Principios de la organización

Antes de hablar de los principios de la organización, es necesario entenderla en el contexto administrativo dentro del cual está involucrada como una fase del proceso que busca mayores beneficios empresariales.

En tal sentido se puede decir que organización es una parte fundamental del proceso administrativo, durante el cual se estructura la forma, proporciones y momentos en que se usarán los recursos con que cuenta la empresa, a fin de alcanzar objetivos y metas concebidos en la planificación.

Es decir, la organización es la correlación de las actividades empresariales en busca de resultados previamente concebidos, además para garantizar el correcto desempeño de la empresa.

Los principios básicos de la organización

Esta fase del proceso administrativo, se puede regir por los siguientes principios básicos:

1.       Orientación a los objetivos

Al igual que cualquier proceso administrativo, la organización debe responder a los objetivos y metas planteadas por la empresa.

Cada acción contemplada, cada decisión que se tome deben ir orientadas al cumplimiento de los objetivos y metas de modo que los recursos sean empleados correctamente e invertidos a fin de garantizar la eficiencia y eficacia para la empresa, tratando de alcanzar ganancias con bajos costos operativos.

2.       Especialización en el trabajo

Es el principio obedece a la idea de establecer tareas específicas a cada área y a cada trabajador, a fin de aprovechar al máximo las capacidades concretas de los empleados y de la maquinaria, obteniendo un rendimiento máximo en la tarea.

Esto implica una adecuada estructurada, que dé cabida a una secuencia de tareas especializadas.

Un trabajador especializado, garantiza un mejor desempeño, por tal motivo la especialización sirve como aval de la eficiencia del empleado.

3.       Jerarquización

Es el principio por el que se distribuye el poder y la autoridad dentro de la empresa, disco poder debe ser ejercido en beneficio del logro de los objetivos y metas de la misma.

En tal sentido se debe generar una cadena de mando y toma de decisiones, que ayude en el control de las actividades en cuanto a la forma en que se llevan a cabo y los resultados que arrojan.

Además, debe funcionar como incentivo para el trabajador, ofreciendo la posibilidad de crecimiento profesional dentro de la empresa.

4.       Asignación de responsabilidades

Basado en los dos principios anteriores (especialización y jerarquía) conlleva la concepción de responsabilidades en distintos grados y asumidas por los empleados según su puesto, rango y compromiso, asintiendo el conocimiento de los alcances de cada miembro, al momento de esperar y exigir resultados. Entendiendo que organizar el uso de los recursos, asignar tareas, también requiere de la generación y división de responsabilidades, en tal sentido La magnitud de las responsabilidades dependerá del rango y rol de la persona dentro de la institución.

5.       Reconocimiento de la cadena de mando

En cualquier organización es necesario establecer ciertas normas y procedimientos intrínsecamente relacionados a una cadena de mando. De este modo se evitan inconvenientes dentro de las labores operativas, permitiendo además el establecimiento de responsabilidades en posibles fallas y los reconocimientos en momentos de éxitos.

En este sentido se debe procurar una comunicación clara para que sea efectiva la cadena de mando y los empleados puedan reconocer sus jefes inmediatos.

6.       Difusión o divulgación

Es fundamental en el proceso administrativo, con la difusión correcta y oportuna de la estructura empresarial y sus procesos, los empleados podrán tener claro su margen de acción en la misma.

En dicha difusión de información deben participar todos los miembros de la empresa en especial los altos rangos quienes en forma de cascada circulan los datos hasta los empleados de base.

7.       Control

Al momento de fijar la organización, se debe tener claro la estructura lineal de supervisión, la cual debe ser fijada a un determinado grupo con responsabilidad y compromiso de supervisar a otros.

En este sentido es preciso que esta responsabilidad sea limitada y racional con un criterio justo al determinar el número de subordinados por supervisor.

8.       Coordinación

Este principio hace referencia al equilibrio y armonía que se puede alcanzar cuando se hace una distribución justa de responsabilidades entre las diferentes áreas de la empresa, además considerando la forma en que estas unidades contribuyen al logro de los objetivos y metas.

9.       Continuidad

Es el principio en el cual debe pensarse en el futuro de la empresa, en el largo plazo, en la forma en que se garantiza la estabilidad de los procesos con el paso del tiempo.

Lo ideal es que cada proceso tenga inicio y transcurra hasta el logro de los objetivos, incluso pueda prolongarse más allá de ellos, pasando por una verificación y ajustes. Este principio obedece a la necesidad de la estructura organizacional de mantenerse, pero a la vez de ajustarse a las cambiantes condiciones de su entorno.

Para finalizar debo mencionar que estos principios son de gran importancia en el proceso administrativo, por su relación con el cumplimiento de los objetivos y metas de la empresa.

1 comentario
  1. Oscar Garcia dice

    Me gustan agrada su página ya que me han servidos sus artículos pero me gustaría saber en base a que los están sustentando ya que los he estado leyendo para la maestría que estoy realizando y me piden referencias bibliográficas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.