¿Qué es la deflación?

La deflación es en economía, el término contrario a la inflación, y sirve para definir una caída en los precios de bienes y servicios, de forma generalizada en un país. La deflación es, por lo general, consecuencia directa de la recesión económica de un país, y causada por una disminución en los precios debido a que la escasa demanda de productos de uso cotidiano ha hecho que los vendedores hayan tenido que bajar el precio de forma sistemática para hacer que los compradores vuelvan a adquirir productos, esta bajada de los precios se tiene que mantener entre 6 y 12 meses, como mínimo, para considerar que el país afectado por la bajada está en deflación.

Autor: Val Lawless

Las causas de la deflación

Aunque anteriormente se ha dicho que la causa principal de la deflación es la recesión económica, son dos los factores que pueden influir en que un país termine afectado por la deflación.

  1. Baja demanda. Cuando las familias ven muy mermado su poder adquisitivo con respecto a los precios actuales, estás compran menos, y los comerciantes se ven obligados a bajar el precio para seguir vendiendo.
  2. Exceso de oferta. En este caso son los productores los que fabrican demasiado, el exceso de oferta conlleva mayor competencia, y por lo tanto, bajada de productos para poder sacar al mercado toda la oferta de bienes o servicios.

Consecuencias de la deflación

La caída de precios, por si sola, no sería negativa, pero asociada a ella hay una serie de efectos que funcionan como un círculo vicioso y que son determinantes para la economía de los países:

  1. Excasa circulación de dinero. La bajada de precios se convierte en un círculo vicioso y, cuanto más bajan los precios, más esperan los consumidores que bajen, de esa forma los vendedores se ven obligados a seguir bajando precios para tener demanda.
  2. Deflación prolongada. La bajada de precios durante largos periodos produce pérdidas en las empresas, que no pueden mantenerse a precios tan bajos, y por lo tanto aumenta el desempleo, causando menos poder adquisitivo, y haciendo que se mueva aun menos dinero.
  3. Los intereses. Las empresas y los particulares que ahora no pueden pagar sus deudas, solicitan préstamos, que al no poder pagarse, aumentan con los intereses.

Hay dos formas de solucionar una deflación, por un lado, los precios pueden bajar hasta un punto en que consumidores y empresas empiecen a poder ver circular el dinero, por otro, la política tienen medidas para evitarla y minimizar el riesgo de que se produzca.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.