Fondo de Maniobra

El fondo de maniobra se conoce también dentro de los términos económicos y financieros como capital de trabajo, y es esencial en toda empresa para realizar las actividades y operaciones necesarias para cubrir todo lo referente a insumos, materiales y cualquier cosa necesaria en la producción. Este fondo es vital para que la empresa pueda mantenerse en un equilibrio patrimonial.

Para conocer los elementos que lo conforman y una definición más detallada de este término continúa leyendo.

¿Qué es el fondo de maniobra?

Para definirlo de forma concreta podríamos decir que es la diferencia entre activos corrientes y pasivos corrientes. Los activos corrientes son aquellos que están formados por la tesorería, los cobros a corto plazo y de forma general todos aquellos activos considerados activos líquidos y los pasivos corrientes serían los pagos a corto plazo, es decir todo aquellos que se debe pagar antes de un año.

¿Por qué es importante un fondo de maniobra positivo?

Teniendo en cuenta el concepto es lógico asumir que el buen funcionamiento de una empresa está estrechamente relacionado a tener un capital de trabajo positivo, ya que mientras mayor sea su capital de trabajo, tendrá mucha más liquidez y cuando ocurre lo opuesto, es decir, cuando el fondo de maniobras de una empresa es negativo, no contará con los recursos necesarios para atender y pagar las deudas más inmediatas lo que puede traer problemas en las operaciones y en la producción.

Sin embargo, no todo es blanco o negro, y bajo algunas circunstancias particulares y aun teniendo un fondo de maniobras positivo una empresa pudiera tener problemas de liquidez. Esto ocurre a menudo con créditos a cortos plazo o algunos productos en existencia de los que no se está seguro que podrán venderse y lo mismo ocurre con la tesorería que debe usarse para alguna cuestión imprevista.

Fondo de Maniobra

Fondo de maniobras negativos

Tal como los casos expuestos más atrás, también puede darse algún caso en el que el fondo de maniobras negativo no sea realmente el reflejo de una mala gestión o problemas de liquidez. Esto ocurre a menudo en grandes empresas con capacidad de distribución en las que las ventas son realizadas al contado y al mismo tiempo los plazos de pago con los proveedores pueden ser mucho más largos o flexibles. Por esta razón, aunque puedan tener un fondo de maniobra negativo en algún punto, al manejar gran cantidad de efectivo no tendrán problemas de liquidez.

Fórmula para calcular el capital de trabajo

La forma de calcular el capital de trabajo está relacionada con la razón corriente, que se obtiene de dividir el activo corriente entre el pasivo corriente, lo ideal es que la relación entre ambos sea de 1:1 esto se traduciría a que por cada centavo de la empresa debe un centavo.

  • Activos corrientes – Pasivos corrientes = Capital de trabajo
  • Capital de trabajo = Activos corrientes – Pasivos corrientes.

Fondo de maniobras y su relación con el flujo de caja

Una de las principales características o funciones del capital de trabajo está en su relación directa con el nivel de flujo de caja. Este flujo de caja es generalmente llamado efectivo y es lo que aumentará o mantendrá el nivel del fondo de maniobras.

Mientras una empresa pueda producir más gastando menos recursos o utilizando menos activos también tiene un efecto sobre la capacidad de crear un buen fondo de maniobras. Aquí podemos ver la importancia del efectivo ya que con él la empresa genera los recursos para manejar y operar la producción de la empresa.

Generar recursos de forma eficiente va a garantizar que la empresa pueda proyectarse para futuras inversiones y asumir compromisos actuales sin tener que recurrir a terceros o socios para hacerlo. La importancia de la fluidez en caja como mencionamos debe ser suficiente para distribuir utilidades a los socios, reemplazar o reponer algún activo cuando sea necesario.

Fondo de maniobra operativo

Este es un concepto un poco más profundo y es un poco más complejo que la definición que ya presentamos, ya que para su realización solo se toma en cuenta los activos que intervienen para generar recursos. El efectivo en una empresa debe tener un propósito y no puede simplemente tenerse de forma ociosa.

Para obtener la cantidad de capital de trabajo operativo es necesario sumar inventarios y cartera y restarle las cuentas por pagar. Esto puede darte la oportunidad de comprender el funcionamiento de la empresa ya que, por un lado, la empresa compra a crédito el inventario lo que genera cuentas por pagar, luego vende dichos productos o inventario y esto da origen a la cartera y estos son los 3 pilares fundamentales de cualquier empresa.

Una relación eficiente en la interacción de estos tres elementos es lo que garantiza un buen capital de trabajo, es necesario que las políticas de la empresa con respecto a ellos sean claras, por un lado, al momento de producir el inventario debe ser solo el necesario para garantizar que la producción no se detenga.

La cartera debe ser eficaz en los cobros y en los plazos que se le se dan a los clientes para cumplir con un determinado pago. Para ello lo principal es tener en cuenta las necesidades de la empresa a nivel financiero y los costos por tener recursos que no están generando ningún tipo de rentabilidad y en caso de que se necesite ofrecer un rendimiento se puede proponer un financiamiento que ofrezca un mayor rendimiento con respecto al costo financiero que pueden generar estos recursos.

De igual forma es importante tener las cuentas por pagar bien administradas y manejarlas de forma ordenada, para que no se acumulen. Respecto a esto debes tener en cuenta la financiación y los plazos, los cuales son vitales en lo que respecta a las cuentas por pagar.

La cartera y las cuentas por pagar deben estar en armonía y no deben tener, por ejemplo, plazos por pagar a 60 días y la cartera a 90 ya que esto podría traer algunos inconvenientes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.