Obsolescencia (qué es, cómo se genera, obsolescencia programada)

La palabra obsolescencia emana del latín, “obsolescens”, que se traduce como “algo pasa a desuso o ha dejado de usarse”.

El termino como tal hace referencia a la cualidad de obsolescente, el adjetivo hace evocación a un objeto que está obsoleto, antiguo o viejo y por lo tanto cae en inutilidad.

¿Qué es la obsolescencia?

La obsolescencia es el estado o condición en el cual se encuentra un bien cuando ya ha cumplido con determinada vigencia, es decir su tiempo programado para funcionamiento ha vencido o caducado.

Dicho concepto es utilizado en el ambiente económico refiriéndose a la reducción en la vida útil de un determinado bien de consumo, como consecuencia de los avances tecnológicos o a cambios económicos.

Según la RAE, el término obsolescencia, es usado independientemente y hace referencia a algo inadecuado a las circunstancias, necesidades o moda actuales. Por otro lado, al hablar de obsolescencia programada se introducen talantes que no son del todo positivos.

Cómo se genera la obsolescencia

Existen varios factores que pueden generar la obsolescencia de un bien, ya sea un dispositivo, electrónico, una máquina, un artefacto, un auto, etc. La razón más usual de la obsolescencia es el desarrollo de elementos nuevos con un funcionamiento superior, lo que lleva al consumidor a inclinarse hacia estas innovaciones y dejar de lado los que utilizaban hasta entonces.

Otra razón de la obsolescencia es la imposibilidad para conseguir repuestos, especialmente en automóviles y artefactos electrónicos.  Esta falta de repuestos se debe al encarecimiento de la producción por tratarse de series cortas.

Por otro lado, el desarrollo mismo de la población y de las actividades de investigación han permitido fabricar bienes con capacidades superiores y a la vez mejorado los procesos productivos, haciéndolos más breves y eficientes.

La muestra de ello, la constituyen los equipos informáticos, los cuales han multiplicado su potencia y funcionabilidad en solo meses. En el mercado tecnológico, las nuevas tecnologías dejan a un producto obsoleto en asistencia del siguiente, por ejemplo, el telégrafo y el teléfono, la regla de cálculo y la calculadora electrónica, los cassette y discos de acetato a los Cd´s, la máquina de escribir a las computadoras, entre muchos ejemplos más.

También vale la pena mencionarse el caso de los fármacos o medicamentos los cuales tienen un uso según el tiempo de acción de sus compuestos, lo que expone el medicamento en su fecha de caducidad.

Obsolescencia como estrategia del fabricante

La obsolescencia puede ser provocada por los fabricantes de los productos como parte de una estrategia comercial, en este sentido existen tres tipos de obsolescencia que están relacionados a la estrategia del fabricante, estas son:

Obsolescencia planificada

Esta se da cuando la empresa a la hora de fabricar un producto, estudia el tiempo previsto para que el mismo desmejore su funcionamiento o pase a funcionar incorrectamente, necesitando reparaciones o la sustitución por parte del consumidor, sin que el mismo pierda la confianza en la marca. Esta fecha de obsolescencia en su fabricación se utiliza para promover la compra de un modelo nuevo.

Obsolescencia percibida

Seda cuando se crea un producto con determinado aspecto y tiempo después se vende el mismo producto con un nuevo diseño, esto es evidente en la vestimenta, un año la moda son los colores claros y al año siguiente los tonos oscuros, haciendo que el consumidor se motive a seguir la moda y cambie su ropa aun estando perfectamente útil la que estaba usando.

Obsolescencia de especulación

Se da cuando las empresas comercializan productos incompletos, de menor calidad, de menor beneficio a un precio bajo con el propósito de meterse en el mercado, ofreciendo a continuación un nuevo producto mejorado, el cual pudo comercializar desde un principio. Esta estrategia genera una ventaja añadida como la falsa idea de una empresa innovadora y dinámica.

¿Cuál es el objetivo de estos tipos de obsolescencia?

El principal objetivo de esos tipos de obsolescencia es hacer y garantizar que los consumidores compren los productos en ocasiones múltiples, más no una única vez. Incrementando de esta forma la demanda y por ende las ventas y las ganancias.

Realmente este tema de las obsolescencias planeadas por los fabricantes, ha generado una gran polémica, considerado algo generalizado e incluso una práctica poco ética por parte de las empresas. En el otro extremo aseguran que es necesaria para garantizar la existencia de fuentes de trabajo y la evolución tecnológica.

Para finalizar basta decir que hoy día vivimos en un mundo movido por la moda y la tecnología, la gran mayoría de la población del mundo se ha auto saboteado con la idea de seguir la tendencia de lo que se usa y no, lo más nuevo, lo más actual y moderno, no podemos simplemente decir que la obsolescencia es creada por las empresas como parte de sus estrategias, cuando la cultura misma, las sociedades nos han llevado a seguir modas absurdas y comportamientos que rayan en lo ridículo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.