¿Qué hacer en caso de un desplazamiento laboral?

El desplazamiento laboral o movilidad geográfica se refiere principalmente a un cambio de residencia por cuestiones de trabajo, esto puede deberse a razones económicas personales o algo acordado con la misma empresa, también por contrataciones que convienen en la actividad empresarial, muchas veces con abonos de gastos de viaje y alimentación.

Aunque algunos países tienen una mentalidad muy conservadora y anticuada con respecto a los temas laborales, y en su cultura no suele ser bien vista la movilidad por búsqueda de empleo, cada vez son más las empresas y personas que se suman a este estilo. El mercado laboral actual apunta hacia una flexibilización en todos los aspectos.

Desplazamiento Laboral

Tipos de desplazamiento laboral

El desplazamiento laboral puede darse en varios casos, existen diversas situaciones que obligan a una persona a cambiar su residencia temporalmente para conseguir mejores ingresos, los más conocidos y frecuentes son:

Movilidad geográfica sustancial

Esta es la que suele dar más problemas dentro del lugar de trabajo, pero todo depende del tiempo que el empleado se vea forzado a cambiarse de residencia, por lo general implica un cambio temporal que no supera los 12 meses de durabilidad.

Si dado el caso el desplazamiento dura más de este periodo de tiempo, que se encuentra establecido por la ley, es considerado como un traslado en lugar de un desplazamiento, como consecuencia se les exige a las empresas que cumplan con los requisitos propios de las circunstancias.

Movilidad geográfica accidental

No implica un cambio de residencia, generalmente se debe a problemas leves o de personal dentro de la empresa y requiere que el empleado se traslade de local durante un tiempo indefinido, en la mayoría de los casos hasta que los problemas logren ser solventados.

Movilidad prevista por sanción

Se da como una medida disciplinaria hacia un empleado, la misma debe ser contemplada con anterioridad por un convenio entre los diferentes colectivos de la empresa o del área donde dicho trabajador se encuentre.

Casi siempre es por conflictos con otros empleados, no solo es una reprimenda hacia el individuo para que comprenda su error sino para disipar el problema durante un tiempo y que este no se acrecenté.

Movilidad por iniciativa del trabajador

Puede deberse a muchos motivos distintos, cambio de residencia, comodidad y flexibilidad de horarios, discapacidades o violencia de género pueden ser algunos de los casos.

Diferencias entre traslado y desplazamiento laboral

Suele existir una gran confusión entre estos dos términos, pero se trata de dos circunstancias diferentes, los desplazamientos como hemos aclarado anteriormente se dan de forma temporal, suelen durar solo unos pocos meses y en casos bastante específicos, en ocasiones por decisión misma del empleado.

Por otro lado, un traslado supera los 12 meses de estancia, es decir, que el trabajador se ve forzado a vivir durante un tiempo prolongado y en ocasiones indefinido en un lugar alejado de su zona de residencia habitual.

Otra característica que los diferencia es que los traslados pueden ser voluntarios o forzosos, esto último en caso de que el contrato realizado al empleado no especificara que existía la opción de que ocurriera algo similar.

¿Qué opciones tiene el trabajador en un desplazamiento laboral?

Frente a la decisión de desplazamiento laboral, por los motivos que sean, el empleado en cuestión tiene 3 opciones:

  1. Impugnar la decisión de forma judicial: en caso de que el trabajador no este conforme con esto, puede usar la vía legal para hacer notar su disgusto, independientemente de que en teoría debe acatar la orden. Durante la sentencia se determinará si el desplazamiento es justificado o no, y si este se puede anular.
  2. Acatar la orden de la empresa: claramente si el empleado no se siente disgustado con esta decisión e incluso lo ve como una oportunidad se desplazará a donde le sea indicado. Tiene derecho a recibir una compensación justa al respecto, tanto por gastos de viaje como por la alimentación durante el tiempo indicado, que rara vez supera los 3 meses.
  3. Solicitar una extinción judicial del contrato de trabajo: es poco frecuente que esto ocurra, a menos que el desplazamiento suponga una denigración, sea injustificada o represente un menoscabo a la dignidad del empleado.

Para que un desplazamiento pueda ser justo y en condiciones, este debe ser informado con una antelación razonable dependiendo del tiempo que vaya a estar en dicha situación. El mínimo requerido es de 5 días hábiles en caso de que la duración sea por un par de meses, máximo 3 meses, pero si supera este tiempo requiere de al menos 2 semanas completas de anticipación, para que el empleado pueda prepararse adecuadamente.

El empleado también podrá exigir entre 3 o 4 días libres para poder arreglar sus pertenencias y cualquier otro por menor que se le presente, claramente estos días no se descuentan del salario ya que es una implicación especial por las exigencias de la empresa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.