Resistencia al cambio (Qué es, Razones y Técnicas)

La resistencia al cambio dentro del personal de las organizaciones es un fenómeno que se da de forma bastante común, y puede ser gestionado y mejorado de forma efectiva si usan las herramientas adecuadas al momento de hacerlo.

La gestión al cambio es sin duda una de las labores más relevantes que debe llevar a cabo la sección de Recursos Humanos de cualquier empresa, especialmente para evitar las pérdidas económicas y también para facilitar el bienestar laboral.

Si quieres conocer más respecto a la resistencia al cambio, sigue leyendo este post donde te diremos toda la información necesaria para que sepas como debes solucionar los problemas de tu empresa.

30

¿Qué es la resistencia al cambio?

La resistencia al cambio es como se define a todas aquellas situaciones en donde las personas dentro de una organización deben modificar hábitos o rutinas especificas en su forma de trabajo, pero los profesionales se ven negados por miedos mal infundados o por dificultades al momento de realizar algo completamente nuevo.

Cada individuo la percibe de manera diferente, todo depende de las experiencias previas que haya tenido, sus capacidades y también la disposición que tenga para afrontar dichos cambios, esta resistencia puede ser inmediata, implícita, abierta o diferida.

¿Cuáles son las razones de la resistencia al cambio?

Las razones pueden ser variadas, más allá de las experiencias o de la edad del individuo, el nivel de educación o crianza pueden ser una gran influencia. Entre las razones más básicas para que exista una resistencia al cambio se encuentran las siguientes:

  • Hábitos: el ser humano es una criatura rudimentaria, por eso cuando los cambios se generan de forma brusca y sin precedentes, se genera inseguridad al momento de llevar a cabo todas las modificaciones.
  • Equilibrio emocional: esto juego un papel muy importante al momento de tener que poner en práctica los cambios. Quienes tengan un equilibrio emocional aceptable podrán responder mucho mejor que quienes no lo están.
  • Temor a lo desconocido: cambiar el modo en que se realizan las labores, un nuevo jefe de sector, nuevos compañeros son solo algunos ejemplos.

¿Cómo gestionar el cambio para evitar la resistencia?

Si se comprenden los motivos de un sector completo al cambio dentro del funcionamiento anterior en la organización, es fácil poder anticiparse a las reacciones y manejar de mejor manera la situación.

Pero  muchas veces esto no es suficiente, por ello es necesario que se elabore una estrategia y se gestione de la mejor manera posible, puedes probar hacerte las siguientes cuestiones:

  1. ¿Qué cambios piensas introducir en tu equipo de trabajo?
  2. ¿Qué suponen estos cambios para la empresa?
  3. ¿Cómo podría llegar a ser el impacto inicial?
  4. ¿En qué sectores se van a efectuar los cambios?

Una vez que tengas respuestas aproximadas para estas preguntas tan importantes, es momento de que pongas las acciones en práctica.

Técnicas para gestionar los cambios

Existen algunas técnicas que puedes utilizar, entre ellas las que vamos a sugerirte a continuación:

  • Prueba a hacer que los profesionales implicados participen en los cambios, dedicarle tiempo a las personas que se verán afectadas para explicarles los motivos y lo que van a implicar los cambios es sumamente importante al momento de una pronta aceptación.
  • Como el líder de la organización es importante que tomes el control, de una manera que les proporciones seguridad, e instinto de responsabilidad al momento de ponerse en marcha con los cambios.
  • Es necesario que el cambio sea anunciado de forma previa, antes de que estos den inicio en totalidad. De esta manera los implicados podrán pensar en todo lo que va a ocurrir, se pueden adaptar más fácil ya que lo han analizado con anterioridad y no los toma desprevenidos.
  • Explica a los profesionales como estos cambios pueden llegar a ser beneficiosos para ellos en diferentes ámbitos. Es normal que cada sector de trabajo tenga ciertas dificultades, busca una forma en que estos se solucionen con ayuda de los cambios que quieres implementar.
  • Escucha las quejas que existen respecto a los cambios, conoce sus motivos reales a la resistencia y busca soluciones, o dales un porqué para que sientan que realmente es una buena idea intentar adaptarse prontamente.
  • Crea recompensas y un feedback eficiente. Esto ayuda a que los progresos sean constantes, si ven que sus logros y esfuerzos son compensados y tomados en cuenta, se verán más dispuestos a cooperar de forma positiva dentro del cambio.

La necesidad de que una organización pueda adaptarse a los nuevos tiempos es más que notoria si esta desea mantenerse en pie, pero la resistencia al cambio siempre va a existir también, por ello se deben buscar métodos funcionales para evitar que esta se salga de control.

Como líder de una organización es necesario crear un buen ambiente organizacional para todos los profesionales, y esto solo puede lograrse por medio de una buena gestión.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.