Inicio Administracion ¿Qué es la Teoría del Consumidor?

¿Qué es la Teoría del Consumidor?

teoría del consumidor

Seguramente todas las personas en algún momento se han encontrado en la posición de consumidor al satisfacer ciertas necesidades a través de la adquisición de algún bien o servicio, siendo esta práctica, en realidad, acción del día a día.

La acción de adquirir bienes o servicios, sin importar a cuál producto se haga referencia, siempre estará influenciada y determinada por ciertos factores, tales como la renta o la preferencia de cada consumidor.

Para esto, la microeconomía a través de la teoría del consumidor se ha encargado de identificar y analizar cuáles son los comportamientos y referencias que los agentes económicos dentro del papel de consumidores de bienes y servicios ejercen.

Conceptos de la teoría de consumidor

teoría del consumidor

Para comprender en su totalidad la teoría del consumidor se deben tener en cuenta una serie de términos que influyen en los análisis realizados sobre los comportamientos por parte de los agentes racionales que adquieren bienes y servicios. Entre los conceptos más relevantes se encuentran:

Preferencia

Al hablar de preferencia en términos de la teoría del consumidor se hace mención a la elección tomada por el consumidor entre las alternativas en la cesta de bienes y servicios.

Para lo cual, en dicha cesta de bienes y servicios, las alternativas incluidas, se estipulan a través de series numérica que indican cual es la cantidad de mercancía que se contienen.

Para que un agente racional o consumidor pueda delimitar su punto de mayor satisfacción, entonces, deberá en primer lugar organizar de acuerdo a sus preferencias los bienes disponibles en dicha cesta.

Curva de indiferencia

La curva de indiferencia es una gráfica en la cual se contienen los insumos de la cesta de bienes y servicios de los cuales registran ciertos grados de satisfacción o utilidad por parte del consumidor, en conjunto con la línea de restricción rentaría que identifica el punto óptimo de consumo.

Una de las bases de la teoría del consumidor son las preferencias regulares de los consumidores para alcanzar un equilibrio. Para lo cual la curva de indiferencia debe cumplir ciertos requisitos, tales como:

  • Sera de mayor preferencia aquella curva incorporada en el grafico que se encuentre más alejada del origen.
  • La curva de indiferencia debe ser decreciente, es decir, que su pendiente sea negativa.
  • Dentro del grafico pueden encontrarse más de una curva, las cuales no se deben cruzar, debido al carácter transitivo de las preferencias del consumidor.
  • Las curvas deben ser convexas en dirección al origen, debido a que mientras menos se dispone de un producto más valorado es.

 

Función de utilidad

Fija un valor a cada cesta de bienes, en relación con las preferencias por parte del agente racional o consumidor. Por lo cual, en caso de que la cesta X sea predilecta sobre la cesta Y, entonces, se le asignaría un valor mayor a la cesta X.

Permitiendo registrar de esta manera toda aquella información sobre las preferencias del consumidor, y así pudiendo representarlas a través de la curva de indiferencia.

Restricción presupuestaria

A pesar de las preferencias del consumidor que se tienen en cuenta, también, posee en todo momento una restricción presupuestaria, que delimita los bienes y servicios que se pueden adquirir, de acuerdo a los ingresos totales.

Por lo cual, no se podrán adquirir cantidades ilimitadas de productos, debido a que no se posee cantidad ilimitada de ingresos para invertir en ellos sin acudir a créditos o recursos externos, que alejarían la transacción del punto óptimo de satisfacción máxima.

Equilibrio del consumidor

Es un hecho que los consumidores tienen a disposición gran variedad de alternativas en la cesta de bienes y servicios que pueden seleccionar.

Por lo cual en el análisis del comportamiento económico se utiliza el concepto de equilibrio del consumidor para calcular y registrar el punto óptimo en el cual se logra identificar la utilidad máxima de un bien o servicio para un consumidor en relación a la restricción presupuestaria que posea el mismo, además de las preferencias y los costos que se manejan en el mercado.

Teoría del consumidor

La teoría del consumidor expone que los consumidores tienen la capacidad de decidir cómo establecer sus ingresos o rentas de acuerdo a sus preferencias para la compra de bienes o servicios con el fin de alcanzar el mayor grado de satisfacción posible.

Para comprender qué es la teoría del consumidor, en primer lugar, hay que partir desde el supuesto de que existe un agente racional, es decir un consumidor que en todo sentido maneja la información disponible y así la utiliza a su beneficio.

Los agentes racionales que se mencionan, se enfrentan al constante problema de verse en la necesidad de maximizar su tasa de satisfacción o utilidad en cada momento, para lo cual construyen funciones de utilidad con el fin de poder enfrentar dicho problema de manera formal.

Por esto, se consideran a los agentes racionales como conocedores de ciertas áreas que les permiten a través de operaciones matemáticas construir la función de utilidad, para lo cual hacen uso de la conocida curva de indiferencia. En consiguiente, el agente ordena las dotaciones a las cuales tiene acceso y selecciona la cantidad que desea consumir.

Es decir, que al poseer dos dotaciones podría identificar el consumo mayor y menor, teniendo en cuanta la función de utilidad, , con la cual maximiza sus bienes disponibles en consideración con su restricción presupuestaria.

En conjunto, considerando estos dos factores, se encontraría el punto óptimo en el momento que se intercedieran tanto la restricción presupuestaria como la curva de indiferencia en el grado de utilidad. Garantizando así la satisfacción máxima racional posible dentro de la renta neta disponible por parte del consumidor, es decir el equilibrio.

En caso de que el consumidor deseara incrementar el grado de satisfacción, entonces, necesitaría incrementar en conjunto la renta recurriendo a beneficios externos, ya no pudiendo considerarse esto como óptimo, y si en caso contrario disminuyera el grado de utilidad para disminuir el gasto de la renta, entonces, se consideraría como sub-optimo.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here