Conflicto Laboral (Características, Tipos y Causas)

Cuando supervisores y empleados no encuentran un punto de encuentro ante distintos puntos de vista, o tienen objetivos diferentes, puede presentarse un conflicto laboral. Es decir, esta situación tiene la capacidad de convertir cualquier sitio de trabajo en un “campo de guerra”. Las consecuencias pueden llegar a ser aún por cosas insignificantes que se pueden evitar.

Toda solución parte de la identificación de un punto de encuentro y el acuerdo de ambas partes. El propósito es llegar a una solución beneficiosa para todos, la cual también ayudará a sanear y recuperar el buen ambiente en el trabajo.

Características de un Conflicto Laboral

Los conflictos en el trabajo se caracterizan por ser:

  • Normales, comunes e inevitables.
  • Pueden llegar a ser muy serios y perjudicar no sólo a los trabajadores, supervisores y dueños, dependiendo de su área de trabajo pueden afectar a la región en donde esté establecida la empresa.
  • Necesarios para el crecimiento tanto de la empresa como de su fuerza de trabajo y directivos.
  • Ayudan a identificar debilidades internas.

conflicto laboral

Tipos de Conflictos Laborales

Este tipo de conflictos en el trabajo se puede clasificar de varias formas, algunas de ellas son:

  • Operativos / Funcionales: su aparición es beneficiosa ya que permite mejorar los procesos y el avance de la empresa, motivan al personal.
  • Inoperativos / Disfuncionales: son negativos para la organización, la desvía de sus metas, de no resolverlos arriesgan su actividad productiva.
  • Personales: como la inconformidad de algún empleado con sus tareas o si estas contravienen su ética, principios y valores.
  • Interpersonales: se producen cuando varias personas de un grupo de trabajo están involucradas en un conflicto de tipo laboral.
  • Intergrupales: en este caso, el problema de trabajo se presenta entre dos o más grupos de trabajo o entre algunos de sus miembros.

Causas de los conflictos laborales

Algunos autores identifican las siguientes causas para el surgimiento de un conflicto laboral:

1.- Conflicto por Roles

Son ocasionados cuando un trabajador considera que se le está asignando una actividad que no le corresponde o que escapa de su nivel de jerarquía, esto puede considerarlo como una amenaza a su rol, la forma de resolverlo es  indicarle las razones que motivaron su escogencia.

2.- Conflicto por Diferencia de Estilos

Cada trabajador tiene personalidad, gustos, creencias, valores, preferencias y habilidades diferentes, eso favorece la aparición de conflictos laborales por sus distintos estilos, evitar los choques previene el caos.

Para minimizarlos es importante conocer las individualidades de cada uno evitar la mezcla de personalidades encontradas y potencialmente explosivas, así como sacar el mejor provecho de las diferentes personalidades e ideas de cada uno.

3.- Conflicto de Metas

Para que una empresa avance y alcance sus objetivos, es necesario que cada uno de sus miembros conozca y entienda las metas organizacionales, así como el proceso completo, las tareas para lograrlas y su jerarquía o prioridad.

Para evitar conflictos de trabajo de este tipo es importante que los objetivos sean claramente formulados y difundidos.

4.- Conflicto por Percepciones Distintas

Para evitar que cada trabajador interprete instrucciones o mensajes de forma equivocada o incorrecta, es importante indicarlas clara y precisamente, permitiendo que sean comprendidas por todos en el mismo sentido.

Esto evita chismes, rumores y tergiversaciones, esto significa que es muy importante la claridad en la comunicación.

5.- Conflicto por Recursos Compartidos

Se presenta cuando dos o más miembros de trabajo, durante la jornada laboral,  necesitan utilizar un recurso o herramienta, compartida por todo el equipo de trabajo, para poder ejecutar una tarea que le ha sido asignada.

Para resolverlo es necesario que el gerente identifique la prioridad de cada tarea, así como la buena comunicación y habilidades para la negociación.

6.- Conflicto Ocasionado por Presión

Suelen ocurrir cuando se acortan los períodos de entrega, existe alguna emergencia, no se dispone de algún recurso para culminar una tarea o para continuar un trabajo se depende de un tercero.

Finalmente para evitarlos es importante establecer adecuados períodos de entrega, prioridades en las tareas y, en algunos casos, cambiar el plazo de algunos de ellos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.