Estructura Organizativa

La estructura organizativa de una empresa, consiste en la asignación de roles a los diferentes integrantes, de manera que cada uno cumpla su función de manera óptima y con un alto rendimiento.

Es una estructura que busca establecer el papel que llevara a cabo cada persona, de manera que se puedan alcanzar los objetivos de mejor manera, mejorando así todos los procesos de la empresa. Debido a esto, es imprescindible que toda empresa tenga una estructura organizacional, que sea flexible y se adapte al crecimiento de la misma.

La estructura organizativa define la disposición de los roles, la cadena de mando y jerarquía, los organigramas y departamentalizaciones, etc. Hay que tener en cuenta que según las actividades que pretenda realizar la empresa, su estructura será diferente.Estructura Organizativa

Características de las estructuras organizativas

Estas características ayudan a entender mejor el concepto de una estructura organizacional:

  • Según su jerarquía, puede ser centralizada o descentralizada.
  • Se trata de un proceso muy versátil, adaptativo, que se adapta a la empresa a través del tiempo.
  • Dispone de departamentos especializados, que serán más grandes según el tamaño de la empresa.
  • Busca estandarizar los protocolos y procedimientos.
  • La empresa representa a las personas que forman parte de la organización.
  • Existe una buena coordinación entre los diferentes departamentos.
  • Se adapta a la estrategia y los objetivos de cada compañía.
  • Define objetivos y metas realizables.
  • Toda estructura organizativa forma, posee una estructura informal entre los miembros que la conforman, esto se conoce como estructura organizacional real.
  • Los miembros deben tener muy claras sus funciones.

Tipos de estructuras organizativas

Una estructura organizativa nunca va a formarse por azar, ni tampoco es genérica para cada empresa. Como se comentó en un principio, esta estructura será determinada por las necesidades de adaptación de cada empresa, expresada en términos de recursos, tanto humanos como materiales. Así como las necesidades económicas, técnicas y sociales.

Una empresa pequeña tendrá un sistema organizacional mucho más pequeño y simple, pero a medida que la empresa crece es necesario un esquema más complejo. Por eso, una característica imprescindible es la versatilidad de la estructura.

Algunos elementos que intervienen y definen la estructura organizativa son los siguientes:

  • Su ubicación geográfica.
  • El número de trabajadores que posee la empresa.
  • El control de calidad.
  • El nivel de desarrollo del servicio o del producto que ofrece.
  • El tipo de autoridad, bien sea centralizado o descentralizado.

Teniendo en cuenta esto, veamos algunos tipos de estructuras organizativas:

Estructura clásica (en línea)

Suele ser la más utilizada para definir la jerarquía de la empresa. Los empleados reciben órdenes de un único superior, manteniendo el principio de la unidad de mando. Su organigrama se compone únicamente de líneas verticales, no existen líneas horizontales. Además, existen diferentes modelos de agrupación: por mercados, por funciones, por productos, geográfico o mixto.

Estructura clásica y staff

Es una estructura basada en un principio de especialización funcional. Combina las relaciones de mando directo, que se observan en la estructura lineal, pero a ello se suman staffs, o relaciones de consulta. Este staff lo conforman personas que solo asesoran y realizan funciones determinadas más especializadas, no mandan directamente sobre aquellos que forman la estructura lineal.

Estructura en Comité

Una organización en comité se caracteriza por la toma de decisiones grupal. Es favorable para aquellas compañías familiares o empresas que requieren de decisiones consensuadas.

Uno de sus beneficios es que las decisiones colectivas son siempre menos subjetivas que las individuales, no obstante, los debates suelen ser una pérdida de tiempo cuando se tratan de decisiones importantes y urgentes, ya que al adoptar la misma puede ser demasiado tarde. Otras desventajas pueden ser la posibilidad de que un grupo dominante imponga su opinión ante las demás, o que se elijan alternativas solo por compromiso, que no sean las mejores para la empresa.

Este tipo de organización no suele verse constantemente en la realidad, por lo general se utiliza de forma conjunta con las organizaciones lineales y staff.

Estructura matricial

Por último, tenemos la estructura matricial, pensada para empresas que centran su actividad en la realización de proyectos.

Una estructura en forma de matriz tiene empleados que responde a dos supervisores, un supervisor de proyecto y uno funcional.

Los supervisores de proyecto gestionan un proyecto y emplean trabajadores de distintas áreas para completar el mismo. Los supervisores funcionales se encargan del control de los empleados en áreas como el marketing o ingeniería, que son funcionales.

Importancia de la estructura organizativa

En el desarrollo del post hemos hecho énfasis en la importancia de una estructura organizativa para toda empresa. Hay que tener presente que sin importar que tipo de estructura adopte la empresa, su función es la misma, brindar el mejor ambiente para el desarrollo óptimo de la empresa, maximizando los recursos y la competitividad en el mercado. Lo importante es que la estructura este definida y que sean fieles a la misma.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.