Las Gotas Antes del Rebalse

El pasado viernes 18 de octubre el presidente de Chile Sebastián Piñera Echeñique activó la ley de seguridad del estado y posteriormente declaró estado de emergencia en distintas regiones del país. Este acto fue realizado por el ejecutivo en respuesta a la movilización masiva que llamó a los ciudadanos a evadir en las estaciones de metro de la capital y manifestar sus malestares tras la nueva alza de tarifa de metro. Las manifestaciones han perdurado y escalado tanto en masividad como en transversalidad durante los días que han seguido, reuniendo a ciudadanos de distintos estratos sociales y las más diversas regiones del país en protesta. El presidente intentando calmar a las masas presentó en la noche del día martes 22 una “agenda social potente” como la describió el ministro de interior Andrés Chadwick que no consiguió calmar el movimiento social y fue calificada como “lamentable” e “insuficiente” por diputados y senadores de oposición.

protestas en Chile

Tras más de 5 días de masivas movilizaciones que han dejado al menos 5 muertos por agentes del estado, 376 heridos, más de 2.000 personas detenidas, varios supermercados, farmacias, locales de comercio e industrias saqueadas o quemadas, se hace necesario detenerse a reflexionar sobre las condiciones sociales que han contribuido durante años a acumular este nivel de descontento social y de las que hoy solo vemos las consecuencias.

Imagen (Gabriel Roco)

Impuestos, evasión y economía.

“Evadir, no pagar, otra forma de luchar”

Es una de las consignas que se consagró entre los manifestantes que comenzaron con este movimiento estudiantil el pasado lunes 14 de octubre y tras el anuncio de un alza de 30 pesos en la tarifa del tren metropolitano. Posteriormente, tanto en redes sociales como en las propias pancartas de los manifestantes aparece en forma de protesta que la evasión de impuestos realizada por variadas empresas de nuestro país es mucho mayor que la de los estudiantes en protesta. En Chile se sostiene hace décadas una legislación que permite la elusión de impuestos; la diferencia entre la evasión de impuestos y la elusión es que la primera es un acto ilegal, en tanto la segunda es una acción que permite a las empresas disminuir su carga tributaria dentro de los marcos de la ley. Recientemente, CNN Chile publicó un artículo en que el académico del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales Javier Ruiz-Tagle señala que la actual destrucción del metro de Santiago asciende a un costo de US$201 millones, mientras la elusión realizada por grupos como Luksic, Cueto, Penta, Falabella y Piñera llega a los US$1.453 millones. Esto no solo implica que la elusión de las grandes empresas es 7 veces mayor al daño realizado durante estas movilizaciones, sino que a su vez sería un ingreso a las arcas fiscales que permitiría llevar a cabo una gran cantidad de reformas sociales urgentes en nuestro país.

AFP y sistema de pensiones.

Otro de los enfoques que ha tenido esta movilización es denunciar un sistema de pensiones que ha generado descontento transversal en la población. Las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) son empresas de carácter privado que se dedican a manejar los fondos de ahorro de los trabajadores chilenos y que luego retribuyen a los trabajadores después de su jubilación. El problema que se ha sostenido con las AFP es que a pesar de que buscaban retornar el 70% del salario de los últimos años laborales de los chilenos – de acuerdo con declaraciones del propio Sebastián Piñera en 2013 – hoy en día no llegan a acercarse al 50% de los salarios. Hoy los ingresos del 80% de los jubilados en nuestro país son menores al sueldo mínimo, según explicó recientemente la presidenta de la Fundación Chile 21 Gloria De La Fuente a BBC Mundo. Este constante malestar ha dejado a una generación completa en situaciones muy precarias de vida para enfrentar su vejez, a una juventud molesta con las condiciones en que viven sus familiares y a los trabajadores con pocas esperanzas para su futuro.

Educación, costo y oportunidades.

Otro de los focos de descontento de la sociedad chilena, enmarcados en las protestas de los años 2006 y 2011 es el acceso a educación superior, la diferencia de calidad escolar público/privada y las oportunidades laborales que existen en nuestro país. De acuerdo con un informe realizado por la OCDE el año pasado, hoy en día una familia chilena tarda 6 generaciones en salir de la pobreza. Esto se debe, de acuerdo al mismo informe, a que los salarios se han estancado mientras el costo de vida ha subido y a la imposibilidad de acceso en los estratos sociales bajos a escuelas y colegios con mayor calidad. Si bien hoy en día se ha conseguido gratuidad en la educación superior para el 60% más vulnerable del país, aún persisten grandes inquietudes relacionadas a la inequidad de la Prueba de Selección Universitaria (PSU), el claro déficit en educación pública y el lucro con la educación.

