¿Qué es el corriente en contabilidad?

Toda empresa debe llevar un registro contable de todas sus operaciones o transacciones, las mismas de acuerdo a su naturaleza y comportamiento se clasifican en tres grandes rubros como son activos, pasivos y capital.

El activo incorpora lo que la empresa posee o tiene aquello que al final del ejercicio económico representa la liquidez de la misma.

El pasivo incorpora todas las deudas u obligaciones de la empresa con sus proveedores de servicios o bienes, entre otros.

El capital incorpora aquellos bienes que posee la empresa, luego de determinar la diferencia entre el activo y el pasivo, durante el periodo del ejercicio contable.

Clasificación del activo

El activo se clasifica en circulante y fijo. El activo circulante se sub-clasifica en activo disponible y realizable, dentro de esta clasificación se encuentra la definición de corriente.

En base a lo anterior, se puede contestar a la interrogante ¿Qué es el corriente en contabilidad?  Entonces se habla del activo circulante, al cual se le adjudica el calificativo de “corriente” por su característica movilización.

Por tanto, el corriente se utiliza para incorporar transacciones relacionadas directamente con las cuentas de caja, bancos, inventario de mercancías, mercancías en tránsito, gastos y seguros pagados por anticipados, entre otras cuentas.

También se indica como flotante debido a que las transacciones se registran contablemente como operaciones incluyen cuentas que se movilizan con bastante frecuencia y estas a su vez constituyen los bienes o derechos de una empresa.

Definición del Corriente en contabilidad

Para explicarlo de manera práctica, se puede decir que el corriente representa cuentas en constante movimiento, es decir, que circulan o corren asiduamente. Uno de los mejores ejemplos de ello son los movimientos bancarios de una empresa, donde se reflejan los depósitos en cuenta por ingresos en la empresa por venta de bienes y servicios y también se reflejan las emisiones de cheques y transferencias por pagos a proveedores y otros gastos.

Otro ejemplo importante es el inventario de mercancías, considerado como “corriente” por sus movimientos de entradas y salidas, pues toda empresa que lleve control de stock, vende mercancías y vuelve a compra, existe una rotación constante.

Otras cuentas consideradas dentro de este rubro, son las cuentas y efectos por cobrar, pues gracias al comportamiento de los clientes, se produce el movimiento o circulante de las cuentas, en tanto que el cliente factura, abona a la deuda adquirida con la empresa y vuelve a comprar mercancías.

Características del corriente

  • son cuentas inmediatamente disponibles, transformables y realizables.
  • Son cuentas exigibles a corto y mediano plazo.

Clasificación del corriente

  • Circulante inmediatamente efectivo o equivalente a efectivo, se conoce como el corriente disponible, donde entran: la caja, caja chica, bancos, inversiones negociables.
  • Cuentas y documentos por cobrar a corto plazo, por lo general incluye los créditos otorgables de 7 a 15 días.
  • Provisiones por cuentas incobrables, para contrarrestar los gastos por pérdidas de cuentas incobrables.
  • Alquileres por cobrar.
  • Intereses por cobrar, documentos por cobrar endosados.
  • Algunos activos financieros como exigencias a seguros, cuentas por cobrar a empresas relacionadas, cuentas por cobrar a accionistas, cuentas por cobrar socios, préstamos a empleados y otras.
  • Impuestos por compensar, incluyendo créditos fiscales a favor de la empresa, como IVA, crédito fiscal, exceso de crédito fiscal, impuestos retenidos por clientes, declaraciones estimadas de impuestos sobre la renta.
  • Inventarios de mercancías, inventarios de materia prima, inventarios de productos terminados, inventarios de material de empaque, inventarios de artículos de oficina, inventarios de artículos de limpieza, entre otros.
  • Inversiones a corto plazo, como inversiones en instrumentos de deudas a corto plazo.
  • Activos sostenidos para la venta como terrenos, inmuebles y otros.
  • Otros activos no financieros que no se liquidaran en efectivo tales como anticipo a proveedores, intereses pagados por anticipado o prepagados, seguros pagados por anticipado o prepagados, entre otros.

Relevancia del corriente en contabilidad.

Su relevancia radica en que se encuentra directamente relacionado con la operatividad de la empresa, por lo que se considera refleja la verdadera liquidez de la misma, precisamente por su movilidad.

Además, está estrechamente conexa con la naturaleza, misión y visión de la empresa, en el organismo de la empresa, el corriente, es el aparato circulatorio que provee a todas las ramas de vitalidad financiera.

Finalmente, en la actividad contable lo corriente representa los recursos y por ende las oportunidades que tiene la empresa para ejecutar su actividad financiera.

Rate this post

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.