Cliente interno (Qué es, Función, e Importancia)

Actualmente las empresas deben sobrevivir en un mercado económico que se encuentra saturado, y los consumidores cada vez son más exigentes y la competencia se ve incrementada en 200%. Para poder hacer una función administrativa eficiente, se debe tener una base que permita funcionar correctamente en todas las áreas.

El objetivo principal de todas las organizaciones es poder complacer a sus clientes, quienes a pesar de no tener muy claro lo que desean, siguen pidiendo más y más. Los problemas llegan cuando no se conoce el verdadero comportamiento de estos.

Muchas empresas cometen el grave error de poner todo su enfoque los clientes externos, olvidando completamente al cliente interno. Si quieres conocer más acerca de estos, sigue leyendo este post donde te enseñaremos como puedes darles la importancia que merecen a todos tus consumidores.

¿Qué es un cliente interno?

Se trata de la forma en que se denomina a un elemento dentro de una empresa, el mismo se encarga de tomar resultados o productos de un proceso como un recurso para poder hacer su propio proceso de funcionamiento.

Posteriormente esta información es entregada a otros trabajadores de la organización para continuar con el procedimiento hasta que este se encuentre perfectamente terminado y pueda ponerse a la venta, y el cliente externo pueda adquirirlo.

¿Cuál es la función del cliente interno?

El cliente interno debe asegurarse de muchos elementos importantes dentro de la organización, a pesar de que muchas veces no es tomado en cuenta, se trata de una parte fundamental para que una empresa surja y se mantenga a flote a pesar de las adversidades del mercado. Entre las funciones que cumple se encuentran estas:

  • Debe tener información para que la organización logre entender el trabajo que necesita realizar para mantener el flujo constante de consumidores.
  • Tiene una visión bastante objetiva de formación que debe poseer la empresa, viendo esto como una oportunidad tanto personal como empresarial, ya que supone algo positivo de forma general.
  • Necesita proporcionar información relevante sobre el trato que lleva con el cliente externo junto a los productos, con el único fin de que el trabajo de la empresa sea mejorado.
  • La visión que posee con respecto a la empresa debe ser global, es decir, debe conocer el funcionamiento de cada una de las áreas que componen a la organización para que estas puedan hacer bien su trabajo.
  • Se tiene que encargar de crear medidas para manejar diferentes conflictos que surgen entre los departamentos y así evitar los daños a la imagen corporativa.

Tipos de clientes internos

Existen 3 tipos diferentes de clientes internos dentro de una organización, y son estos:

  • Ejecutivos: son aquellos que tienen una relación más cercana con los clientes externos. Son quienes dicen cuál es el servicio o producto que se va a ofrecer y a cuál mercado va dirigido.
  • Operativo: son los que se encargan de la elaboración de los productos o de los elementos necesarios para poder ofrecer un servicio adecuado.
  • Comercial: estos tienen una relación directa con los diferentes grupos de trabajadores que componen una empresa, lo que significa que tienen una visión más clara de la calidad que deben tener los productos y servicios.

¿Cómo satisfacer al cliente interno?

Son muchas las técnicas que se pueden implementar para complacer a un cliente interno, lo cual a pesar de que muchas veces representa un ligero gasto para la empresa, debe verse como una inversión, ya que los empleados que se sienten cómodos pueden trabajar con mayor facilidad y energía.

  1. Crear espacios donde los clientes internos y el resto de los empleados se sientan cómodos con su área de trabajo.
  2. Se deben premiar y reconocer siempre los logros de los empleados.
  3. Realizar actividades recreativas fuera de las responsabilidades de la empresa.
  4. Escuchar las ideas, opiniones y diversas recomendaciones que tienen los clientes internos sobre el funcionamiento de la organización.
  5. Mantener la empatía con los empleados.

Importancia del cliente interno

Las empresas de calidad saben que para que los empleados sean mucho más productivos, es necesario que estos se encuentren satisfechos con el trato que están recibiendo, con su entorno y con los beneficios que la empresa les puede ofrecer a corto y largo plazo.

Muchas veces los lideres olvidan que mantener a un empleado contento es igual a un cliente contento, solo se consiguen resultados positivos. Además, estos se sienten en la libertad de brindar una opinión, algo que puede servir como información valiosa.

A pesar de las ventajas que representa ser parte de la empresa, es necesario que se motive de forma constante a estos. La organización debe poner el mismo empeño en crear oportunidades que aquellas para los clientes externos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.