Bienes Complementarios y Sustitutos (Conceptos y Ejemplos)

Según el comportamiento de los consumidores ante la variación de ciertas variables económicas en el mercado, como el precio o la disponibilidad de un producto, estos pueden ser clasificados como bienes complementarios y sustitutos.

Concepto de Bienes Complementarios

Los bienes complementarios, o servicios complementarios, son aquellos que se utilizan de forma conjunta, es decir, productos que se complementan para satisfacer las necesidades de los consumidores.

Esta característica hace que comprar uno de ellos, generalmente provoca la compra del otro, dicho de otra manera, cuando la demanda de un producto aumenta, también se incrementará la demanda del bien que lo complemente.

En algunos casos la complementariedad de algunos bienes puede pasar desapercibida, pues parece que se tratara de un solo producto, tal es el caso del café con leche o el café con azúcar.

Esta característica destaca en el comportamiento del mercado de la siguiente forma:

bienes complementarios

  • El aumento del consumo de un bien incrementa la compra de su complementario.
  • La disminución en el consumo de uno reduce también la del otro.
  • Al disminuir la cantidad de un producto en el mercado, también suele disminuir la presencia de su producto complementario.
  • Igualmente, el aumento en la cantidad de un bien, influye en el aumento de la cantidad del otro.

Así se puede afirmar que el consumo de un bien será similar a la tendencia que tenga su bien complementario.

Ejemplos de Bienes Complementarios

Algunos ejemplos de complementariedad entre productos son:

  • Formatos de música disponibles con sus respectivos reproductores.
  • Café y azúcar.
  • Ordenadores y software.
  • Calzado, siempre se venderá el zapato izquierdo con el zapato derecho.
  • Cigarros y encendedores.
  • Impresoras multifuncionales y tóner.
  • Teléfonos celulares, sus correspondientes baterías y accesorios.

En todos estos casos el aumento o disminución del precio o disponibilidad de uno, influirá en el mayor o menor precio u oferta en el mercado del otro.

Concepto de Bienes Sustitutos

En este caso los productos son uno opción alterna del otro, es decir que ante la ausencia o mayor precio de un bien, puede ser sustituido por otro que hará una función similar.

Ambos tienen la capacidad de satisfacer una necesidad de forma similar, el consumidor puede utilizar de forma indiferente tanto uno como el otro, siendo así, el cliente puede escoger comprar alguno de los dos, el que prefiera.

La elección del consumidor no dependerá de su función, sino de su precio, marca, disponibilidad u otros factores, ejemplo de ello son la mantequilla y la margarina o el té y el café.

En este caso los bienes se comportan de forma completamente diferente a los  complementarios, es decir, cuando un producto aumenta de precio y disminuye su consumo, la venta de su bien suplementario aumenta.

Con base en esta característica se observa el siguiente comportamiento en el mercado:

  • El aumento en el precio de un producto ocasiona que disminuya su venta y se incrementen las compras del bien suplementario.
  • La disminución del precio de un bien genera un incremento en sus ventas y la disminución en las de su suplementario.
  • La menor presencia de un producto en el mercado, aumenta las ventas del producto alternativo.

De esto se desprende que el consumo de un bien será indirectamente proporcional a la del bien sustituto.

Otra característica importante que suele ocurrir es que dos bienes que son sustitutos pueden tener en común un bien complementario, tal es el caso del café y el té, ambos sustitutos entre sí, con el azúcar, un producto complementario para ambos casos.

Ejemplos de Bienes Sustitutos

Algunos ejemplos de estos productos sustitutos son:

  • Coches eléctricos o convencionales.
  • Carne de cerdo o pollo o pescado.
  • Bebidas gaseosas o agua.
  • Mantequilla o margarina.
  • Azúcar o edulcorante.
  • Metro o transporte público.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.