Inicio Administracion ¿En qué Consiste la Cultura de Calidad?

¿En qué Consiste la Cultura de Calidad?

Una cultura centrada en la calidad crea un entorno de trabajo saludable y conduce a clientes satisfechos. Durante las últimas décadas, la calidad y la productividad han surgido como áreas de gran preocupación para las empresas. Con la reducción de las barreras geográficas y las presiones de competir en el mercado global, la excelencia operativa y de servicio se ha convertido en una necesidad para que las empresas sigan siendo competitivas a nivel mundial.

Pero, ¿cómo se asegura de que la mente de todos los empleados se centre en ofrecer un producto o servicio de calidad? La base de cualquier mejora de la calidad es desarrollar una «cultura de la calidad» o mentalidad dentro de la organización e integrarla en toda la empresa.

una verdadera cultura de la calidad es un entorno en el que los miembros del equipo se preocupan genuinamente por la calidad de su trabajo y toman decisiones basadas en alcanzar ese nivel de calidad.

Sabes que tienes una cultura de la calidad cuando existe un reconocimiento entre todos los niveles de una empresa de que la calidad debe lograrse por sí misma, y ​​no solo para cumplir con la aprobación regulatoria.

La cultura organizacional se define como las creencias, valores, actitudes y patrones de comportamiento compartidos que caracterizan a los miembros de una organización. En una cultura empresarial saludable, lo que es bueno para la empresa y para los clientes se une y se convierte en la fuerza impulsora detrás de lo que todos hacen.

cultura de calidad

Importancia

1. La cultura de la empresa aumenta el compromiso de los empleados

Las empresas con culturas organizacionales ganadoras tienen calificaciones de compromiso de los empleados un 72% más altas que las organizaciones con culturas débiles. El compromiso de los empleados se define como la medida en que un empleado se apasiona, está motivado y conectado con su trabajo y su empresa.

No es de extrañar que las culturas organizacionales ganadoras conduzcan a altos niveles de compromiso de la fuerza laboral. Bonificación: las unidades de negocio comprometidas disfrutan de un aumento del 22% en la rentabilidad.

2. La cultura de la empresa puede reducir la facturación

El 38% de los empleados informan que desean dejar sus trabajos actuales debido a una cultura empresarial negativa o sienten que no encajan. Su objetivo debe ser crear una cultura corporativa que promueva la diversidad y la inclusión, pero no todos los empleados encajarán perfectamente con tu cultura.

Y no recomendaríamos buscar a esos candidatos; los reclutadores de hoy están más preocupados por contratar para anuncios culturales. Sin embargo, crear una cultura organizacional ganadora firmemente alineada con sus valores fundamentales y su misión mantendrá a sus empleados comprometidos.

3. La cultura de la empresa puede mejorar los esfuerzos de contratación

Por ejemplo, en los EE. UU., El 35% de los empleados afirman que dejarían pasar su oportunidad laboral ideal si la cultura de la empresa no les atrajera. La cultura de su empresa no es algo que pueda ocultar a los solicitantes de empleo; ellos podrán tener una idea de su organización casi de inmediato y utilizarla para informar su decisión.

Para evitar perder el interés de los mejores candidatos, priorice la creación de una cultura empresarial que transmita una imagen de marca sólida y atractiva.

4. La cultura de la empresa puede aumentar la productividad

El 39% de los empleados dice que ser feliz en su función o en su lugar de trabajo los motivaría a trabajar más duro. Su cultura organizacional tiene mucho que ver con la satisfacción y el compromiso de sus empleados.

Si la cultura de su empresa prioriza el trabajo en equipo, pero una persona prefiere trabajar de forma independiente, es probable que no se sienta satisfecho en su empresa. Si bien no puede complacer a todos, puede trabajar para construir una cultura empresarial que proporcione un equilibrio de las necesidades individuales de sus empleados que aún se alinee con los objetivos de su organización. Sus empleados lo recompensarán con una mayor productividad y rendimiento.

Elementos para crear una cultura de calidad

Para crear una cultura de calidad, se necesita comenzar con el liderazgo para creer y comprender lo que implica la visión de los sistemas. Luego, se llega a conocer la necesidad de servirle a los clientes para así conseguir el éxito. Van de la mano tener un ambiente interno en cualquier organización positivo con clientes satisfechos.

Al mejorar continuamente los procesos, se obtiene un ambiente de trabajo saludable, con clientes encantados y una empresa que está en crecimiento rentablemente.

Uno de los enfoques exitosos para desarrollar la cultura de la calidad en la organización se centra en los 5 elementos principales de la cultura de la calidad:

Elemento 1: una mentalidad de «estamos todos juntos en esto» (la empresa, los proveedores y los clientes)

La empresa no solo como edificios, activos y empleados, sino también clientes y proveedores. El objetivo es siempre ganar-ganar-ganar para todas las partes.

Elemento 2: la comunicación abierta y honesta es vital

Una forma importante de alentar la verdad es creando una cultura en la que las personas se escuchen entre sí. Ésta es una cultura en la que se entiende que la comunicación abierta y honesta es necesaria para que las personas funcionen mejor.

Elemento 3: la información es accesible

La accesibilidad a la información es el núcleo del trabajo que hacemos. Los líderes empresariales deben estar abiertos a compartir información sobre los objetivos estratégicos de la empresa porque esta información proporciona una dirección para lo que haremos a continuación y, lo que es más importante, una dirección para mejorar.

Elemento 4: Centrado en procesos

Todo el mundo debería pasar de una mentalidad de «culpar a la persona» a un enfoque de «culpar al proceso y solucionarlo» de los problemas y la mejora.

Elemento 5: No hay éxitos ni fracasos, solo experiencias de aprendizaje.

Una idea importante es que el fracaso y el éxito son siempre juicios de valor que formamos después de los hechos. Nunca podemos predecir con certeza si lo que hacemos terminará siendo un éxito o un fracaso (o un error). Hacemos lo mejor que podemos basándonos en nuestra experiencia, información y comprensión actuales, y algo sucede.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here