Como crear una idea de negocios en 6 sencillos pasos

Frecuentemente conocemos en internet a fundadores de negocios cuyas mentes están llenas de ideas brillantes para nuevos productos. Parece que pudiera desarrollar grades conceptos todos los días de sus vidas. Ellos están alerta, son curiosos, son perceptivos y están buscando continuamente (y la encuentran con frecuencia) la próxima gran idea. A ellos, los remitimos a estos pasos para empezar a emprender hoy mismo.

Por otro lado, tenemos a esos amigos muy inteligentes y aspirantes a emprendedores pero que no pueden desarrollar una sola idea que sea viable. Estas almas nobles son brillantes y sinceras. Pero por alguna razón, las ideas imaginativas se les escapan.

Dentro de nuestro círculo de contactos vemos ambos tipos de personas. Uno es el emprendedor por excelencia que ha desarrollado varios buenos negocios y ya tiene en marcha la creación de uno nuevo.

El otro lucha por visualizar el siguiente gran producto que todos en su ciudad quieran comprar. De vez en cuando, estas personas nos preguntan en los comentarios si hay algún método para generar una gran idea.

Hoy estamos felices de compartir contigo el proceso para crear una idea de primera clase y lo mejor de todo, en seis sencillos pasos:

Ideas infinitas: Las buenas ideas para nuevos productos están en todas partes y hay un suministro ilimitado de conceptos esperando para ser comercializados, puestos al alcance del público y comprados.

Están ahí para ser vistos y perseguidos por aquellos que los busquen. De hecho, las ideas están disponibles para todo el mundo, a nivel mundial y en cualquier momento. En algunos casos, un innovador en Israel y un inventor en Palo Alto tendrán la suerte de ser visitados al mismo tiempo por la musa de la inspiración.

Las ideas pueden ser pequeñas y simples o grandes y complejas. Una pasión por determinado tema puede resultar en la génesis de una idea atractiva; derivada del tiempo invertido en disfrutar un hobby. Un nuevo producto puede ser resultado de un inventor que ve una oportunidad en trasladar un concepto existente a un contexto totalmente distinto. O alguien puede imaginar combinar dos disciplinas dispares para convertirlas en una nueva disciplina.

Nota: Aquellos emprendedores que están teniendo problemas para generar ideas por su cuenta, pueden dirigirse a las universidades que tienen departamentos de tecnología. Las universidades se dedican a la investigación, por lo tanto, están llenas de un montón de ideas que están esperando la llegada de alguien que pueda llevar sus productos al mercado.

Las ideas basadas en conocimiento previo: Son generalmente desarrolladas de hechos; no de la nada. Los emprendedores que generan ideas atrevidas poseen un alto nivel de conocimiento que han adquirido a través del estudio, la investigación y la experiencia.

Muchos estudiantes talentosos se han beneficiado de las lecciones aprendidas en su experiencia académica y laboral previa y las convirtieron en la solida fundación que respalda sus ideas revolucionarias.

Las ideas nacen de escuchar a las necesidades del cliente y su perspectiva de nuevos conceptos; de los datos reunidos a partir de los productos que se han manufacturado y vendido previamente; de resúmenes de investigaciones de marketing; de los resultados obtenidos de programas pilotos y de la observación concienzuda de los procedimientos establecidos.

Por ejemplo, un empleado puede ver una oportunidad de empezar un nuevo negocio al automatizar un procedimiento de negocios que generalmente consume mucho tiempo y dinero, usando un software o aplicación que la industria puede estar interesada en adquirir.

Conectar los puntos: el legendario consejo de Steve Jobs a los graduandos de la universidad de Stanford en 2004, es una de las maneras más sencillas y brillantes de generar ideas, es una epifanía que resulta de la habilidad de una persona de conectar mentalmente la relación entre dos o más hechos distintos pero relacionados.

