Inicio Gestión financiera ¿Cuál es la diferencia entre arrendamiento puro y financiero?

¿Cuál es la diferencia entre arrendamiento puro y financiero?

El arrendamiento es un concepto que se considera muy importante dentro de los negocios. Las nuevas empresas, o las pymes, a menudo trabajan con lo que es el arrendamiento ya que sus recursos llegan a ser justos y los dueños de las empresas no tienen la posibilidad de invertir mucho dinero en la adquisición de activos para apoyar el negocio desde el comienzo. Es por eso que arriendan los activos siempre que lo requieran.

Por lo general, los arrendamientos duran 12 meses, asimismo el término no debe confundirse con alquiler. El arrendador y arrendatario firman contratos de arrendamiento cuando alquilan activos que pueden ser propiedades como inmueble o un vehículo.

El propósito de un contrato de arrendamiento está destinado a proteger tanto al arrendador como al consumidor al informar a cada parte sus responsabilidades y obligaciones. El contrato de arrendamiento incluirá la duración del acuerdo, el pago mensual o anual del alquiler, los procedimientos para cobrar el alquiler, así como las obligaciones que tiene el arrendatario al arrendar un activo

arrendamiento puro y financiero

Si el arrendador o arrendatario no cumple con alguno de los términos del acuerdo de arrendamiento, el contrato de arrendamiento ya no es vinculante. La parte infractora puede estar sujeta a acciones legales y a la sanción financiera por incumplimiento de contrato.

Este arrendamiento puede ser de dos tipos:

  • Arrendamiento financiero
  • Arrendamiento puro

El arrendamiento puro y financiero son los diferentes métodos contables que existen. Ambos tipos de arrendamientos se utilizan para diferentes propósitos y dan como resultado un tratamiento diferente en la contabilidad.

En el caso del arrendamiento financiero, todos los riesgos y las recompensas relacionadas con el activo en consideración, se transfieren al arrendatario durante un periodo de tiempo a mediano o largo plazo.

Mientras que, en el caso del arrendamiento puro, es cuando todos los riesgos y recompensas relacionadas a la propiedad del activo permanecen con el arrendador. En este tipo de arrendamiento, el arrendatario devuelve el activo después de usarlo durante el plazo de arrendamiento acordado. El pago se hace por un periodo de tiempo corto.

Veamos en concreto cuáles son las diferencias principales entre el arrendamiento puro y financiero.

Arrendamiento puro y financiero: diferencias clave

  1. Un arrendamiento financiero es aquel el cual debe registrarse en un sistema contable. En cambio, el puro es aquel que no necesita registrarse en ningún sistema contable. Es por esta razón por el cual el arrendamiento operativo también se denomina «arrendamiento fuera del balance».
  2. Bajo el arrendamiento financiero, la propiedad se transfiere al arrendatario. En virtud de un arrendamiento puro, la propiedad no se transfiere al arrendatario.
  3. El contrato bajo un arrendamiento puro se le denomina acuerdo o contrato de alquiler. El del financiero está denominado acuerdo o contrato de préstamo.
  4. El contrato no puede ser cancelado, una vez que ambas partes firman el acuerdo. Por el contrario, el puro puede cancelarse, sin embargo, únicamente dentro del periodo primario de este.
  5. Mientras que el puro ofrece una deducción de impuestos por los pagos del alquiler, el financiero ofrece una deducción fiscal por depreciación y cargos financieros.
  6. Para el arrendamiento financiero, se ofrece la posibilidad de una opción de compra del activo al final del periodo contractual, con el puro, no se ofrece dicha oferta.

¿Cuál es mejor, el arrendamiento puro o el financiero?

En este punto, la respuesta a esta pregunta a menudo dependerá de la situación particular de tu empresa.

El contrato de arrendamiento puro reduce la administración para el último usuario y les permite simplemente devolver el activo al final y pagar un reembolso mensual simple. Estos son generalmente eficientes para las organizaciones que están ejecutando pocos activos debido a los ahorros de la administración.

Por otro lado, un arrendamiento financiero tendrá más requisitos de administración y, según el tipo de activo y las pautas de la organización, tendrá un riesgo adicional de reventa para el arrendatario.

Sin embargo, las empresas prefieren el arrendamiento financiero, los arrendamientos operativos brindan una mayor flexibilidad a las empresas, ya que pueden reemplazar / actualizar sus activos con mayor frecuencia.

No hay riesgo de obsolescencia, ya que no es ninguna transferencia de propiedad. La contabilidad de un arrendamiento financiero es más simple.

Conclusión

Comprender lo que es el arrendamiento puro y financiero es importante. Identificarlos te ayudará a descubrir cuál es el más adecuado para tu negocio en una situación particular.

Dado que las empresas utilizan comúnmente ambos arrendamientos, es útil comprender el tratamiento contable y fiscal correspondiente para cada uno de estos tipos de arrendamientos tanto para el arrendador como para el arrendatario.

Cada tipo de arrendamiento tiene sus propias ventajas. Dependiendo de los requisitos de la empresa y la situación fiscal, es posible optar por uno u otro, o posiblemente incluso una combinación de ambos para diferentes tipos de activos.

Si deseas usar activos, pero no quieres exhibirlos bajo el registro contable, el arrendamiento puro es la mejor opción para ti.

Si desea usar un activo que no puede permitirse comprar en este momento, debe optar por un arrendamiento financiero donde pueda usarlo durante un período de tiempo más largo y, al mismo tiempo, también podría obtener una opción comprarlo al final del período contractual.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here