Motivación Extrínseca

La motivación es el ímpetu que impulsa a los individuos a llevar a cabo cualquier actividad, a iniciar y mantener proyectos, alcanzar metas, luchar por sueños, en fin, lo que sea que se proponga.

Esta puede ser motivación intrínseca o motivación extrínseca y actúa a nivel personal y profesional en el momento en que una persona se apoya en diversos factores para conseguir sus objetivos.

¿Qué es la motivación extrínseca?

La motivación extrínseca es el tipo de motivación externa, es decir, los motivos que impulsan a un individuo a realizar una determinada actividad están ubicados fuera de la manipulación del mismo.

Estos incentivos pueden ser positivos y/o negativos y se encuentran sujetos a contingencias que están fuera del control del individuo, en otras palabras, se concibe la motivación extrínseca, como aquellas recompensas, premios o castigos que se obtienen al realizar una determinada tarea.

Por ejemplo, de motivación externa están los salarios que los trabajadores reciben a cambio de realizar su trabajo, los bonos otorgados por metas de ventas, recompensas que algunos padres dan a sus hijos a cambio de un excelente rendimiento académico. No todos los elementos de motivación son materiales, otro tipo de motivación extrínseca son los halagos y el reconocimiento por una buena labor.

Tipos de motivación extrínseca

·         Motivación positiva

Es el tipo de motivación que ínsita a la persona a iniciar y mantener una actividad con el propósito de conseguir alguna recompensa, bien sea económica, un premio o el reconocimiento.

·         Motivación negativa

Es el tipo de motivación, en el cual las personas se ven movidas a hacer una actividad con el propósito de evitar una consecuencia desagradable, tratándose de algún castigo, por ejemplo, una infracción o multa cuando te pasas una luz roja, un memorándum cuando llegas tarde al trabajo.

Diferencias entre motivación intrínseca y extrínseca

  • La motivación extrínseca tiene su origen en factores externos a la persona, mientras que la intrínseca emanada de la misma persona que lleva a cabo la actividad.
  • La motivación extrínseca esta movida por el interés, la presión, la necesidad de recibir alguna gratificación, premio, reconocimiento o apoyo social. Mientras que la intrínseca se mueve por factores como la satisfacción, la autoestima, la autorrealización o necesidades internas.

Es importante asimismo que estas dos formas de motivación aparezcan unidas y puedan ser utilizadas en los diferentes ámbitos donde la persona tenga que llevar a cabo una actividad, tarea o conducta con un fin profesional, productivo o personal, ya que algunas de las recompensas que vienen tanto del exterior como del interior pueden actuar como reforzadores de la conducta.

Motivación extrínseca laboral

Expertos en el tema y grandes líderes expresan que la motivación laboral no debe enfocarse únicamente en una recompensa económica, ya que esto no asegura, ni mejora la productividad, es más, aseguran que al paso de cierto tiempo puede llegar a perjudicarla.

Esto se debe a que si la única motivación del empleado es económica, verán el trabajo como algo ajeno que les proporciona sustento, mas no lo van a percibir como una realización personal, no alcanzaran a asentir logro, ni sentirse identificados con su labor.

Por lo tanto, es importante crear un programa de incentivos basado en comisiones, recompensas y además otros elementos que le den valor al trabajador como tal, por ejemplo:

  • Oportunidades de crecimiento y promoción laboral.
  • Reconocimiento de cada logro alcanzado.
  • Proporcionarle un sentimiento de valor y afectivo por parte la empresa.
  • Suministrarle un ambiente adecuado, sano, con todos los medios para trabajar autónomamente y con calidad.
  • Aceptación de ideas, fomentar la participación del empleado en todos los ámbitos del trabajo.
  • Realización de cursos y talleres que ayuden al crecimiento profesional y personal del trabajador.

Factores relacionados a la motivación extrínseca laboral

La motivación extrínseca proviene de distintos estímulos ocurridos en el entorno alrededor de los trabajadores, los cuales pueden llegar a influir en ellos de manera positiva o negativa. Estos pueden ser:

  • El clima laboral, el ambiente de trabajo, el respeto que exista o no entre los distintos trabajadores profesionales, técnicos u obrero.
  • La comunicación adecuada con los superiores directos y la dirección.
  • La salud y seguridad laboral, el empleado debe sentirse cómodo, protegido, sentí que la empresa vela por su bienestar.
  • Una política adecuada de incentivos económicos y de realización personal.

Conclusión

Para finalizar, vale la pena mencionar que en casos donde la motivación únicamente es extrínseca, terminan con una disminución del rendimiento, por lo que es importante considerar que la motivación extrínseca no es ideal en proyectos largos y es conveniente apoyarla de incentivos internos, ya que la motivación interior puede conservar e impulsar el ánimo por más tiempo.

En algunos casos las distinciones externas apartan a las personas de la motivación intrínseca, es importante mantener la motivación interna para que una actividad que inicia por placer no acabe como una obligación.

El mejor trabajo es aquel que se lleva a cabo por pasión y nunca por obligación.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.