Inicio Planificacion Estrategica Estrategia vertical

Estrategia vertical

Todas las empresas tienen que tomar importantes decisiones para poder realizar su actividad económica debidamente. Una de estas decisiones se trata de elegir de donde obtendrán los recursos o productos necesarios para poder hacer su actividad económica, y como realizará el proceso productivo que llegara finalmente a los consumidores a partir de esos recursos o esas materias primas. Estas decisiones son las que le incumben a la estrategia vertical, y en este artículo os explicaremos algunas de las características más importantes de la estrategia vertical.

estrategia vertical

Antes que nada tenemos que entender que la estrategia vertical está compuesta de tres tipos de estrategias que se dividen en la estrategia vertical hacia atrás, que es aquella estrategia que integra los procesos anteriores a la producción o elaboración de un bien, la estrategia vertical hacia adelante, aquella estrategia que integra los procesos que se dan posteriormente a la elaboración del bien o el producto, y estrategia de integración compensada, que  es una mezcla de las dos anteriores ya que se encarga de integrar tanto los procesos que se producen antes de la elaboración del bien o el producto como los procesos que se producen después de la elaboración del mismo.

Las empresas suelen buscar tener un control mayor sobre la cadena de valor al integrar la estrategia vertical. Y del mismo modo, las empresas también buscan conseguir un mayor control en los costes. La estrategia vertical nos permite controlar de forma precisa los costes durante todo el proceso de distribución, ya que a diferencia del modelo de distribución típico, al poder venderles de forma directa a los compradores finales se eliminan los sobrecostes que se le añade en cada movimiento que hace el producto. De una forma más sencilla, podemos decir que la estrategia vertical genera un control de los costes mayor al suprimir los intermediarios.

Otro punto fuerte de la estrategia vertical son las ventajas a nivel competitivo que aporta. La estrategia vertical suele ser utilizada por las empresas para limitar las posibilidades de las empresas competidoras o rivales haciendo que estas tengan un reducido acceso a los recursos o a los mercados de gran importancia. Esto puede ocurrir ya que la estrategia vertical puede suponer el que una empresa adquiera otra especifica que sea necesaria para su proceso de fabricación, haciendo que esta empresa específica, sus patentes y desarrollos de I+D sean exclusivos de la empresa que la ha adquirido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here