Dirección en la Administración (definición, principios etapas e importancia)

La dirección empresarial es una de las etapas fundamentales del proceso administrativo, donde se aplica el conocimiento adquirido y la toma de decisiones adecuada. Se trata de un procedimiento de gran responsabilidad, que mayormente los gerentes y otras autoridades de liderazgo llevan a cabo dentro de la empresa.

Su objetivo principal es garantizar que las metas trazadas, se puedan cumplir, lo que significa que se tengan que enfrentar a diversos imprevistos, corregir lo que sea necesario y tomar las decisiones estratégicas correspondientes para el buen funcionamiento de la empresa.

Principios de la dirección de la administración

El procedimiento de la dirección administrativa, se sostiene en base a diferentes principios importantes como los siguientes:

  • Coordinación de intereses o armonía del objetivo: La eficiencia de la dirección se determina en los logros de los objetivos de la empresa.
  • Impersonalidad de mando: Esta sucede cuando la autoridad y el mando surge de las necesidades de la empresa para obtener los resultados deseados.
  • Supervisión directa: Se basa en el apoyo y la comunicación que tienen que facilitar el director a sus empleados durante el desarrollo de los planes y de esa forma sea más fácil ejecutarlos.
  • Vía jerárquica: Solicita el apoyo y la comunicación que el directivo debe proporcionar a sus empleados para una buena gestión.
  • Resolución de conflictos: Se refiere a la necesidad de resolución de problemas que se presentan durante el desarrollo del proceso administrativo.

Clasificación de la dirección de la administración

Existen diferentes tipos relacionados con esta dirección, los cuales se relacionan con el liderazgo y deben ser orientados y considerados, entre ellos se encuentran:

Dirección autocrática

Se trata de la autoridad que impone sus propias normas y decisiones sin hacer ningún tipo de consulta a sus empleados, lo que trae como consecuencia un ambiente laboral tenso y dictatorial, donde la inseguridad y la disciplina van de la mano.

Dirección paternalista

Se refiere a la flexibilidad de la dirección autocrática, donde los cargos jerárquicos se involucran en las actividades y vida personal de sus empleados. Este sistema es aplicado específicamente en las empresas donde se encuentra un personal en formación.

Dirección Laissez – faire

Es un modelo de dirección que puede llegar a intervenir poco en el desempeño de sus empleados, donde se les permite un alto nivel de autonomía y decisión, lo que pudiera ser una gran iniciativa para ellos o por el contrario conducirlos a un trabajo desordenado.

Dirección democrática

Se basa en los principios de la igualdad de oportunidades y de la consulta general para la toma de decisiones, sin tener que sacrificar el desarrollo de la estructura jerárquica de la empresa. Esta es una de las direcciones que obtiene los mejores resultados en las grandes empresas.

Etapas de la dirección de la administración

De manera general, este tipo de dirección se puede esquematizar de la siguiente forma:

Toma de decisiones

Si se presenta cualquier tipo de improviso o alguna situación que rete a la organización, se impone a la necesidad de una toma de decisiones eficiente que a su vez pasa por las siguientes etapas:

  • Definir el problema: Comprender la situación, el surgimiento de los retos y los objetivos que se persiguen, pueden llegar a brindar una orientación para abordar el problema con eficiencia.
  • Evaluar las alternativas: Los problemas se pueden abordar de distintas maneras y se pueden enfrentar o resolverse de formas diferentes. A pesar de esto previamente, se deben revisar todas las opciones antes de que se tome una decisión.
  • Tomar una decisión: Se deben destacar opciones y aplicarse de forma específica, teniendo en cuenta las posibles consecuencias que se puedan presentar y la anticipación de previsiones.

Integración

Esta etapa indica los elementos disponibles y los recursos que se necesitan para llevar a cabo las decisiones correctas por medio de diferentes estrategias como:

  • Reclutamiento: Aumentar y reemplazar el capital humano con el personal necesario para ejecutar las actividades, conlleva a la toma de decisiones.
  • Capacitación: Ofrecer los elementos conceptuales, teóricos y prácticos al personal, permite que se tomen decisiones adecuadas.
  • Renovación: La adquisición de nuevos equipos, materiales y herramientas, facilita la toma de decisiones.

Motivación

La moral del equipo y el buen espíritu empresarial, también son muy importantes para alcanzar los objetivos y ejecutar la planificación decidida, eso significa que la dirección debe realizar una revisión del desarrollo motivacional de la empresa y poner en práctica nuevas estrategias, fortalecer las existentes y eliminar las que son contraproducentes.

Comunicación

La motivación se relaciona directamente con la comunicación de forma tanto interna como externa, es necesario que siempre esté en concordancia con las decisiones tomadas inicialmente, de tal forma que cada uno de los segmentos de la empresa sepan lo que deben esperar de ella y a su vez los clientes tengan conocimiento de los posibles cambios que pudiera presentar la empresa.

Liderazgo y supervisión

Únicamente no se deben tomar decisiones y tener la seguridad de implementarlas adecuadamente, es importante que se mantenga un canal abierto de retroalimentación y control que facilite la eficiencia de los posibles cambios, identifique los problemas y perciba las oportunidades proporcionadas de los cambios, que le genere a la dirección toda la información que necesita para que siempre pueda tomar las mejores y acertadas decisiones.

Importancia de la dirección de la administración

La dirección es de gran vitalidad para el funcionamiento administrativo adecuado. Esta se ocupa de llevar a cabo los lineamientos de forma correspondiente y de esa forma obtener el mejor desempeño de la estructura organizacional.

Una dirección eficiente, es la clave de la previsión y la anticipación empresarial y además es el estímulo del capital humano, por medio de una comunicación eficaz con una conducción sensata alejada de los diferentes defectos humanos.

Una buena dirección administrativa, comprende el procedimiento administrativo jerárquico y organizado, que está capacitado para desarrollar los cambios correspondientes que permitan el cumplimiento de sus objetivos, lo que significa que cualquier proceso administrativo carente de dirección es propenso al desorden y a la desintegración.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.