Inicio Actualidad Situación de la industria durante la crisis del Covid-19

Situación de la industria durante la crisis del Covid-19

La industria está pasando por el peor momento de su vida. Una de cada cinco empresas tuvo que reducir su actividad por falta de suministros tanto del extranjero como nacional, mientras el coronavirus mostraba un país incapaz de abastecer de material a su sistema sanitario como de transformar en productos la capacidad de sus investigadores.

El encierro o confinamiento ha causado un parón global de la actividad económica con motivo de la pandemia. Todo esto ha dejado en paños menores a la industria española y ha puesto sobre la mesa su debilidad, su escasa capacidad de maniobra y su dependencia al exterior, que sitúa al país ante el reto de afrontar su desarrollo y reconversión una vez pasado el covid-19.

El secretario de Política Industrial de UGT-FICA afirmaba hace unas semanas: “Sabíamos que tenemos una industria débil, pero la pandemia ha dejado claro que ni siquiera estamos preparados para fabricar lo que el mismo país necesitaba, y hemos tenido que salir a buscar materiales y productos al exterior.”

La pandemia ha sacado a la luz que con la externalización de producciones y suministros las cadenas se han paralizado, y que ha habido una ruptura de la cadena de valor.

Un informe del Banco de España muestra que casi el 30% de las industrias asocia el desplome de su actividad en las últimas semanas a las dificultades para disponer de suministros para sus cadenas productivas, algo que solo superan la suspensión de actividades por orden gubernamental (45%) y la disminución de la demanda (50%).

En el caso de las dificultades de suministro, la incidencia es mucho más mayor en las empresas industriales que en el resto, reflejando la interrupción de las cadenas de producción, tanto nacional como internacional, debido al cierre de actividades y problemas de transporte.

Cifras de la industria española

En España, la industria ocupa algo más de la séptima parte de los trabajadores. 2.37 millones de 19.96 según la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadísticas (NIE) respecto al cuarto trimestre del año pasado.

Esto equivale casi a uno de cada siete puestos de trabajo.

La Contabilidad Nacional de España, le atribuye una producción de 647.583 millones de euros. De ella el 85% es manufacturera (553.399) y sale una aportación al PIB de 172.618, desglosado más o menos de la siguiente manera: 80440 en sueldos y cotizaciones, 1013 en impuestos y 91095 en ganancias brutas.

Lo que quiere decir que se trata de un sector con una rentabilidad por debajo de la media estatal sobre la producción. Básicamente por su materia prima, elevados consumo de energía y maquinaria, pero con márgenes ligeramente superiores una vez el producto sale de la fábrica.

Se podría decir que prácticamente la mitad de esa aportación del sector industrial se le atribuye al sector automóvil, según la patronal CEOE con una facturación superior de los 100.000 millones de euros en 2018. Y especifica que algo más de un tercio de esa cifra procede de las empresas de otras ramas, en especial de las empresas del metal, pero no solo las que fabrican para los automóviles, sino también de empresas fabricantes de cuchillas entre otras.

Con datos del año 2017, el Instituto Nacional de Estadísticas reduce notablemente esa estimación al atribuir una aportación de sólo 11.786, menos de la mitad que la alimentación, aunque sin incluir en ella la relacionada desde otras ramas auxiliares.

¿Qué nos espera después del Covid-19?

Pues realmente sabemos que después del covid-19 existirá un antes y un después. Esta crisis sanitaria y económica global cambiará los procesos de trabajo de las compañías farmacéuticas, las colaboraciones entre la industria y la administración o los modelos de investigación a nivel global. Definitivamente no sabemos exactamente qué pasará, pero el Covid-19 dejará huella.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here