, se involucra el prestamista o un financista más que se hará cargo del activo arrendado.

Venta y arrendamiento

En una venta y arrendamiento, una compañía propietaria del activo lo vende al arrendador. El arrendador paga inmediatamente por el activo, pero lo arrienda al vendedor. Por lo tanto, el vendedor del activo se convierte en el arrendatario.

El activo permanece con el vendedor que es un arrendatario, pero la propiedad corresponde al arrendador que es el comprador. Este acuerdo se realiza para que la empresa vendedora obtenga financiación para administrar el negocio junto con el activo.

La compañía propietaria está obligada a realizar pagos de alquiler periódicos al arrendador. Este tipo de arrendamiento de venta y arrendamiento es muy beneficioso para ambas partes. Mientras que el arrendador obtiene beneficios fiscales debido a la depreciación, el arrendatario tiene una entrada de dinero inmediata que mejora su posición de liquidez.

La venta y arrendamiento se ha vuelto muy popular entre empresas las cuales se encuentran en crisis de liquidez a corto plazo sucediendo solo en registros sin intercambiar los activos físicamente.

La transacción se hace mediante un papel y, asimismo, es adecuada para los activos sujetos a la apreciación y no a la depreciación, por ejemplo, tierras o terrenos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here