Cuando se juntan, estos hechos pueden crear una visión clara de algo nuevo nunca antes visto, desarrollado o comercializado. Por ejemplo, hace 60 años un profesor de química de la universidad Utah en los Estados Unidos, inventó y comercializó los primeros diamantes fabricados por el hombre. Su idea emergió de que “unió los puntos” entre varios hechos ya conocidos:

  1. La Madre Naturaleza crea de manera natural y abundante los diamantes,
  2. a través de un proceso químico,
  3. que involucra una intensa presión y…
  4. una significativa inyección de calor.
  5. Todo esto, ataca a los átomos de carbono al mismo tiempo y con gran fuerza. Cambiando de esa forma, su estructura.

A partir de estos hechos, el formuló una idea que consistía en usar un par de procesos químicos naturales combinados con un poderoso dispositivo para manufacturar diamantes reales al aplicar los poderes y acciones que ocurrían dentro de la madre Tierra. El concibió, en su mente, un catalizador químico inyectado en una pequeña cámara llena con cristales de carbono, mientras estos eran expuestos a altas temperaturas y una enorme presión.

Basándose en esta hipótesis, el desarrolló un diseño, adquirió los materiales, construyó un sistema de prensas hidráulicas y comenzó a probar su teoría de producir diamantes sintéticos. ¿Funcionó? Totalmente. Ahora, muchos años después, se venden toneladas de diamantes hechos por el hombre alrededor del mundo. Utilizados para cortar, triturar y taladrar.

El método científico: el proceso en el que el Dr. Hall probó su idea es conocido como el método científico.

En resumen, es un proceso que comienza con la observación de un fenómeno; quizás un problema u oportunidad. El observador luego se pregunta a sí mismo, que es lo que está pasando y porque. Esto lo lleva a reunir información seguido por un concienzudo análisis que pueda explicar el asunto.

El proceso continua con un experimento para probar la predicción, seguido por la recolección, análisis e interpretación de los datos. El proceso concluye al encontrar una solución viable y comprobada.

Todas las grandes ideas han sido probadas definitivamente o descubiertas a través del uso del científico.

El momento adecuado para las ideas: Algunas ideas innovadoras se encontrarán hoy con las necesidades de los consumidores; otros conceptos serán concebidos hoy pero los compradores no los buscan o ni los quieren ahora mismo. Miremos el caso de Xerox Parc, quien desarrolló muchas de las tecnologías que usamos hoy en día.

Por ejemplo, los científicos de Parc desarrollaron tecnologías como: las impresoras laser, los computadores personales, la conexión Ethernet, la fibra óptica y la Interfaz gráfica de usuario. Su misión era construir la “oficina del futuro.”

La mayoría de estos productos fueron imaginados más de 30 años antes atrás y no llegaron al mercado hasta mucho después de que fueron concebidos como ideas.

Buena idea, mala idea: Recuerda una idea tiene valor cuando ha sido comercializada y hay clientes pagando por ella. Algunas ideas serán muy lucrativas; otras serán un sueño que no se dio. Debes aprender a descartar las malas ideas rápidamente, para que no desperdicies tu tiempo, energía y dinero.

Al final, las ideas extraordinarias conllevan a productos atractivos que son comprados por vastos mercados o por compradores entusiasmados. El objetivo de cualquier soñador es determinar qué idea será la mejor elección entre todas las opciones.

En conclusión, toma nota de los siguientes pasos que llevan a grandes ideas.

  • Tienes que saber que hay una idea para ti allá afuera. Solo tienes que encontrarla.
  • Busca y observa problemas y oportunidades dentro del medio donde te desenvuelves. Ellos existen, no todos los ven pero están allí.
  • Básate en el conocimiento existente, imagina soluciones para lo que encuentras. Es allí donde nacen las grandes ideas.
  • Se apasionado acerca de tus ideas. Después de todo, son solo tuyas.
  • Prueba tus ideas. ¿Funcionarán? Y lo más importante ¿Tus clientes querrán comprarlas?
  • ¿Está listo el mercado para tus ideas? ¿Su momento es ahora o será en el futuro?

¿Estás listo para generar una nueva idea? Nos gustaría leer tus comentarios.

Edith Gómez, editora en https://gananci.com/, apasionada del marketing digital y especialista en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here