¿Cuál es la diferencia entre leasing y renting?

Las empresas se pueden encontrar con diversas opciones en el momento de adquirir bienes y/o servicios, necesariamente la mejor opción no debe ser la de la compra de estos, el leasing y el renting son métodos alternativos que admiten hacer uso de un bien o servicio e inclusive comprarlo, finalizado el contrato.

Muchas personas suelen oír hablar de estos términos, pero no saben a ciencia cierta de que tratan, cuando se aplican y cuáles son las principales diferencias entre el uno y el otro.

La popularidad de estas crece a pasos agigantados, hoy por hoy son opciones que ofrecen múltiples ventajas, lo que las hacen tan atractivas para las empresas según sus necesidades y objetivos en específico. A primera impresión parecen haber más similitudes que diferencias, pero poco a poco se van descubriendo que son dos opciones bastantes disimiles.

¿Qué es el leasing?

Conocido como arrendamiento financiero, cuyo fin es la compra de un bien, una entidad financiera hace la compra por el cliente, el cual se compromete a devolver el dinero en cuotas fijas mensuales, a la fecha de término del contrato.

Los bienes contratados en principio, son propiedad de dicha entidad, la cual avala el leasing, una vez el cliente cumple con la totalidad del pago, el bien es liberado y pasa a ser propiedad del arrendatario.

En palabras claras el leasing es una compra a plazos.

¿Qué es el renting?

Consiste en un contrato de alquiler de bienes a largo plazo, mediante una cuota fija mensual, trimestral o anual, al finalizar dicho contrato se presentan diferentes opciones que incluyen la  prórroga o renovación del contrato, hacer la devolución del bien o comprarlo.

Principales diferencias entre Leasing y renting

Duración

  • Leasing: Según la regulación vigente, estos contratos leasing tienen duración de 2 años mínimo, sin opción a ser cancelados hasta pasado este plazo, es decir exige plazos concretos.
  • Renting: Son contratos más flexible, con una duración de 1 y 5 años, Sin embargo, no deriva alguna limitación legal al respecto.

Finalidad

  • Leasing: Está encaminado a la compra y posesión final del bien, por lo que desde el principio en el contrato se refleja, la opción de compra al fin del mismo.
  • Renting: En este contrato no figura la opción de compra, sin embargo el cliente tiene la opción de pagar el precio residual para pasar a ser propietario del bien.

Contablemente

  • Leasing: Soporta la movilización de diversas cuentas (pasivo y activo) por el importe de la deuda, gastos diferidos e inmovilización de material, es decir, como contempla desde  el principio la propiedad del bien, se contabiliza como un activo, cargado como derecho sobre bienes bajo régimen de arrendamiento financiero y por separado la deuda correspondiente se carga en el pasivo.
  • Renting: Considerado un gasto por cuotas, se contabiliza como gasto con un solo asiento mes por mes, cargando una cuota completa a la cuenta de gasto por arrendamiento.

Servicios que ofrecen

  • Leasing: Avista cuotas más bajas, pues no contempla condiciones adicionales de mantenimiento, reparación, entre otras, salvo ciertos casos en concreto.
  • Renting: Avista cuotas más altas, pues contempla ventajas adicionales como mantenimiento, pago de impuestos, matriculación, reparaciones menores, seguro obligatorio y otros que se hayan establecido en el contrato.

A quien va dirigido

  • Leasing: Es un recurso que puede ser utilizado solo por empresas y autónomos, es decir, es usado por empresas en operaciones de bienes empleados en el desarrollo de su actividad económica, con el leasing algunas empresas consiguen financiación de un coche en condiciones favorables en cuanto a los términos fiscales.
  • Renting: El contrato de renting es un recurso que puede ser utilizado por individuos comunes o particulares y empresas.

Finalización del contrato

  • Leasing: al finalizar el plazo del contrato, en el leasing se presentan las siguientes posibilidades:
  • Devolución del bien.
  • Prorroga del contrato.
  • Hacer efectiva la opción a compra.
  • Renting: Al finalizar el contrato de renting, se presentan las siguientes posibilidades:
  • Devolución del bien.
  • Prorroga de duración del contrato.

Para concluir es importante acotar que el leasing y el renting son opciones que solo aplican para bienes nuevos, siendo este tipo de contratos muy habitual en el mercado automovilístico.

En cuanto al leasing se nota un crecimiento desmedido, pues las empresas han optado por esta estrategia antes pensar en la compra definitiva de bienes, en especial si se piensa en la obsolescencia, la devaluación y la depreciación. Pues los equipos, la maquinaria, vehículos y tecnología pierden su valor año tras año.

También actualmente cientos de empresas en el mundo ahorran con contratos de renting, permitiéndose centrarse principalmente en el desarrollo de su actividad económica, resguardando otros bienes y con posibilidad de renovar los equipos cada vez que le sea necesario sin necesidad de hacer una inversión tan enorme como lo sería la compra definitiva, además con la facilidad de gastos de instalación, seguros, mantenimiento, reparación y otros.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.