Estrategia de nuevos productos

Un nuevo producto es necesario para el desarrollo y el crecimiento de cualquier empresa. Una de las frases asociadas a esto, más usadas en la actualidad es: innovar o morir. Cualquier nuevo producto deberá estar basado en una planeación correcta, en la que se tome en cuenta la innovación y la calidad. Así mismo, el producto desarrollado siempre tiene que ser compatible con las metas globales de la compañía.

¿Qué es un nuevo producto?

Un nuevo producto no representa, necesariamente, un producto que es de reciente fabricación; sino que, en realidad, podemos referirnos con este término a diversos productos; por ejemplo, realizando simples cambios de manera secundaria en un producto viejo, entre otros.

Los nuevos productos pueden clasificarse en:

-Productos innovadores que generan el nacimiento de nuevos espacios en los mercados; en este caso, productos que no cuenten con competencia directa (o que ésta sea mínima).

-Extensión hacia nuevas líneas de servicios y/o productos. Usualmente, este tipo de servicios se encuentra enfocado a captar clientes que acapara la competencia.

-Reposicionamiento. Cuando, por medio de la publicidad (generalmente), se instala en la mente del público o clientes potenciales que busquen crear nuevas necesidades.

Característica del desarrollo de nuevos productos:

-El proceso de creación de nuevos productos no es lineal.

-El proceso es bastante similar, hablemos de servicios o de productos.

-Pueden realizarse etapas de manera simultánea.

-Es un trabajo interdisciplinario, en el que confluyen el marketing, ingeniería, recursos humanos, etc.

-Los resultados de una etapa pueden influir en las siguientes de manera decisiva.

Etapas de la estrategia de nuevos productos:

Generación de ideas:

Cualquier estrategia de nuevos productos comienza con la generación de ideas. Lo usual es realizar una lluvia de ideas hasta dar con la satisfactoria. Es necesario establecer desde un principio a qué mercado estará dirigido el producto o servicio, y si va de acorde con la filosofía y objetivos de la empresa.

Filtrado de ideas:

El objetivo de esta etapa se encuentra en sólo quedarnos con las ideas que sean útiles, y desechar las que no lo son. Para ello deberemos de contar con habilidad para conservar aquellas ideas que puedan ser verdaderas generadoras de ingresos.

Verificación y desarrollo de conceptos:

Es en este paso cuando las ideas que han “sobrevivido” se transforman en el concepto de un nuevo producto. Es la condensación de las etapas anteriores.

Creación de la estrategia de marketing:

Aquí deben de tomarse en cuenta diferentes influencias que pueden afectar al éxito del producto, como el probable precio del producto, la estrategia de posicionamiento, las ventas esperadas, entre otros.

Primeros prototipos:

Se realizan los primeros prototipos para las posteriores pruebas en el mercado. Se estudian los posibles errores que los prototipos puedan tener y se intentan solucionar para crear un producto de calidad.

Pruebas de mercado:

Después de pasar las pruebas del consumidor y la funcionalidad, se debe de probar en el mercado. Las cantidades de pruebas a realizar variarán dependiendo del producto y de sus características. Debemos de contar con un presupuesto especial para dichas pruebas.

Comercialización:

El proceso de la estrategia de nuevos productos finaliza con la comercialización del producto. En este punto ya se deben de haber respondido las siguientes preguntas: ¿cuándo?, ¿cómo?, ¿dónde?, ¿a quién?, entre otras.

1 comentario
  1. Laris Merixa Hernández López dice

    Me parece interesante y excelente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.