Definición de la gestión de proveedores

La gestión de proveedores requiere habilidades interpersonales.

El liderazgo de una empresa implementa procedimientos eficaces de administración de proveedores para mejorar las alianzas comerciales con los proveedores y aumentar el potencial de beneficios corporativos. También son básicos  para la gestión de proveedores los acuerdos de compra, transporte y logística.

En el  contexto económico y empresarial actual, donde la competitividad y la necesidad de diferenciación son claves, y la eficiencia y los costes adquieren un protagonismo cada vez mayor, un mayor número de empresas ha optado por externalizar algunas de sus actividades.

Esta estrategia ha permitido a las organizaciones centrarse en el núcleo de su negocio, dedicando sus esfuerzos a la mejora de los servicios a través de los cuales aportan mayor valor a sus clientes.

Actualmente, esta tendencia ha permitido optimizar sus costos, así como mejorar su eficiencia y  flexibilizar las inversiones a realizar y la determinación de los recursos no esenciales, utilizándolos exclusivamente cuando son necesarios.

De manera adicional, se generan redes de contacto e información a través de los proveedores que permiten detectar oportunidades de negocio “cruzadas” y ventajas que serían más difíciles de localizar sin los procesos de externalización

Definición

La gestión de proveedores es un proceso de negocio que permite a una empresa seleccionar adecuadamente a sus proveedores y negociar los mejores precios de bienes y servicios que compra.

Los gerentes senior también monitorean la cadena de suministro corporativa para asegurar que los vendedores se familiaricen con las actividades operacionales y los procesos de manufactura de la compañía.

Significado

La gestión de proveedores es clave en los procesos de toma de decisiones de una empresa porque los proveedores controlan cuánto paga la empresa por bienes y servicios. En algunas ocasiones los proveedores pueden estar en una situación de poder (ver las 5 fuerzas de Porter). En resumen, los vendedores establecen el costo de materiales de una empresa y, en última instancia, su beneficio bruto. El beneficio bruto es una medida de la rentabilidad corporativa e iguala los ingresos totales menos el costo de los bienes vendidos.

Procedimientos

Según el Instituto de Gestión de Suministros, los procedimientos de gestión de proveedores corporativos suelen incluir compras y adquisiciones, desarrollo y administración de contratos, transporte y logística, planificación estratégica y evaluación de proveedores.

Pese a las innegables ventajas que supone la externalización de actividades y servicios por parte de las empresas, existen una serie de dificultades que deben  tomarse en cuenta:

Externalizar actividades o servicios requiere un cambio de mentalidad en la organización,

que debe pasar de efectuar  un trabajo a gestionarlo con un tercero.

Puede ocurrir  una pérdida de imagen y reputación debido a una prestación de servicios inadecuada o por la obtención de resultados que no sean los esperados    inicialmente. Esto se debe fundamentalmente a que durante la externalización es posible que ocurran:

Discrepancias entre el proveedor y cliente sobre los acuerdos de nivel de los  servicios y actividades realizadas.

Deficiencias en el control de la prestación de los servicios es decir en aspectos de difícil seguimiento

El proveedor de servicios comúnmente trabajará con otros clientes, por lo que en  ocasiones puede no prestar la atención requerida por el cliente.

En última instancia, el proveedor puede declararse en quiebra o tener dificultades  financieras importantes, lo que obliga a la empresa a asumir internamente los servicios y/o a seleccionar un nuevo proveedor.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.