El Cuadro de Mando Integral

El Cuadro de Mando Integral – Balanced Scorecard

El concepto de Cuadro de Mando Integral – CMI (Balanced Scorecard – BSC) fue presentado en el número de enero/febrero de 1992 de la revista Harvard Business Review, con base en un trabajo realizado para una empresa de semiconductores. Sus autores, Robert Kaplan y David Norton, plantean que el CMI es un sistema de administración o sistema administrativo (management system), que va más allá de la perspectiva financiera con la que los gerentes acostumbran evaluar la marcha de una empresa.

El Cuadro de Mando Integral  es herramienta que permite traducir la Visión de la Organización, expresada a través de su estrategia, en términos y objetivos específicos para su difusión a todos los niveles, estableciendo un sistema de medición del logro de dichos objetivos. (Kaplan y Norton ).
En terminos sencillos el Cuadro de Mando Integral es una serie de indicadores de relevancia para el negocio, que permiten al alto mando de la empresa tener una vision clara de la situacion de esta. Cuando las empresas no tienen una gestion integrada casi siempre viven el dia a dia y actuan en base a la intuicion de la direccion. El Cuadro de Mando Integral se desarrollo precisamente para evitar este tipo de situaciones.
El Cuadro de Mando de mando integral combina indicadores fiancieros y no financieros (pertenecientes a la cadena de valor), indicadores que hacen un estricto seguimiento de la estrategia propuesta de la empresa.

Imagen del Cuadro de Mando Integral

Como podemos observar en la imagen de arriba, el Cuadro de Mando de Interal desarrolla objetivos estrategicos que ayudaran a la empresa a guiar su ruta de trabajo. Estos objetivos se analizan desde 4 perspectivas:
  • Perspectiva Financiera: ¿Cómo nos vemos a los ojos de los accionistas?
  • Perspectiva de los clientes: ¿Cómo nos ven los clientes?
  • Perspectiva de los procesos interno: ¿En que debemos sobresalir?
  • Perspectiva Aprendizaje y Crecimiento: ¿Podemos continuar mejorando y creando valor?

Perspectiva Financiera

Los objetivos financieros en la fase de crecimiento enfatizarán el crecimiento de las ventas en nuevos mercados y a nuevos clientes y procedentes de nuevos productos y servicios manteniendo unos niveles de gastos adecuados para el desarrollo de los productos y de los procesos, los sistemas, las capacidades de los empleados y el establecimiento de nuevos canales de marketing, ventas y distribución.

Los objetivos en la fase de equilibrio pondrán énfasis en los indicadores financieros tradicionales, los beneficios de explotación y el margen bruto. Los proyectos de inversión serán evaluados por medio de análisis estándar de las inversiones. Algunas empresas utilizarán indicadores financieros más nuevos, como el valor económico agregado. Todas estas medidas representan el objetivo financiero clásico: obtener buenos rendimientos sobre el capital aportado.

Perspectiva de los clientes

Las empresas identifican los segmentos del cliente y de mercado en que han elegido competir. Estos segmentos representan las fuentes que proporcionarán el componente de ingreso de los objetivos financieros.

La perspectiva del cliente permite que las empresas equiparen sus indicadores clave sobre los clientes (satisfacción, retención, adquisición y rentabilidad) con los segmentos del mercado y clientes seleccionados. También les permite identificar y medir en forma explícita las propuestas de valor añadido que entregarán a los segmentos de  clientes y de mercados seleccionados.

Perspectiva de los procesos interno

Para esta perspectiva, se identifican los procesos más críticos a la hora de conseguir los objetivos del empresario y clientes. Las empresas desarrollan sus objetivos e indicadores desde esta perspectiva después de haber desarrollado los objetivos e indicadores para la perspectiva financiera y del cliente.

Analiza la adecuación de los procesos internos de la empresa de cara a la obtención de la satisfacción del cliente y conseguir altos niveles de rendimiento financiero. Para alcanzar este objetivo se propone un análisis de los procesos internos desde una perspectiva de negocio y una predeterminación de los procesos clave a través de la cadena de valor.

Perspectiva Aprendizaje y Crecimiento

El modelo plantea los valores de este bloque como el conjunto de guías del resto de las perspectivas. Estos inductores constituyen el conjunto de activos que dotan a la organización de la habilidad para mejorar y aprender. Se critica la visión de la contabilidad tradicional, que considera la formación como un gasto, no como una inversión.

El Cuadro de Mando Integral recalca la importancia de invertir para el futuro, y no solo en las áreas tradicionales de inversión, como los nuevos equipos y la investigación y desarrollo de productos nuevos. Las organizaciones deben invertir en su infraestructura , es decir, personal, sistemas y procedimientos si es que quiere alcanzar unos objetivos de crecimiento financiero a largo plazo.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.