Público Objetivo (Concepto, Importancia y Cómo Definirlo)

Actualmente las empresas deben mantener una comunicación tan directa y personalizada con sus clientes, o potenciales clientes, como les sea posible. Para ello deben haber identificado claramente a quién le van a hablar. Lo que se les va a decir y cómo se va a realizar es importante.

Al conocer cada uno de estos aspectos, permite diseñar una buena estrategia de marketing. Igualmente, se puede evitar la pérdida de recursos materiales, económicos y tiempo, así como posibilidades de venta.

Con lo anterior se puede inferir que el público objetivo es el grupo de personas a quienes van dirigidos los esfuerzos de venta de un producto. Se pretende captar clientes con su atención hacia un producto o servicio. Esto significa que no todos los habitantes de una región forman parte de los clientes o potenciales clientes de una empresa. Pues, no es igual captar el interés de un niño por un producto, que hacerlo para un adulto.

En el caso de los niños, probablemente los colores, animaciones y dinamismo sean las opciones más favorables para una campaña de marketing destinada para este segmento del mercado. Mientras que un lenguaje sobrio imágenes más conservadoras y colores neutros menos brillantes, serán lo más apropiado para un grupo de adultos.

Ambos públicos tienen características, gustos e intereses diferentes, su lenguaje también difiere, al igual que su capacidad de compra o la urgencia por satisfacer su necesidad.

Es por esto la gran importancia para cualquier organización, de conocer cuál es su público objetivo, saber a quién va dirigido su mensaje y diseñar la mejor estrategia y medios para hacerlo llegar y obtener la acogida que se espera por parte de ellos.

público objetivo

Ejemplo de un Público Objetivo

Básicamente es un concepto muy utilizado en la publicidad y el marketing, el cual se refiere al grupo de personas con ciertas características, gustos y conductas, que una compañía escoge como potenciales clientes de los bienes y servicios que ofrece en el mercado.

Suele ser definido como un consumidor tipo, representante del cliente ideal para la campaña publicitaria de una empresa, es el cliente que se aspira atraer y seducir para incentivar su intención de compra.

Algunos aspectos esenciales para determinar este público objetivo son: el sexo, la edad, la ubicación geográfica. También los estudios que ha realizado, su poder de compra, la clase o estrato social en el que se encuentra, sus hábitos de consumo hobbies y su estilo de vida en general.

Un ejemplo de público objetivo puede estar compuesto por el grupo de mujeres jóvenes, entre los 25 y los 35 años de edad residenciadas en la Ciudad de México. Poseen estudios universitarios, de clase media alta, aficionadas por las relaciones sociales, pero que aún no están asociadas a un club social.

Importancia del Público Objetivo para una Empresa

Cuando una empresa determina su público objetivo, conoce sus intereses. Con esto enfoca todos los recursos disponibles para captar su interés. Es decir, puede centrar su esfuerzo publicitario y estrategia de marketing adecuadamente.

Esto conlleva un mayor éxito comercial y aumento en las ventas, puesto que no se diluirán las acciones en sectores de la población que no estén interesados o que no puedan comprar el producto.

Además, el conocimiento de los intereses, gustos, aficiones y características del público objetivo, permite acercase a é de una forma mucho más cercana e incluso llegar a personalizar el mensaje para él.

Un contenido relevante, interesante, no muy extenso acerca de un tema de su interés, puede darle a este público objetivo la sensación de seguridad. Así como creer que la empresa tiene la solución a su necesidad, por lo que comprando el producto o servicio ofrecido, podrá satisfacer su actual requerimiento.

Cómo definir el Público Objetivo de una Empresa

Para definir el público objetivo, una organización debe:

  • Investigar al público: mediante la recolección de sus datos es posible crear un potencial perfil. Esto puede realizarse de varias formas, entre ellas breves cuestionarios para suscribirse a una página web.
  • Analizar redes sociales: esto complementa la base de datos anterior. Permite ampliar el conocimiento de preferencias y gustos de los potenciales consumidores.
  • Estudiar la competencia: con esto es posible revisar si la empresa y su competencia comparten los mismos mercados y objetivos. Esto, además permite identificar algunos puntos pasados por alto por la empresa, pero que las empresas rivales han notado.
  • Valorar los bienes o servicios que se ofrecen: uno de los puntos más importantes es la creación, formulación diseño de una campaña de marketing que enfoque al bien o servicio como la solución que necesita el público objetivo. Para ello es necesario identificar en qué consiste.
  • Definir el mercado meta: aclarado el tipo de público al cual va orientada la campaña y el mensaje, es más sencillo el diseño de la estrategia que se va a emplear para posicionar el producto y la marca.
  • Realizar un anuncio tipo prueba: Es conveniente realizar una prueba del mensaje en pequeñas muestras del público objetivo. Para determinar que el contenido sea apropiado respecto al lenguaje, forma, medios y ajustar en el caso que sea necesario. Es importante señalar en este punto que según el medio o la red social que se elija, la estrategia puede cambiar.
  • Revisar contantemente el público objetivo: es favorable mantener actualizada una base de datos del público objetivo. Asimismo, evaluar y analizar sus cambios será clave para determinar si el producto ofrecido aún cumple con sus expectativas o si es necesario hacer algún ajuste. Esto incluye la actualización de los objetivos empresariales para mantener la marca en el tiempo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.