Lehman Brothers (auge y caída de un grande de la banca)

Hoy día la fatídica quiebra de Lehman Brothers, es considerado un icono representativo de la crisis financiera global.

Esta importante entidad financiera reunía miles de empleados en todo el mundo y activos de 639.000 millones, se convirtió históricamente en la mayor quiebra ocurrida, pues se piensa que dejó un boquete de más de 610.000 millones de dólares, además su caída hizo temblar los mercados mundiales, acelerando la crisis económica mundial.

En septiembre del 2008 Wall Street se conmueve con la declaración oficial de quiebra del cuarto mejor banco de inversión de Estados Unidos, luego de 158 años de actividad, causando efectos que aún se sienten en la economía global.

Orígenes del Lehman Brothers

Esta entidad fue fundada por los hermanos Henry, Emanuel y Meyer Lehman, en el año 1850 en la ciudad de Alabama, en sus inicios la empresa aceptaba como pago algodón bruto, el cual trataba y luego vendía.

Sobrevivió sin mayor dificultad a la Guerra Civil de 1861 de Estados Unidos y ocupo un rol importante en la creación del mercado financiero de algodón en la ciudad de Nueva York.

Luego amplió sus operaciones dedicándose también a los ferrocarriles, al tabaco y al café. En los años 70 obtuvo la empresa Abraham & Co. También se fusionó con la empresa Loeb & Co y Kuhn, transformándose en una entidad bancaria y ocupando el cuarto lugar como banco de inversión del país.

A pesar de la bonanza económica de los años 20 en Estados Unidos, se produjo un derrumbe sorprendente en el mercado de valores para la época, cerca de 2.000 entidades financieras cerraron por falta de liquidez, no obstante, Lehman Brothers, gracias a sus enormes ganancias y solvencia consiguió sobrevivir.

¿Qué sucedió realmente?

Cuando inicia el declive

En el año 2002, buscando recargar los ánimos de la población luego del atentado del 11-S el presidente Bush bajo los intereses de 6% a 1%, con tal medida la población estadounidense podría ser propietario de su hogar. Basado en esto las entidades bancarias otorgaron créditos prácticamente sin el empleo de requisitos o filtros, dando lugar a las conocidas hipotecas basura, que desencadenarían un punto clave para crisis económica.

Esta emoción desmedida en la sociedad, generó una burbuja inmobiliaria que en algún momento debería explotar.

El peso de la obligación colateral de la deuda

El CDO respalda en activos financieros, los títulos contables, entendiéndose la existencia de un compromiso de pago a los inversores. No obstante, en los años previos a la crisis, estos CDO se encontraban coligadas a las hipotecas en lugar de los préstamos bancarios, ostentando un mayor riesgo, concediendo a prestamistas un mayor incentivo para adjudicar el enorme volumen de préstamos e hipotecas que luego provocaría la crisis del año 2006.

La crisis de las hipotecas subprime o hipotecas basura

La burbuja inmobiliaria se extendió por todo el mundo, en muchos países se normalizó la llamada hipoteca subprime, entendiéndose como hipotecas con riesgo impago muy elevado, usada por clientes con poca solvencia y con un pago abonado al capital invertido muy alto en al compararlo con los créditos personales. Haciendo imposible a los inversores hacer frente a los pagos, subiendo la tasa de morosidad.

Las entidades negociaron y vendieron esas deudas a bancos en todo el mundo, los cuales se afectaron por la falta de pagos y la falta de confianza de los inversores, provocando la bancarrota en muchos bancos cayendo en ese grupo el Lehman Brothers.

Resulta un poco extraño que a los grandes economistas, responsables de importantes entidades de Wall Street no hayan visto venir el estallido de esta burbuja inmobiliaria, que causo la caída del mercado.

El cierre definitivo de Lehman Brothers

La entidad se encargó por años de realizar enormes y arriesgadas inversiones en este sector, concediendo hipotecas basura, otorgando créditos particulares de gran riesgo de impago.

Para el año 2007, la empresa reporto pérdidas de miles de millones de dólares y para esa época justo antes de su final su valor en la bolsa era muy inferior. No se distinguía posibilidad de recuperación, solo un rescate por la reserva federal o la compra de dicha entidad por otro banco harían el milagro.

¿Posibles compradores? Si los había, pocos, pero se echaron atrás y el Gobierno no hizo nada, se vino abajo uno de los mejores bancos de inversión de Estados Unidos sin previsión alguna del alcance que tendría para la economía mundial.

Caída de la Bolsa a nivel mundial

Desde que inicio la crisis hipotecaria de 2007, muchos bancos se fueron declarando en bancarrota situación que dejaba ver el tamaño de la tormenta que se acercaba, sin embargo, Lehman Brothers era una gran empresa, dirían algunos un pez gordo en el estanque, por lo que su bancarrota y cierre hizo desestabilizo el mercado de valores y trajo consigo el colapso de la aseguradora AIG.

La Bolsa de Nueva York, sufrió la peor caída de su historia, la burbuja reventó y provocó reacciones en cadena en Estados Unidos y más tarde en el mundo, provocando graves consecuencias económicas.

Tras el impacto, lo primero fue buscar responsables, las investigaciones pretendían descubrir cómo se llegó a ese punto, comprobándose que muchos empresarios y banqueros usaron la situación con el fin de enriquecerse. Este mercado no pudo soportar tal malversación, las consecuencias las padecieron los ciudadanos por lo que el estado debió dejar el riego moral y proteger al ciudadano y a la economía nacional y salvando a los principales causantes de la crisis.

Los países actuaron rápidamente para detener el efecto dominó antes de que se derivara por completo el sistema económico mundial. Como primera medida los bancos centrales debían inyectar grandes cantidades de dinero, además se bajaron los tipos de interés, de esta manera los bancos aumentarían su liquidez, logrando recuperarse algunas entidades afectadas.

Por otro lado, se sumaron esfuerzos para evitar una nueva inflación y se crearon sistemas de control que evitarían que empresas y bancos arrastraran al mercado global a una situación similar a esta.

Para finalizar vale recalcar que el derrumbe de Lehman Brothers acento un precedente y los gobiernos ahora debían estar conscientes de que esto no podría suceder nuevamente, pues la magnitud de la entidad bancaria era clara como debían ser claras las consecuencias que su caída traería.

Los estados y sus bancos centrales terminarían por entender la importancia de salvar a las principales entidades financieras en gracia de evitar un colapso económico como el que se asomó en el año 2008 con la caída de Lehman Brothers.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.