¿Qué es la Deep Web?

La Deep Web es el conjunto de recursos que se hallan en Internet y a los cuales no se puede acceder pasando por los motores de búsqueda. Muchos empresarios están convencidos que el logro más grande que se puede tener en la red sea posicionar sus propios productos en los motores de forma tal que para los clientes potenciales sea simple encontrarlos, según el conocido refrain “hágase encontrar”. Sin embargo no toda la Web funciona según esta filosofía, todo lo contrario. En realidad se calcula que el tráfico de datos visibles en Internet represente un porcentaje mínimo del total: los expertos aseguran que las páginas indexazadas por Google y otros motores representan menos del 5% de las páginas totales de la red. En realidad el mundo de los negocios y de los usuarios con los cuales podemos conectarnos utilizando los motores y otros medios de búsqueda online se podría comparar con la cumbre emergida de un enorme iceberg cuyo volumen se desarrolla en buena medida abajo del nivel del mar. Todo lo que se oculta en Internet, toma el nombre genérico de Deep Web, o sea Web profunda.

Pero ¿qué se esconde exactamente en la Deep Web y cuáles son los canales de acceso? Los expertos han dividido este enorme sector oculto de Internet en distintos niveles, según la dificultad de acceso y los recursos custodiados en cada uno de ellos. El Deep Web es el lugar de elección para todo tráfico prohibido y mercado negro: comercio de órganos y armas o material pedopornográfico son algunos de los productos. Es también el reino de los piratas informáticos que van en busca de informaciones personales para violar la seguridad de nuestros computadores. Según una investigación de 2012 de la Carniege Mellon University el solo mercado de las drogas en la Deep Web rodea los 22 millones de dólares.

deep web

Al nivel más superficial de la Deep Web se puede acceder a través de algunos software que es relativamente simple encontrar, como los que proporciona el sistema Tor (The Onion Reuter) https://www.torproject.org, gestionado por una asociación sin fines comerciales, que ofrece también algunos recursos para mantener el anonimato del usuario. Se calcula que los usuarios de Tor en 2013 hayan superado los 4 millones. Sin embargo los niveles más profundos tienen acceso restringido y obtener los software que proporcionan la posibilidad de acceso es una tarea que pocos pueden conseguir.

El desarrollo del Deep Web ha sido facilitado por la difusión de las monedas virtuales como el Bitcoin, que permiten realizar transacciones económicas sin dejar huella y sin que las distintas autoridades nacionales puedan remontar a vendedores y compradores de mercaderías ilegales.

Sin embargo, la Deep Web no está hecha simplemente por tráficos ilegales. En la Internet oculta se ubican también las redes privadas de organizaciones, gobiernos, grandes empresas, que constituyen un objetivo particularmente apetecible para los hackers. Además una parte del tráfico oculto no guarda relación con mercaderías sino con informaciones. Según una investigación desarrollada por Bit4Id http://www.bit4id.com/es/ denominada Artemis que examinó 25 mil páginas de la Deep Web, la información contenida en forum, blogs y portales ocultos se enfoca para el 28% en el hacking, para el 23% en el cyber crime, para el 17% en terrorismo y propaganda política y el 4% en pornografía y pedofilia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.