¿Cambiar de empleo o seguir? Cuando un empleo se vuelve monótono…

Tener un empleo estable, con opciones de ascender, con sueldo fijo mensual y con buenas condiciones es el sueño de la mayoría de trabajadores, sin embargo, no siempre el trabajo que parece perfecto es, en realidad el trabajo deseado.

empleo

La realidad de los trabajadores y el trabajo…

Muchas personas reconocen que su trabajo no les motiva, de hecho, algunos estudios apuntan a que hasta el 50% de los trabajadores no están satisfechos en su puesto de trabajo, debido a problemas con los compañeros o simplemente a que el trabajo es demasiado repetitivo.

Todo trabajador aspira a mejorar su situación profesional, es cierto, pero hay situaciones en las que el trabajo se puede convertir en un problema, con efectos negativos para la salud.

Un trabajo no es adecuado cuando:

  • El trabajador se siente desmotivado para realizar tareas habituales comprendidas dentro de las funciones del cargo.
  • El trabajador siente que hay un ataque constante hacia su persona por parte de compañeros o superiores.
  • El trabajador tiene una relación de dependencia con el trabajo que no es recompensada ni valorada por la empresa.

¿Cambiar de trabajo o seguir?

En situaciones extremas, o cuando en trabajo pone en riesgo la salud mental, es recomendable plantearse de forma seria un cambio de trabajo, o un periodo de reflexión.

Para el resto de trabajadores, aquellos que simplemente aspiran a algo mejor, la decisión depende de las opciones del mercado y de su propia situación personal.

Si la situación del mercado es buena y las opciones de encontrar un trabajo mejor o simplemente, más motivador, son reales y factibles, quizás sea el momento de decidirse a cambiar de empleo.

Cuando la situación financiera personal permite pasar un tiempo de reflexión mientras se encuentra un trabajo nuevo, puede que simplemente haga falta dar un paso al frente y apostar por un futuro laboral distinto.

Resumiendo…

Encontrar el trabajo soñado no es solo cuestión de suerte, sino también de decisión y de valor, la formación para empleados y la ambición son dos herramientas útiles para mejorar la propia situación laboral.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.