Volatilidad (qué es y cómo se mide, tipos, ventajas)

Al hablar de volatilidad, hablamos de una característica que puede ser medida en términos cuantitativos, aplicada a ciencias como la química, física y economía.

Es una variable económica que mide la rentabilidad de una inversión y la forma en que se desvía o sigue su objetivo inicial. En este sentido una alta volatilidad puede significar que la inversión estará expuesta a mayor riesgo.

¡Conoce más sobre el tema en el siguiente post!

¿En qué consiste la volatilidad?

Dicho término en finanzas, puede aplicarse a la medición de la variabilidad o fluctuaciones en los precios, rentabilidades, tipos de interés y mercados, y cualquier otro activo financiero.

El resultado de esta medición permite determinar la estabilidad del activo medido, una volatilidad baja refleja una situación estable, mientras que una desviación o volatilidad alta estará reflejando fuerte inestabilidad en el comportamiento del activo.

En tal sentido el entender la volatilidad ayuda y permite determinar el potencial riesgo de nuestras inversiones.

Es importante tener presente que la volatilidad mide únicamente el comportamiento pasado de la variable económica, aunque habitualmente un activo que ha sido volátil en el pasado puede seguir siéndolo a futuro, por ello los analistas recomiendan para palpar los futuros riesgos examinar dicha la variable.

Se puede a menudo medir mediante la desviación estándar y el examen de los movimientos de la variación.

Tipos de Volatilidad

·         Volatilidad histórica

Esta dada por la forma de variación de la rentabilidad del activo financiero en determinado periodo de tiempo y respecto a la medida de rentabilidad media de dicho periodo, considerando que dicha volatilidad no depende del precio, sino de la variabilidad del activo como tal.

·         Volatilidad implícita

Es aquella que se estima para el futuro de un determinado activo financiero, es conocida como volatilidad del mercado y es calculada considerando el precio del activo en el momento actual. Consecuentemente, la volatilidad implícita corresponde al porcentaje de la volatilidad implícita del precio cuando los factores que intervienen en el cálculo de dicho precio son conocidos.

Esta volatilidad puede mostrar las expectativas del mercado y por ende admite cambios estribados en el agente que la realice.

·         Volatilidad estocástica

Se da cuando la volatilidad de los activos cambia de forma incierta a lo largo del tiempo, por ello se estima utilizando modelos matemáticos especiales.

·         Volatilidad determinista

Se da cuando la volatilidad no presenta cambios o en caso de producirse, se estiman sin error de medida alguno. Este tipo de volatilidad se estima utilizando la desviación típica de los datos de estudio.

Ventajas y desventajas de la volatilidad

  • En sentido general la volatilidad proporciona una amplia gama de oportunidades para el inversor, ya que permite generar contratos con términos especiales de beneficios equitativos entre las partes.
  • Ofrece oportunidades de acción a los inversores intradía, los cuales se benefician de los cambios de precios ocurridos en periodos de tiempo muy cortos (segundos o minutos), basados en su experiencia.

La volatilidad puede traer desventajas ligadas a consecuencias desfavorables en la recuperación de un mercado o activo, debido a que los riesgos que denota la alta volatilidad hace que los inversores eviten la inversión en estas áreas.

Es decir, por regla general, una alta volatilidad sobrelleva mayores riesgos. Sin embargo, los inversionistas podrían plantear medidas adaptando dicha volatilidad a su perfil propio de riesgo, creando esquemas que les permitan atravesar cualquier período de volatilidad del mercado. Lo cual en lugar de ser vista como desventaja debería ser una ventaja para el inversor.

Riesgos asociados a la volatilidad

Cualquier activo financiero cuya forma de renta sea variable, está abierto a sufrir una alta volatilidad.

  • Riesgo de precio: Se da en aquellos casos donde el rendimiento no es conocido con anterioridad, es decir, los activos necesitan ser vendidos para echar a ver su rentabilidad.
  • Riesgo de liquidez: Es el riesgo que se da cuando es imposible vender el activo financiero sin que ocurra una pérdida de dinero.
  • Riesgo emisor: Es riesgo en que se palpa la posibilidad de que la empresa que emite el activo financiero caiga en quiebra o en suspensión de pagos, dándose la situación de venta masiva por parte de los inversores de sus activos de renta variable, aplastando el precio del activo mismo. Estos pueden ser:
  • Riesgos internos: Aquellos provocados por la propia actuación de empresa.
  • Riesgos externos: Aquellos que son consecuencia del entorno político y económico.

 

En resumen y para finalizar vale la pena mencionar que la volatilidad, es la forma en que financieramente se miden los riesgos que pueden causar pérdidas al inversor, no obstante, no deben confundirse los términos, ya que volatilidad y riego son dos términos aplicados en la ciencia económica de formas separadas.

Según la RAE, la volatilidad viene dada por la inestabilidad de los precios de los activos en los mercados financieros, es decir permite medir la variación de la rentabilidad de dichos activos respecto a un periodo de tiempo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.