Ambiente laboral, clave para el desarrollo de las labores

El ambiente laboral es un elemento muy transcendental en el día a día de la empresa, pese a que es difícil determinar o precisar las características que lo propician. Sin embrago se ha demostrado que este influye notablemente en la productividad y en la vida personal de los empleados.

Si bien se ha demostrado que en el salario y los beneficios son altamente motivadores para el empleado, un ambiente favorable ha sido considerado como el factor más determinante para mantenerse en un empleo.

Está claro que el ambiente de trabajo es determinante en las relaciones laborales, pero ¿qué o quienes definen el ambiente laboral?

Desde el punto de vista del empleado, el ambiente laboral es el conjunto de contextos que contribuyen a lograr la satisfacción o comodidad en el trabajo. Desde el punto de vista de la empresa, es aquellos elementos que hacen que el trabajador sea más productivo.

Un ambiente laboral desfavorable puede causar un bajo rendimiento de los empleados, lo cual económicamente es perjudicial para la empresa. Por el contrario, un ambiente laboral bueno beneficia el crecimiento de la empresa.

Factores que influyen en el ambiente laboral

El ambiente que se conforma en la empresa es un asunto complejo, en el que influyen elementos como:

  • Estructurales: Se refiere a la estructura formal de la empresa, al estilo de dirección y tamaño de la organización, entre otros.
  • Ambiente social: Tipo de relaciones creadas entre los trabajadores, el compañerismo, conflictos y la comunicación, etc.
  • Personales: Se refiere al individuo, sus actitudes, expectativas, necesidades y motivaciones, etc.
  • Comportamiento organizacional: Se trata por ejemplo la productividad, rotación de empleados, tensiones y satisfacción laboral, etc.

Tipos de ambiente laboral

Autoritario

Se manifiesta en empresas donde la dirección no tiene la suficiente confianza en los empleados, por lo que la mayor parte de las decisiones son tomadas en la cima de la organización, sin oír a los trabajadores. Se caracteriza además por la escasa interacción entre los jefes y los subordinados.

Paternalista

Se presenta en empresa donde existe cierta confianza y cordialidad entre los distintos niveles jerárquicos de la empresa, pero falta una comunicación verdadera entre la dirección, las líneas medias y los empleados.

Se caracteriza por tener estructuras muy rígidas, con escasas posibilidades de promoción y falta de identificación de los empleados con la misión, filosofía y objetivos de la empresa.

Consultivo

Se encuentra en empresas donde la dirección tiene confianza suficiente en sus empleados, por lo que delegan cierto nivel de autonomía en cuestiones menores, aunque las decisiones importantes son tomadas por la alta estructura jerárquica.

Se caracteriza por la existencia de dinamismo y proactividad en las acciones y por tener un nivel de comunicación aceptable en todos los ámbitos.

Participativo

Se manifiesta en empresas donde existe plena confianza en los empleados, es el sistema ideal que debería adoptar cualquier empresa como modelo. La mayoría de las decisiones se realizan en consenso, la comunicación es muy buena y los empleados se identifican armónicamente con la empresa y sus objetivos.

Se caracteriza por la alta motivación en los empleados, quienes tienen la oportunidad de progresar profesional y personalmente.

Concejos para mejorar el ambiente laboral

1. Conocer la opinión del empleado sobre el ambiente laboral de la empresa.

Realizar una encuesta puede servir para obtener información valiosa de la falla y fortaleza del clima laboral, permitiendo además medir la eficacia de las acciones del líder y el grado de satisfacción de los colaboradores.

Cuando ya se tengan esos datos, es necesario establecer un plan de mejora y llevarlo a cabo.  Esencialmente la medición de debe repetir el año siguiente para conocer los avances alcanzados y la efectividad de los cambios realizados.

2. Mantener motivado al equipo de trabajo.

La motivación no siempre debe ser monetaria, es importante entregarle responsabilidad, autonomía, esto ayudara a que se sientan valorados o piezas importantes en el logro de los objetivos de la empresa.

3. Evitar el exceso de control.

El control lleva a que las tareas se tarden o hasta paralicen por falta de autorización por parte del jefe, por lo que podrían presentarse problemas en alguna ausencia del mismo, ocasionando pérdidas importantes por decisiones no tomadas a tiempo.

4. Mantener una comunicación directa, clara y asertiva.

Se deben usar los medios necesarios para mantenerte comunicación con las diferentes áreas de trabajo, asegurándose que se han entendido las metas a conseguir, las tareas a realizar y las instrucciones a seguir.

Es importante evitar el uso de comunicados que parecieran agresivos, impositivos, que de inmediato ponen en riesgo la armonía en el ambiente laboral.

Al realizar cambios se debe notificar, se pone fecha de inicio y se debe conceder tiempo para la adaptación al cambio.

5. Evitar el favoritismo.

Ser líder es una tarea algo complicada, es posible que se sienta mayor identificación con algunos trabajadores por determinadas razones, pero muy a pesar de ello es importante que nunca se muestre favoritismo, todos los trabajadores deben ser tratados con igualdad de condiciones, respeto y tolerancia.

La evaluación del trabajador debe ser objetiva y normalmente basada en los resultados aportados en su trabajo.

El favoritismo es un factor altamente negativo en el ambiente laboral, desalientan la competencia sana entre los trabajadores de la organización, las personas renegadas pierden el interés en el compromiso con la empresa.

6. Facilitar las condiciones adecuadas para el trabajo.

Para que los trabajadores rindan, y alcancen todo su potencial, deben tener las condiciones adecuadas. Es necesario que se le proporcione la formación técnica y las herramientas necesarias, brindar comodidad en su entorno laboral, valorar su desempeño y sobre todo, que las relaciones con sus jefes y demás compañeros sean cordiales y basadas en la confianza y el respeto mutuo.

7. Evitar la discriminación.

Es sumamente importante que en ambiente de trabajo no surja discriminación alguna, ni de sexo, ni de raza o color, ni por creencia religiosa o política. Es importante la igualdad de trato y respeto a las características, rasgos o creencias de todos y cada uno de los trabajadores. Las burlas, acosos, pueden ser considerados fallas graves en la conducta de cualquier trabajador y los jefes siempre deben dar el buen ejemplo.

Términos de búsqueda principales:
  • factores de comodidad en el ambiente laboral

Ingeniero Civil Industrial con experiencia en empresas multinacionales. Me gusta la redacción de artículos de liderazgo, administración de empresas y estrategia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here