Administración por objetivos (APO)

La administración por objetivos (APO) surge en la década de 1950 ante la fuerte presión que experimentaba la empresa privada en Norteamérica, durante la depresión económica que siguió la crisis de 1929. También conocida como administración por resultados, es un modelo administrativo que en sus orígenes constituyo un método financiero de evaluación y control.

¿Qué es la administración por objetivos?

Es un proceso administrativo que parte de la definición clara de las metas, objetivos y prioridades de la organización.

Este sistema es ideal para que gerentes y subordinados trabajen conjuntamente en la creación de objetivos y desempeño que se espera lograr, acordando la estrategia para llegar a ellos y la revisión periódica del avance, realizando el seguimiento de los esfuerzos, evaluando el rendimiento personal en función de las metas y la asignación de recompensas en base al avance.

La administración por objetivos pone en práctica la dirección de esfuerzos por medio de la planeación y el control administrativo, la empresa se basa en la definición ¿Qué hacer? y ¿A dónde quiere llegar con lo que quiere hacer? para alcanzar los resultados deseados.

En conclusión, este sistema emplea planeación en todos los niveles de la organización, fundada en la iniciativa y responsabilidad de cada individuo sobre su trabajo, integrando los objetivos individuales con los objetivos por departamento y los generales de la empresa.

Dicho proceso consta de las siguientes fases:

  • Fase inicial: Es la etapa donde se reúnen directivos y empleado para fijar los objetivos, los métodos y herramientas que se aplicaran para alcanzarlos y medirlos y además negociar los acuerdos y responsabilidades.
  • Fase de seguimiento: Etapa de reuniones constantes para observar las acciones que se llevan a cabo y el alcance de ellas.
  • Fase de evaluación: Llevado a cabo al finalizar el plazo establecido para el cumplimiento de las metas y objetivos, a fin de evaluar y emprender medidas correctivas para el siguiente desempeño.

Administración por objetivos (APO)

Características de la administración por objetivos

  • Sirve como estrategia orientadora de acción individual de los diferentes departamentos y empleados de la organización.
  • Las necesidades y objetivos individuales de trabajo, se acoplan en la estrategia empresarial como un todo.
  • Los objetivos son operativos y se llevan mediante un proceso de cascada, que funciona de la base hacia arriba y viceversa, la derivación es una pirámide que relaciona los objetivos de un nivel con los del consecutivo. De esta manera los objetivos generales de la empresa, se vuelven los objetivos específicos para cada nivel subsiguiente.
  • Especifica metas que permite la medición tangible de los objetivos.
  • Permita la participación conjunta del gerente y empleado en la toma de decisiones.
  • El equipo de trabajo llega al consenso de la manera de alcanzar las metas y objetivos propuesto.
  • Cada objetivo posee un plazo explicito para su cumplimiento, habitualmente este plazo corresponde al ejercicio administrativo y puede ser trimestral, semestral o anual.
  • Se basa en la retroalimentación constante acerca del desempeño, de modo que se puedan aprobar o corregir ciertas acciones.
  • Emplea una dirección participativa y el trabajo en equipo.
  • Manifiesta el compromiso de los trabajadores en los diferentes niveles.

Importancia

La importancia de este proceso radica en que se dirige al logro de metas, gracias a que se definen todos los objetivos a alcanzar dentro de la empresa y además involucra en ello directivos y empleados, quienes trabajan motivados y claros con su labor para alcanzarlos. Lo que por otro lado asegura que estas metas sean realistas y tengan demarcado el camino a seguir para llegar a ellas.

Los resultados con esta administración siempre serán positivos, ya que permite medir el desempeño de cada empleado, respecto a los objetivos y las normas establecidas para trabajar y contrastar el rendimiento.

El hecho de que involucre al empleado en la planeación genera un sentido de compromiso en los mismos, como parte importante del grupo de trabajo, la superación de las metas genera beneficios a ambas partes, propiciado por este ganar-ganar el empleado da importancia a cada una de las responsabilidades.

La representación de los gerentes en todo el proceso refuerza la credibilidad e importancia de proceso brindando a los subordinados la oportunidad de obtener nuevos conocimientos y alcanzar nuevas aptitudes que lo lleven a alcanzar el éxito personal aunado al éxito de la compañía.

En un sentido general la importancia de este tipo de administración recae en su aplicación en todos los ámbitos empresariales, bien sea productivo, ventas, servicios, sistemas, etc.

Fortalezas y ventajas de la administración por objetivos

  • Permite a cada trabajador tener claro lo que la gerencia y la empresa espera de su desempeño.
  • Se establecen mancomunadamente entre empleado y gerente metas y plazos que cumplir, lo que ayuda a que cada parte se comprometa efectivamente en ello.
  • Existe buena comunicación entre el jefe y los subordinados, se ejerce un liderazgo participativo, donde la opinión de todos se tiene en cuenta.
  • Los trabajadores conocen claramente las metas de la organización.
  • El proceso de seguimiento y evaluación se centra en los logros específicos, lo que en cierta forma es más justo con el trabajador, quien lleva el reto y asume su responsabilidad.
  • Genera altos niveles de compromiso con el desempeño y la imagen de la organización.
  • El control es más efectivo frente a metas verificables.

Debilidades y desventajas de la administración por objetivos

  • Puede presentar dificultades al llevar a cabo la fijación de metas.
  • Falta de una representación fuerte de autoridad, por lo que no se logra transmitir la filosofía de este tipo de administración.
  • Riesgo para cumplir metas a corto plazo.
  • En ocasiones el proceso de evaluación para medir el desempeño puede generar tensión en los empleados.
  • El sistema necesita de dedicación y esfuerzo de todas las partes involucradas de lo contrario puede llegar a ser un fracaso que además represente pérdida de tiempo y dinero para la empresa.
  • La existencia de un estilo de dirección autoritario y centralizado, no corresponde a este tipo de proceso administrativo por lo que es necesario cambiar el estilo de comunicación si se desea implementar el mismo o se tendrá serios problemas y conflictos al llevarlo a cabo bajo esas condiciones.
  • Amerita adaptación y cambio.
Compartir
Ingeniero Civil Industrial con experiencia en empresas multinacionales. Me gusta la redacción de artículos de liderazgo, administración de empresas y estrategia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here