InicioAdministracion¿Cuáles son las habilidades esenciales de un administrador?

¿Cuáles son las habilidades esenciales de un administrador?

Cuando se trata de administrar una oficina, el conjunto de habilidades debe variar tanto como una paleta de colores. Entre las diferentes habilidades de un administrador se encuentran la agilidad, flexibilidad y conocimientos técnicos. Desde la comunicación hasta el conocimiento de software y herramientas, ser excelente en la gestión de una oficina es casi una habilidad sobrehumana.

Para aquellos que quieran invertir en emprendimiento o simplemente trabajar en una empresa, es fundamental hacer un autoanálisis y ver si se cumplen los requisitos básicos para ello. Después de todo, ¿qué habilidades esenciales requiere el perfil de administrador?

La carrera de Administración es muy tentadora, ya que trae varios beneficios que muchas profesiones no ofrecen. Para tener una idea, existe un abanico de oportunidades para quienes se gradúan en esta área: se amplifica la visión empresarial, el salario promedio suele ser bueno, estimula la creatividad, entre otras ventajas.

Entonces, para lograr niveles profesionales más altos y disfrutar de los beneficios de esta área, en este artículo enumeramos 7 habilidades que un administrador debe tener ¡Toma nota!

habilidades de un administrador

Habilidades esenciales de un administrador

1.- Aprende a tomar decisiones difíciles

Una habilidad esencial de quienes pretenden seguir una carrera en Administración es aprender a tomar decisiones difíciles, ya que serán muchas a lo largo de su trayectoria. Al igual que en nuestra vida personal, tenemos la tarea de elegir caminos todo el tiempo, y eso tampoco sería diferente en el aspecto profesional.

Los directivos que saben afrontar la crisis y tienen capacidad de recuperación para reposicionar estrategias y avanzar, sin duda, tienen éxito en sus proyectos allá donde vayan. Ser consciente de que contar con una buena gestión de riesgos es fundamental para prevenir posibles situaciones internas y externas que puedan dificultar el avance del negocio.

2.- Tener la capacidad de negociar

En un primer momento, un buen gerente debe ser consistente a la hora de planificar y realizar una buena negociación, identificando las necesidades de la empresa, su misión, visión y valores. Esta habilidad es indispensable para cualquiera que quiera hacerlo bien en esta área, dado que las empresas necesitan soluciones plausibles y buenos conocimientos para mantenerse por delante de sus competidores.

Un consejo interesante es que se sabe tener resiliencia, término tomado de la Física que tiene que ver con la forma en que las personas se recuperan tras situaciones adversas, algo que forma parte del ADN de un buen negociador. Además, comprenda que ningún edificio se construye sin un proyecto de antemano, por lo que es esencial que tenga claramente en cuenta sus objetivos.

3.- Saber actuar estratégicamente

Junto con la planificación, es fundamental que el perfil del gerente exitoso tenga una buena visión sistémica del negocio, es decir, es necesario identificar todas las partes del proceso de manera integrada y hacer que este engranaje se mueva. Dicen que la publicidad es el alma del negocio, pero en realidad, la estrategia es lo que realmente influye en cualquier técnica de negociación.

Si lo miras con frialdad, el mundo empresarial es como una partida de ajedrez, en la que debes estar atento a las jugadas que realizas, tener cuidado y tener paciencia para actuar en el momento exacto del jaque mate. Por tanto, es necesario entender el mercado en el que opera y crear alternativas para destacar.

4.- Resolver posibles conflictos

Codo con codo con decisiones difíciles, en muchos momentos tendrás que gestionar determinados conflictos, ya sea dentro o fuera de la empresa. Un conflicto mal resuelto puede generar varios factores negativos, como la desmotivación, el mal clima organizacional, la caída de las ventas, entre otros aspectos.

En el entorno interno, por ejemplo, es necesario implementar una cultura de retroalimentación para identificar qué va mal o qué se puede mejorar. Sin embargo, independientemente de la gravedad del conflicto, es necesario actuar con rapidez y evitar que se extienda a la empresa o que dañe la imagen de marca, provocando que el público objetivo pierda la confianza en el producto o servicio.

5.- Tener buena comunicación

Una de las habilidades más solicitadas en cualquier empresa es tener una buena comunicación, porque hablar en público es uno de los mayores retos que existen y la gran causa del trauma de muchos profesionales. El arte de comunicarse bien puede llevar tu carrera a un nivel muy alto, ya que te permite cerrar buenos contratos fácilmente y ser entendido de manera efectiva.

La comunicación unida a la persuasión es una fórmula increíble para hacerlo bien en una dinámica de grupo, dar una conferencia, celebrar una reunión, etc. En la Escuela de Negocios hay varias presentaciones grupales, y esto no sucede en vano, ya que te ayudan a crear experiencia y a no tener miedo de afrontar situaciones en las que necesitas expresarte.

6.- Administrar el tiempo

Sé honesto contigo mismo: ¿crees que sabes gestionar bien tu tiempo en las situaciones más variadas del día a día? Si la respuesta es “no”, entonces es mejor revisar algunos conceptos con urgencia, ya que una de las habilidades más buscadas por un administrador es lidiar bien con los plazos y administrar el tiempo de la mejor manera posible.

Tener una buena gestión del tiempo te hace anticipar y lograr tener una planificación mucho más calificada, buscando el bienestar de la empresa, los empleados y el posicionamiento de la propia marca. Por lo tanto, sepa organizar cada tarea y cuente con posibles imprevistos, considerando que pueden surgir en cualquier momento.

7.- Aprende de los errores

Finalmente, pero tan relevante como las otras habilidades que mencionamos, es fundamental aprender de nuestros propios errores. Esto concierne no solo a la madurez en sí, sino al progreso continuo que los seres humanos necesitan para evolucionar y enfrentar mejor las adversidades.

Entiende que la victoria no siempre llegará, por eso es fundamental lidiar con los problemas y saber que después de una crisis vendrán otros, pero con cada evento futuro tendrás más fuerza para levantarte. Aprender de tus errores te ayuda a tomar mejores decisiones e, incluso, a demostrar ser un buen líder, ya que es muy probable que tu modelo de gestión sea visto como un espejo para otras personas.

Por eso, al pensar en lo que sería ideal para el perfil del directivo, es necesario reconocer que las habilidades técnicas, humanas y conceptuales son fundamentales para una carrera exitosa. Además, invierte en tu formación, construye una buena relación interpersonal y ten autoconocimiento para actuar de la manera correcta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here