Cómo comunicarte con tu jefe y no fracasar en el intento (7 consejos)

Si aun no has logrado convertirte en tu propio jefe, y no te sientes seguro cómo dirigirte al que tienes, acá te mostraremos la manera de hacerlo para que te hagas oír y te diferencies del resto de tus compañeros, al momento de hacer conocer tus necesidades.

No salgas ni un día más de una reunión con la sensación de que tu jefe no ha escuchado tus planteamientos, o no los ha entendido. Pese a que en el mundo laboral existen distintos tipos de jefes, la manera en la cual te acerques al tuyo, podrá cambiar la forma en la que te perciben, así que no temas acercarte. Continúa leyendo y memoriza estos tips para que logres una comunicación eficiente con el equipo directivo de la empresa donde laboras.

1. – Proporciona un adelanto, después complétalo con detalles si es necesario. Justamente, por ser el jefe de la organización seguramente estará muy ocupado. Y aunque no lo esté del todo, tampoco podrá dedicar ampliamente su tiempo para escucharte. Sin ni siquiera saber hacia dónde te diriges, o cuáles son tus pretensiones con todo aquello que estás diciendo.

Por ello, es importante que inicies la conversación, y sólo si tu jefe lo solicita podrías complementar con los detalles. Procura ir al grano, así tu jefe podrá digerir los detalles y conseguirás que te responda de la  mejor manera.

2.- Aclara qué es lo que necesitas.Si estás buscando la aprobación de tu jefe para algún proyecto, conocer su opinión sobre determinado asunto, o simplemente informarle de algún proceso, necesitas aclarar de manera exacta qué respuesta es la que estás esperando, así tu jefe podrá saber qué estás buscando.

3.- Presta atención a las preferencias comunicativas de tu jefe/a.Si deseas incrementar tus oportunidades de ser escuchado, y tener mejores resultados, es necesario que dejes tus preferencias comunicativas de lado e interpongas las de tu jefe.

Es decir, si tú prefieres redactar largos informes, pero tienes conocimiento que tu jefe prefiere leer listas de una página, o las charlas personas, es evidente que debes ceder. Permanece atento a la forma cómo tu jefe prefiere comunicarse y adáptate a ella.

Si has notado que ciertos días de la semana en específico –quizás los lunes- está mucho más ocupado de lo usual, no confirma los correos recibidos, no dispone de tiempo suficiente, a menos que le soliciten una reunión, entonces debes pensar en la mejor forma para acercarte y que puedas obtener lo que buscas.

4.- Conoce cuanta información requiere tu jefe/a. Algunos jefes quieren escuchar sólo lo básico y disponen de poca paciencia para detalles, otros prefieren oír toda la investigación realizada, así como todas las opciones que tú consideras y el porqué de cada una. Todo dependerá del contexto en el cual se desenvuelvan, puesto que algunas veces no tendrá deseos de escuchar todas las opciones, pero sí el procedimiento que has efectuado. Por esto necesitas prever cuánta información tu jefe está dispuesto a escuchar el día que te comuniques.

5.- Mantén la calma. Manteniendo la calma, lograrás obtener los mejores resultados. No importa si te sientes frustrado o molesto, debes permanecer en el terreno de la calma, ya que tu jefe probablemente evaluará si puede contarte entre las personas racionales y objetivas de su equipo. Con esto también podrás demostrar más credibilidad sobre lo que estás convencido.

6.- Reconoce tus influencias. Es fundamental que mantengas tu credibilidad, ya que muchos jefes pueden reconocer cuando alguien de su personal no es sincero o si los intentan presionar, así que debes anteponer siempre los hechos cuando hables y mantente vigilante.

Por ejemplo, si se da el caso de un compañero que es conflictivo y sugiere siempre que aumenten tu carga de trabajo, aunque esto te perjudique, no rechaces su opinión a la primera, ni discutas sus ideas, sino aporta tus ideas y opina si son buenas o no.

De esta forma estarás demostrando que entre tus prioridades se cuenta la de ser objetivo, y no tu interés propio. Ya podrás ver cómo tu opinión es tomada con seriedad, y si refutas con buenos argumentos, estos serán mejor aceptados.

7.- Piensa en grande. Debes tratar de figurar la manera en la cual piensa tu jefe. Por ejemplo, tú bien podrías pensar de una manera, respecto a tu petición de trabajar desde tu casa, sin embargo, tú jefe necesita pensar qué efectos produciría esto al equipo completo.

Es valioso que examines tus peticiones desde la perspectiva en la cual podría situarse tu jefe, así podrías prever soluciones a los temas que a él/ella le preocupen. Con ello demostrarás que valoras su punto de vista, y también podrás conseguir mejores resultados cuando hagas tus demandas.

Considera estas opciones y conseguirás acercarte al resultado que deseas. Verás como una vez que hayas estudiado estas técnicas podrás ir a por ese incremento salarial y aumentar tus ingresos.

Edith Gómez, editora en https://gananci.com/, apasionada del marketing digital y especialista en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here