¿En qué consisten las relaciones individuales de trabajo?

Las relaciones individuales de trabajo son nociones jurídicas de uso universal, con las cuales se puede establecer una relación comprendida entre un ciudadano que se relaciona con el salario y otro que se relaciona con el patrón, este proporciona el trabajo bajo ciertas normas y condiciones a cambio de una remuneración.

Mediante esta relación de trabajo, sin importar la forma en que esté definida, es como se formaliza la creación de los derechos y las obligaciones reciprocas que se establecen entre el empleado y el patrón.

Esta relación ha sido y seguirá siendo, el medio fundamental para lograr acceder a todos los derechos y prestaciones que se encuentran vinculadas con el trabajo en el ámbito del derecho laboral y de la seguridad social.

En qué consisten las relaciones individuales de trabajo

Objetivo de las relaciones individuales de trabajo

El objetivo principal de estas relaciones se basa en el contrato individual de trabajo, independientemente de la formación o denominación que tenga, se trata de la virtud que tenga una persona al prestar sus servicios a otra persona de forma obligatoria para poder percibir el pago de un salario.

Si se le da a una persona la responsabilidad de proporcionar un trabajo personal subordinado a otra persona y pagar un salario, es indiferente la denominación que este tenga, ya que existe un contrato de trabajo y se tendrá que adaptar a las normas laborales.

La importancia de un contrato en el derecho laboral, indica la comprobación del vínculo existente entre el trabajador y el patrón, será realizado por medio de un acuerdo voluntario, aun cuando en algunos casos sea expreso o a un supuesto.

Este tipo de contrato puede llegar a contener múltiples efectos legales, sin importar que el patrón no realice la presentación del servicio.

Sujetos de las relaciones individuales de trabajo

Entre los vínculos de trabajo, independientemente que sean individuales o colectivos, los sujetos que se encuentran en esta relación son:

El patrón

Es el individuo físico o moral que usa los servicios de uno o varios empleados. Si el trabajador cumple con lo acordado y utiliza los servicios de otras personas adicionales, el patrón será el mismo tanto para el como para los otros contratados.

El trabajador

Es la persona contratada y que presta sus servicios al patrón. Estos servicios o trabajos comprenden, una actividad humana, material e intelectual, relacionada con la capacidad técnica que se necesite en cada profesión u oficio.

El patrón sustituto

Se trata de la persona que reemplaza al patrón y acepta su cargo para transmitir las obligaciones. En el término jurídico esta persona sustituye a otra para asumir totalmente los derechos y obligaciones de la persona sustituida.

Dentro del mismo contexto legal, se deben tener en cuenta algunos elementos que son indispensables para que los servicios prestados tengan una disposición regulada, estos elementos que se mencionarán a continuación, al ser validados confirmarán la existencia de la relación de trabajo:

  • El empleado debe ser una persona física totalmente.
  • Esta persona física ofrecerá sus servicios a otra persona física o moral.
  • El servicio prestado tiene que darse de manera personal.
  • El servicio se tiene que llevar a cabo de forma disciplinada y correcta.

Relaciones individuales y colectivas de trabajo

Las relaciones individuales de trabajo son las que realiza un individuo de forma aislada directamente con su patrón, mientras que las relaciones colectivas de trabajo, son las establecidas por un sindicato en conjunto con la empresa.

En la relación individual, el empleado se encuentra sumergido en un estado de dependencia o de acatamiento por parte del patrón. Esto genera una desigualdad jurídica que influye desfavorablemente en la posibilidad de una relación entre las dos partes, ya que la voluntad del empleado queda afectada por encontrarse en una débil situación económica ante el patrón.

Debido a esto, el derecho civil no puede ayudar al empleado, cuando hace el intento de aplicar la relación individual de trabajo, es por eso que puede llegar a tener éxito si el trabajador se une a una organización sindical para llegar a ciertos acuerdos colectivos con el patrón.

Suspensión de las relaciones individuales de trabajo

Se debe tener en cuenta que la ley separa la suspensión de las relaciones individuales de las colectivas. El contrato individual, señala importantes modalidades que son el tiempo indefinido como regla general y el contrato de obra determinada que se limita en el tiempo de obra.

Puede suceder en algún momento, ciertas situaciones que incurren antes de la fecha de terminación del servicio pactado y que sean justificables para la suspensión de los contratos ya establecidos.

En la ley se encuentran establecidas estas causas de suspensión temporal de la obligación del préstamo de servicio y del pago salarial, sin compromiso para el empleado y el patrón. Algunas de estas causas de suspensión son:

Enfermedad contagiosa del empleado

Esto implica que el empleado se retire del trabajo en beneficio del patrón y de los otros empleados. En consideración de que se trate de una enfermedad curable y de la disposición de los recursos médicos para tratarla, una vez que se cure el empleado podrá reintegrarse a su trabajo y el patrón está en el deber de recibirlo.

En caso de que la empresa se encuentre en un lugar donde no esté implantado el régimen del Seguro Social, el patrón está en el deber de contemplar lo establecido en la ley, esperar que se cumpla el plazo máximo para que el tratamiento asignado mejore la enfermedad.

Incapacidad temporal causada por accidente o enfermedad

La incapacidad que no constituya un riesgo laboral, se encuentra protegida por la ley, para beneficiar el tiempo máximo que necesita el trabajador para su recuperación.

Prisión preventiva del trabajador después de la sentencia absoluta

En este caso si el empleado actuó en defensa propia o en defensa de los intereses del patrón, este está obligado a pagarle su sueldo, sería lo más justo si se trata por ejemplo de un celador que haya sido asaltado dentro de la empresa al ser atacado y el ladrón haya salido herido.

La ley protegerá al trabajador aun cuando no exista una recesión de contrato, mientras no se dicte la sentencia definitiva. Si es condenado, por exceder su defensa y tiene que ir a prisión, la empresa deberá invalidar el contrato de trabajo.

Arresto del trabajador

Al suceder este hecho, en consecuencia, se le debe suspender el contrato al trabajador. Podría suceder que el empleado obtenga su libertad bajo fianza y tenga que presentarse ante el juzgado habitualmente por un tiempo y no podrá ausentarse de su entorno. En tal condición, la Suprema Corte de Justicia establece que su situación laboral no debe cambiar y el patrón deberá otorgarle los permisos para su presentación ante el juzgado.

Falta de documentación y reglamentos que exige la ley

Estos son requisitos fundamentales para la presentación de los servicios, cuando se le apliquen al trabajador. En relación a esto, la ley le facilita al empleado la posibilidad de ingresar de nuevo a sus actividades laborales en la fecha acordad para que tenga la oportunidad de recaudar todos los documentos que necesita para introducirlos en la empresa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.