Privatización de los derechos básicos y salud.

Como escribe la premio nacional de periodismo 2009 y ex directora del Instituto de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile María Olivia Monckeberg en su libro “El saqueo de los grupos económicos al estado chileno”, durante la dictadura se llevó a cabo una ola privatizadora que transformó una gran parte de las empresas del estado en corporaciones privadas. Entel, Lan, Endesa y Soquimich son algunas de las empresas que fueron privatizadas durante el último periodo de la dictadura, esto tuvo dos consecuencias graves, la primera fue que servicios centrales como las telecomunicaciones, aerolíneas, electricidad, química y minería quedaron en manos exclusivas de privados y la segunda que esto hizo que la capacidad de control estatal se redujera y los ingresos de las arcas fiscales disminuyera significativamente. A largo plazo, la consecuencia de estos sucesos fue que el estado de Chile perdió influencia sobre su economía y los grupos empresariales obtuvieron una influencia excesiva sobre el mercado y las políticas públicas.

La creación de las isapres y la ampliación del mercado de universidades privadas fuera de la tutela del estado también se realizó durante el régimen autoritario de Augusto Pinochet, lo que culminó en un decrecimiento importante de los recursos de salud y educación pública. A largo plazo ha instaurado un sistema de competencia entre las instituciones públicas y privadas que ha sido insostenible por el déficit presupuestario estatal que se expresa en  faltas de infraestructura graves, carencia de especialistas y una segregación social severa entre el alto porcentaje que se atiende con fonasa y aquellos que tienen la posibilidad de contratar una isapre. Estos eventos han puesto a los ciudadanos del país a merced de corporaciones cuyo objetivo principal es incrementar su rentabilidad y al mismo tiempo han dejado un sistema de salud precario que expone a sus ciudadanos a largos tiempos de espera, falta de infraestructura, insumos y especialistas. 

Representatividad y corrupción. 

Desde hace ya varios años y particularmente en las últimas elecciones, Chile ha visto unos de los niveles de participación electoral más bajos del mundo. Un 46,6% del padrón electoral votó en las últimas elecciones presidenciales, lo que técnicamente significa que la cantidad de sufragios necesarios para  obtener una mayoría simple es menos del 25% de la población votante potencial. Esto no solo manifiesta un grave problema de representatividad sino que tiene un correlato con variados e importantes hechos de corrupción dentro del sistema político y empresarial. Penta y Soquimich son los dos grandes ejemplos de aportes de financiamiento irregular de campañas políticas que pusieron en duda los intereses que protegen los candidatos y altos cargos públicos. Este tipo de aportes fracturaron la visión que tenía la población votante de sus representantes a la vez que puso en tela de duda la integridad transversal de políticos de todos los sectores y partidos. Sumándose así a todas las grandes causas de descontento e inestabilidad que hoy agitan nuestro país.

Fuentes:

Cifras muertes y heridas: Instituto Nacional de Derechos Humanos (22/10/2019)

https://www.cnnchile.com/pais/arquitecto-uc-empresas-zombies-supera-evasion-danos-metro_20191020/

http://www.diarioestrategia.cl/texto-diario/mostrar/1115734/ocde-chile-toma-seis-generaciones-salir-pobreza

https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2018/07/01/crisis-de-la-salud-una-bola-de-nieve-que-no-para-de-crecer/

https://www.emol.com/noticias/Economia/2017/11/19/884005/Menos-de-la-mitad-de-los-chilenos-voto-Participacion-electoral-alcanza-un-46-del-padron.html

1 comentario
  1. Raúl Fierro N. dice

    En realidad llevamos más de 30 años en que los que tienen el poder y dinero nos han sometido a su antojo. El problema en parte es de los mismos chilenos ya que buscan un oportunista que quiera » salir adelante » y se presta para hacer el trabajo sucio que no hacen los que ponen el capital, esconden la cara en caso de problemas solo paga el que da la cara ( oportunista ) o sea el gerente general. Hay infinidad de casos en la historia de Chile. Hoy en día cuesta encontrar a alguien inteligente, preparado y con valores morales dispuesto a trabajar, más que por plata, por vocación y si no creen, vean ustedes a todos los lideres que han salido de las bases ciudadanas, si no están corruptos, están calladitos, recibiendo mes a mes el buen pago que se dan con dinero de nuestros impuestos y si no se pierden en esa cueva de Allí Baba ( Congreso ) recibiendo clases magistrales de aquellos que lleva aaaaaños aprovechando la indolencia de nosotros. Me alegro por la juventud que en segunda oportunidad esta dando la cara y luchando para terminar con los aprovechadores y sinvergüenzas, ya sean del Estado como privados. Gracias por permite expresar mi opinión.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.