Value Investing en Español

Fuente: hoyfinanzas.com

Value Investing es la compra de acciones a un precio inferior a su costo real. La filosofía de esta estrategia domina dos conceptos fundamentales: el precio de mercado y costo. El precio es sencillamente lo que pagas, el costo es en sí lo que compras. Según la estrategia de inversión de valor, el mercado de precios no es eficiente, por lo que consigue haber activos sobrevalorados e infravalorados en el mercado. Una labor infravalorados figura que su precio de mercado es más bajo que su costo real. Muchos administradores creen que el mercado reacciona de forma exagerada a las buenas y malas noticias lo que resulta que esta estrategia de sus primeros frutos a largo plazo.

Concept of business and money growth

Como value investing está ganando seguidores en el mundo hispano

Con el regreso del popular administrador de fondos español García Paramés Francisco y la inauguración de su tienda Cobas Asset Management, que sigue una filosofía de Value Investing, ha generado mucho interés en los medios. Con cada nueva acción en su carrera, el administrador de fondos de valor estrella de España ha alcanzado los titulares, ya que otros representantes que usan esta misma estrategia, han alcanzado el éxito.

El conocido e inversionista de Cobas Asset Management AzValor, ha notificado las nuevas entradas netas de € 83 millones recibidas por parte de estas estrategias durante los últimos doce meses. Unos 1.400 nuevos inversionistas se han unido a la boutique de inversión de valor en el último año, elevando a 19.000 el número total de participantes repartidos por toda España, adquiriendo gran popularidad en menos de un año. El valor intrínseco de los fondos de azValor muestra un potencial de revaluación del 86% que es usado como fondo de capital para la empresa.

El fondo Value Investing español se lanzó por muchas razones. En primer lugar, por los buenos aspectos en la gestión del valor, que después de diez años de rendimientos respectivamente pobres en comparación con otros métodos de crecimiento, parece estar comenzando a renacer en el mundo hispano.

Ineficiencias de explotación

El impulso de Value Investing español también podría beneficiarse del incremento de las inversiones pasivas, ya que consigue inventar ineficiencias que logran explotarse desde una expectativa innovadora. La inversión pasiva se está haciendo más relevante, acentuando los malos resultados de la gestión aparentemente activa, señala el administrador Martín de Magallanes.

El socio de azValor, Parages Beltrán, añade que los inversionistas españoles han obedecido a esta estrategia, utilizando depósitos bancarios y productos de renta fija para aumentar sus ingresos, pero actualmente hay un provecho creciente en inversiones que brindan mayores beneficios a mediano y largo plazo.

Estilo de larga duración

La filosofía de Value Investing se dio a conocer en la década de 1930, por  el administrador Benjamin Graham en Columbia School Business. Casi 90 años después, y en un argumento de diferentes espacios macroeconómicos, el núcleo de este estilo, es adquirir las acciones de compañías sólidas y bien dirigidas con bajas valoraciones de acciones en balance con compañías similares, se ha demostrado como este método ha sido capaz de popularizar una empresa española a largo plazo. Dando como resultado un reconocimiento mundial.

Riesgos

Del mismo modo que un mercado sutil este es un medio complejo para los gerentes de Value Investing, y es poco probable que las compañías con buenos fondos se destaquen, desfavoreciendo el estilo de esta gestión. Pero es importante arriesgar para ganar y alcanzar el éxito empresarial.

Estrategias de inversión de valor

La clave para comprar una acción infravalorada es averiguar a fondo la sociedad y tomar decisiones con sentido común. El inversionista de Value Investing Christopher H. Browne recomienda preguntar si es posible que una compañía aumente sus ingresos por medio de los siguientes métodos:

  1. Incremento de precios en productos.
  2. Aumento en los dígitos de ventas.
  3. Gastos decrecientes.
  4. Vender o cerrar divisiones no rentables.

Browne igualmente sugiere estudiar a los competidores de una empresa para valorar sus perspectivas de crecimiento futuro. Pero las contestaciones a todas estas preguntas tienden a ser imaginativas y sin registros numéricos de apoyo reales.

Los entusiastas de esta filosofía de Value Investing aseguran que no existe ningún secreto tras la misma. Que solo se trata de inventar lo que todos ambicionamos diariamente: lograr comprar productos de alta calidad a un bajo costo. Diversas teorías indican que este mundo comercial a largo plazo da resultados más coherentes y termina reconociendo a nuevas compañías sólidas, con altas cifras y productos duraderos. Pero se debe considerar que esta estrategia a corto plazo no funciona.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.