Cambio radical de la vestimenta en el trabajo

Desde hace unos pocos años para delante, todas las etiquetas que creíamos conocer para dar una buena presencia en las entrevistas de trabajo e incluso en el puesto de trabajo en si han dejado de funcionar para poder dar paso a los que se conoce como el cambio radical de la política de etiqueta.  

Antiguamente el protocolo de vestimenta que se estipulaba para ir al puesto de trabajo consistía en un traje con corbata para los hombres  y un traje cómodo pero elegante o conjunto de chaqueta y pantalón para las mujeres; pero hoy en día se está instaurando una nueva política de vestimenta laboral la cual hace unos pocos años no se había ni podido pensar.  

Diferentes conceptos  

Es verdad que muchas de las empresas hoy en día están regidas por personas jóvenes o con un sentido menos clásico de lo que es el protocolo. Personas que apoyan al libertad de expresión y de vestimenta pero que al mismo tiempo entienden que están en una empresa y que cada uno es libre de ponerse lo que quiera siempre que respete las políticas de la misma en cuestión al protocolo.  

Lo que no es normal, es que por ejemplo un abogado vaya a un juicio en zapatillas de estar por casa, o que una secretara de un hotel reciba a los huéspedes en bañador. Son sentidos clásicos pero al mismo tiempo lógicos, que han resultado toda la vida y que las personas que deciden ingresar en esas empresas deben tenerlo claro antes de hacerlo. 

Puesto laboral  

Según el puesto que vayamos a desempeñar, la etiqueta se rige de una manera o de otra pero siempre con un sentido común que haga que la persona desprenda confianza al cliente y que este se encuentre a gusto en confiar el arreglo a él y no a otro.  

Motivación de la empresa  

Son muchas las empresas que se ven afectadas día tras día por las reformas en su imagen, por eso algunas de ellas siguen confiando en el protocolo para regir a sus empleados; pero por el contrario otras han decidido olvidarse de la etiqueta y hacer que los clientes confían en ellos no por la impresión que se dé sino por la efectividad de los trabajadores que tengas contratados.

Legislación vigente  

Actualmente la legislación española defiende a este tipo de personas que desean vestirse de la manera que más cómodo les resulte y por ello ha dictaminado que todos los trabajadores son libres de llevar la indumentaria que crean necesaria para desempeñar la actividad laboral sin poder estar obligados a seguir ningún tipo de etiqueta por parte de la empresa contratante.  

Sin embargo dicha normativa es de doble filo, ya que muchos son los que no comparten dichos valores, y lo que hacen es que realizan una serie de preguntas concretas al candidato para saber su implicación para con la empresa y si es el idóneo para desempeñar el trabajo conforme trata la etiqueta de la empresa en la que se vaya  a realizar la actividad laboral.  

Son muchos los que han descartado a buenos profesionales por el simple hecho de ser diferentes o no querer seguir el protocolo, con lo que le ha costado un posible puesto de trabajo bien remunerado. 

Actitud con respecto a otros  

En muchos casos, el llevar un estilo u otro al puesto de trabajo o incluso a las entrevistas, hace que la persona designada para ver si eres el candidato perfecto para desempeñar la actividad laboral de la que estás realizando la entrevista con las condiciones que están estipuladas en la empresa.  

Son muchas las personas que juzgan a primera vista a los candidatos y que los rechazan o aceptan por el simple hecho de llevar una prenda u otra de vestir que haga que llame la atención del entrevistador y que destaque en relación al resto de candidatos que se encuentran realizando la entrevista para tu mismo puesto de trabajo.  

El estilo de vestir no es solo importante para los jefes sino también para los clientes, los cuales van a determinar el querer o no trabajar contigo en relación a la vestimenta que utilices en el momento de la primera visita o del primer contacto con ellos.  

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.