López Obrador tumba proyecto de Peña Nieto para el aeropuerto de la Ciudad de México

Ciudad de México

Apoyado por una consulta popular, López Obrador ha cancelado proyecto de Peña Nieto para el aeropuerto de México donde participarían varias empresas españolas.

Luego de 4 días de votación, este proyecto con un presupuesto de 12 millones de euros y con un avance en su construcción del 30%, ha sido rechazado, como resultado de una consulta popular propuesta por López Obrador.

López Obrador, cancelará uno de los proyectos estrella de Peña Nieto.

Reacondicionar el actual aeropuerto

Concluida la polémica, los participantes en un 70% (748.335 votos) han escogido entre las dos opciones planteadas, la primera, la cual constaba en el reacondicionamiento del existente aeropuerto capitalino y el de Toluca, sumando la apertura de dos nuevas pistas en la base militar de Santa Lucía, situada cerca de los 50 kilómetros de distancia de la Ciudad de México.

¿Decisiones apresuradas?

Recientemente electo, el presidente Obrador en plena transición de poderes, ha empezado a tomar decisiones importantes para el país, situación que muchos no esperaban considerando que el mismo tomará posesión de su cargo hasta el 1 de diciembre.

Polémica en torno a la monumental obra

Desde el año 2014 cuando se anunció la construcción del nuevo aeropuerto, la polémica le ha rondado, y fue criticado por tener un sobrecoste de cerca de 2.500 millones de euros respecto al presupuesto inicial.

Otra dura crítica frente a la construcción de esta importante obra, el segundo aeropuerto más grande del mundo, razón que movió a muchos electores a inclinarse hacia la cancelación del proyecto, fue el estudio ambiental, pues las obras se estaban llevando a cabo junto al Lago de Texcoco, una zona donde la filtración de aguas subterráneas provocaría a cierto plazo el hundimiento progresivo del aeropuerto, según lo develado por diversos estudios.

López Obrador, abanderando la austeridad, no tardo en apuntar sus dardos políticos contra los excesos en los manejos del PRI durante los últimos años y en su intención de presentarse como un líder diferente, promovió esta consulta, dejando la decisión en manos de los ciudadanos, quienes debían velar por su bienestar, el de la ciudad y sus intereses económicos.

Las consecuencias de esta acción no se hacen esperar

La decisión admite un golpe a las empresas adjudicatarias, quienes tras su cancelación, deberán litigar una compensación en los juzgados competentes. Según opiniones de expertos este duro golpe económico podría provocar una desaceleración de la economía mexicana.

Al plazo de un tiempo, el gobierno dará detalles de la negociación con las empresas que cumplieron con el 30% de las obras que se le habían encargado. El portavoz del gobierno, Jesús Ramírez, envió un mensaje asegurando que ningún inversionista perderá un peso.

Fuente Informativa: elmundo.es

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.