Accionista (Definición, Características y Tipos de Accionistas)

Un accionista es la persona que posee una o varias acciones en una empresa o sociedad financiera, bien sea comercial o industrial. El hecho de comprar una acción significa que hay una inversión en dinero, es decir, hay un aporte al capital de la compañía.

Una acción es cada una de las partes en las que se subdivide el capital y la propiedad de una compañía. Por esa razón, los accionistas también reciben el nombre de inversores y por el hecho de desembolsar un capital como inversión en una empresa, son catalogados como socios capitalistas.

Definicion de Accionista

Principales tipos de accionistas

Un accionista puede ser una persona natural o una persona jurídica. Ser inversor le confiere al titular o tenedor de las acciones la condición de propietario y socio. Como se mencionó previamente, estos socios son también llamados socios capitalistas y se involucran en la gestión de la compañía.

Tienen incluso responsabilidades y poder de decisión dependiendo del porcentaje de inversión que aportan a dicha empresa. En otras palabras, mientras más acciones tenga un titular o tenedor de ellas, más poder de decisión tendrá.

Como las acciones son las partes en las que se divide la propiedad de una empresa, ser dueño de acciones significa que eres dueño también de una parte de ella, definida ésta por el porcentaje de la empresa que representan tus acciones.

Accionistas de referencia

Estos accionistas son los que forman parte del grupo que posee una cantidad importante de acciones. Por esta razón, tienen la capacidad de intervenir e influenciar en la gestión de la empresa.

Controlan entonces, directa o indirectamente, la mayoría del capital social. Incluso, estando en minoría pueden influenciar de manera significativa al resto de los socios a fin de intervenir e influir en la gestión de la empresa, por ejemplo, designar a los miembros de la Junta de Administración.

Accionistas minoritarios

Son aquellos inversionistas que poseen pocas acciones por lo que no tienen la capacidad para influir en la dirección y gestión de la empresa. Sin embargo, este grupo podría reagruparse y formar una asociación entre ellos.

Con esa asociación pueden obtener una representación que les permita actuar e influenciar la gestión empresarial al alcanzar, entre todos, una cifra de capital social relevante que les permita lograr mayor participación en la toma de decisiones.

Accionistas de acción preferente.

A este grupo de inversores pertenecen aquellos que sólo adquieren un derecho preferente únicamente en el reparto de los beneficios. Aunque forman parte del capital social de la compañía y no se les otorga a sus tenedores derechos políticos.

Estas acciones cuentan con una ganancia o utilidad fija, la cual que se les entrega periódicamente. Este tipo de inversión, a diferencia de las de referencia y minoritarias no tienen derecho al voto sobre las decisiones de la gestión de la empresa.

Características de los accionistas

Un accionista pueden ser una persona física o una persona jurídica, lo que indica, en el caso de esta última, que un grupo de personas también puede reunirse para invertir en una participación en la empresa. Existe además la posibilidad de que otra empresa también pueda ser accionista.

Ser accionista obliga a tener un conjunto de derechos relativos a la empresa que se adquieren con la titularidad de la acción. Es decir, todos los accionistas tienen unos derechos y unas obligaciones una vez que son propietarios.

Al ser tenedor de acciones de una compañía, además de recibir ciertos derechos, también se contemplan una serie de obligaciones para con la empresa. Usualmente, estas obligaciones están expresadas en los estatutos de la compañía para que puedan ser revisadas por las personas en forma pública.

Derechos de los accionistas

Al comprar acciones en el capital social de una empresa se le otorga, a los titulares de esas acciones, derechos que básicamente se dividen en derechos políticos o de gestión y en derechos económicos.

Entre los derechos políticos, se encuentran el derecho al voto y el acceso a la información que les permita conocer la gestión empresarial y los derechos económicos contemplan el otorgamiento de dividendos de acuerdo al porcentaje de participación que posean.

Seguidamente se resumen los derechos fundamentales de los accionistas:

  • Adquieren derechos desde el momento que invierten en la compra de acciones.
  • Disfrutar de los privilegios de ser dueños de una pequeña parte de la empresa.
  • Recibir dividendos.
  • Tener voz en la asamblea general de accionistas.
  • Recibir información de la actividad financiera.
  • Realizar sugerencias y propuestas.
  • Realizar impugnaciones.
  • Transferir acciones.
  • Separarse de la empresa.

Invertir en acciones

Comúnmente oímos a muchas personas que se acercan al mundo financiero y de inversión preguntarse por qué invertir en la bolsa de valores. Por supuesto, existen algunos riesgos al comprar acciones porque realmente hay la posibilidad de que pierdas capital ahorrado. Por lo tanto, es muy importante que la inversión ofrezca beneficios tangibles.

Al comprar o vender acciones en empresas que cotizan en la bolsa ten presente que esto genera gastos por concepto de comisiones de tramitación, cánones de bolsa, entre otros. Por el contrario, si la empresa no cotiza en bolsa entonces tiene que ser el propio inversor el que gestione su operación.

La inversión en acciones de una empresa que cotiza en la bolsa puede ser más ventajosa que la inversión en acciones no cotizadas. Esto porque generalmente las empresas cotizadas son más grandes y con mayor capital flotante, lo que le da mayor liquidez.

Un accionista

Como accionista de una empresa, además de recibir beneficios económicos también te asigna responsabilidades para con ésta, pues a todos les interesa que funcione bien y alcanzar beneficios económicos. De esa manera todos ganan.

Independientemente del monto invertido adquieres algunos derechos generales. Sin embargo, en otros casos, cuyo capital de inversión es grande tendrás otras responsabilidades y privilegios que te asigna un estatus distinto dentro de la organización.

Básicamente, dichos beneficios y privilegios están relacionados con la obtención de dividendos o ganancias y también de otro tipo que tiene que ver con algunas operaciones financieras.

Finalmente, recuerda que un accionista debe estar en disposición de brindar su tiempo y sus capacidades a la empresa. En otras palabras, invertir tu tiempo y tu mayor esfuerzo para el buen funcionamiento del proyecto.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.