Inicio Política y Sociedad Garantías para que el plebiscito en Chile sea democrático

Garantías para que el plebiscito en Chile sea democrático

Ballot box with flag of Chile and voting papers. Chilean presidential or parliamentary election . 3d illustration

En esta serie de columnas examinaremos el actuar de los diversos actores políticos y las garantías que ofrecen cada uno de ellos de cara a un inédito proceso ciudadano partiendo por el conglomerado de partidos de gobierno.

Por Cristóbal Rodríguez para webyempresas.com

Capítulo I: “El plebiscito más seguro, es el que no se hace”

Un poco más de 60 días faltan para la realización del plebiscito constituyente en Chile y la sombra de una potencial cancelación lejos de disiparse, enfrenta el momento más complejo de los últimos cinco meses.
Vale recordar que por razones sanitarias, el plebiscito constituyente fue cambiado desde el 26 de Abril al 25 de Octubre de 2020, es decir, 53 semanas después del estallido social que sacudió a Chile y que para amplios sectores de la población significó el quiebre definitivo con las instituciones tradicionales después de 30 años del regreso a la democracia.

Sin embargo, en las últimas semanas, representantes de partidos de la coalición de gobierno UDI, EVOPOLI y RN (Unión Demócrata Independiente, Evolución Política y Renovación Nacional) así como promotores de la opción rechazo (denominada de esta manera por que rechaza un cambio de constitución) han señalado la imposibilidad de realizar las elecciones el próximo 25 de Octubre. A continuación pasaremos a revisar algunas de las declaraciones más polémicas al respecto.

Pablo Longueira, uno de los fundadores de la UDI, ex Ministro de Economía del primer gobierno de Sebastián Piñera y acusado por cohecho debido a su rol en  la tramitación de la Ley de Pesca mientras era parlamentario, dijo lo siguiente:La base de ese acuerdo debe ser eliminar el plebiscito de entrada, está absolutamente de más”. La frase, pronunciada en Junio de este año, buscaba reemplazar algunos de los acuerdos alcanzados por parlamentarios de oficialismo y oposición el pasado 15 de Noviembre de 2019 en el marco del acuerdo nacional firmado en el ex Congreso Nacional.

El pasado 10 de Agosto, un grupo de parlamentarios de la UDI, encabezados por su Jefa de Bancada, la diputada María José Hoffmann, buscaban – a través de un proyecto de ley- modificar  la papeleta electoral cambiando “Convención constitucional” por “Congreso Nacional”, lo que en términos sencillos implicaría que la nueva Constitución fuese redactada por los actuales parlamentarios y no por nuevos constituyentes electos popularmente para desempeñar dicha función aduciendo razones económicas y el potencial gasto adicional en que incurriría el Estado de Chile. Vale mencionar que las papeletas electorales ya han sido impresas y tuvieron un costo de 4.000 millones de pesos.

El diputado UDI Sergio Bobadilla, quien actualmente representa a las ciudades de Concepción, Talcahuano y Coronel entre otras, pronunció el pasado 19 de Agosto la frase que hasta ahora ha llamado más la atención en la opinión pública: “El plebiscito más seguro, es el que no se hace” . La carrera política de Bobadilla incluye haber sido alcalde designado en las comunas de Florida y Los Álamos por la dictadura militar de Augusto Pinochet.

Actualmente la Unión Demócrata Independiente ocupa los Ministerios de Interior y Seguridad Pública; Economía, Fomento y Turismo; Justicia y Derechos Humanos; Vivienda y Urbanismo; Mujer y la Equidad de Género y la Secretaría General de Gobierno siendo la colectividad con el mayor número de integrantes de funcionarios en el Poder Ejecutivo.

Otro de los partidos pertenecientes al conglomerado de gobierno es EVOPOLI, movimiento político fundado en 2012 y constituido como partido a partir del año 2015. Es el partido con menor representación dentro del actual gobierno con solo dos ministerios; Transportes y Telecomunicaciones y Hacienda. Una de sus figuras más reconocidas y adherente del “Rechazo”,   es el ex ministro de Culturas, las Artes y el Patrimonio, Luciano Cruz-Coke, quien planteó que “nadie quiere indicar con el dedo el gran problema político que podría generar, en términos de legitimidad, una baja participación”. Estas declaraciones fueron pronunciadas el día 17 de Agosto pasado, un día después de las elecciones de su partido donde la lista encabezada por el diputado Andrés Molina logró el triunfo con la participación del 13.4% del padrón electoral, lo que equivale a 2.990 votos de un total de 22.435. Estas elecciones no estuvieron particularmente reñidas ya que la lista ganadora alcanzó 1.943 (65%)  de preferencias mientras que los contendientes solo 688 (23%) y 359 (12%) votos respectivamente.

El último partido en cuestión, Renovación Nacional (RN), cuya presidencia fue ocupada por Sebastián Piñera entre los años 2001-2004 y que actualmente se encuentra acéfalo por la partida del ex presidente Mario Desbordes a la cartera de Defensa Nacional,  a través del senador por la sexta circunscripción de Valparaíso, Francisco Chahuan, presentó la semana pasada una reforma constitucional, para fijar en un 50% del padrón electoral el piso mínimo de participación, para validar los resultados de la consulta del próximo 25 de Octubre. Este aspecto resulta particularmente controversial al interior de la colectividad ya que en las pasadas elecciones presidenciales, Sebastián Piñera alcanzó la presidencia sólo con un 49% de participación, alcanzando 2.417.216 votos de un total de 14.347.288.

Renovación Nacional actualmente cuenta con 8 Senadores y 36 Diputados además de los ministerios de Relaciones Exteriores, Defensa Nacional, Secretaría General de la Presidencia, Minería y Deporte lo que la convierte en la segunda colectividad más relevante al interior del gobierno solo detrás de la UDI.

Como hemos podido observar, desde la misma coalición de gobierno han existido intentos por enturbiar el proceso eleccionario de Octubre haciendo hincapié en razones políticas, económicas y sociales. Evaluar el efecto que pueden provocar estas declaraciones en un momento tan complejo y sensible para la sociedad chilena es trabajo de la ciudadanía, quienes esperan con ansias la realización de un proceso eleccionario que pretende cambiar o mantener la constitución de 1980.

Ingeniero Civil Industrial con experiencia en empresas multinacionales. Me gusta la redacción de artículos de liderazgo, administración de empresas y estrategia.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here