¿Qué es el periodo de maduración (PMM)?

Se define como periodo medio de maduración (PMM) al periodo de tiempo entre el pago de los productos a los proveedores y el cobro realizado a los clientes por dicho producto en una moneda, es decir hasta que se convierte en liquidez para la empresa.

En tal sentido responde a los días que tarda determinada empresa en recuperar el dinero gastado durante el ciclo de vida de explotación del producto. Por consiguiente, se mide en días y establece un aproximado a la liquidez dinámica de una empresa.

Etapas del Periodo Medio de Maduración

En el periodo medio de maduración se destacan 5 etapas:

  • Periodo medio de aprovisionamiento (PMA)

Corresponde al tiempo que transcurre desde la compra de las materias primas, hasta que las mismas son introducidas en el proceso de producción.

Se obtiene de la división del saldo medio de materias, entre la cantidad de materias primas usadas a diario.

  • Periodo medio de fabricación (PMF)

Corresponde al tiempo empleado para fabricar los productos.

Para obtenerlo se debe dividir el saldo medio de los productos que se encuentran en proceso de fabricación, y el coste diario de producción (ver más en los costos directos e indirectos de producción).

  • Periodo medio de venta (PMV)

Corresponde al tiempo transcurrido desde que los productos terminados son almacenados hasta su venta.

Se obtiene de la división del saldo de productos terminados ubicados en el almacén, entre los productos finalizados vendidos cada día.

  • Periodo medio de cobro (PMC)

Corresponde al tiempo transcurrido entre la venta y el cobro de los productos.

Se obtiene de la división del saldo medio en las cuentas por cobrar, entre todas las ventas a crédito diarias.

  • Periodo medio de pago a proveedores (PMP)

Es el tiempo que se tarda en pagar a los proveedores. Su fórmula consiste en una división sencilla entre las cuentas por pagar y las medias que se realizan a crédito por día.

Cuando un periodo medio de maduración (PMM) es considerado corto, hace referencia a que la empresa funciona a un ritmo rápido, mediante una organización efectiva y eficiente.

La rotación se conoce como el número de veces que un ciclo se repite, cuanto menor esté el PMM, ocurrirá mayor número de rotaciones, no obstante, un PMM alto presume una baja rotación y en consecuencia una mayor financiación y costes más altos.

¿Cómo se calcula el PMM?

El PMM se calcula por la suma de los periodos medios descritos arriba, sin incluir el periodo medio de pago a proveedores.

PMM = PMA + PMF + PMV + PMC

El periodo medio de maduración y sus componentes es más fácil comprender gráficamente, según el ciclo de vida de una empresa:

Cualquier acortamiento en plazos mencionados implica mayor eficiencia de gestión y en caso contrario todo alargamiento, revela una deficiencia en la gestión.

Desde el punto de vista financiero, se puede calcular el PMMF, teniendo en cuenta PMP. Se obtiene restando el PMP (tiempo en pagar a los proveedores) al PMM obtenido.

PMMF = PMM – PMP

Para que se entienda mejor

PMMF=PMA+PMF+PMV+PMC-PMP

Consideraciones importantes respecto al PMM

Cualquier empresa debe tener claro que le convine elevar la rotación de cada una de las fases, de esta manera reducir el período medio de maduración.

Pues a mayor velocidad, menor dará el periodo medio y a la vez ameritara destinar menos recursos, es decir menos financiación por ciclo a corto.

Para operar de esta manera la empresa debe implementar una serie de políticas o técnicas en las áreas de compra, producción, ventas cobranza:

  • Referente a las compras: Obtener mejor financiamiento en la compra de materias primas, y reducir el stock de las mismas.
  • Referente a la producción: Hacer inversión en maquinaria, tecnología, aumentar los incentivos a la productividad, mejorar la planificación de tareas.
  • Referente a las ventas: Establecer incentivos para captar más clientes, como descuentos, publicidad, promociones.
  • Referente a la cobranza: Consiste en ideas o tácticas que mejoran la gestión de cobro o apresuran el pago por parte de los clientes, por ejemplo, descuento por pronto pago, cualquier práctica que mejore la gestión de cobro.

Además, existen una gran variedad de opciones y técnicas a añadir en función del negocio y las estrategias de la empresa. Vale la pena destacar que el PMM no debe contemplarse como un valor absoluto, claramente es un instrumento que permite estipular la predisposición del negocio y facilita captar los problemas de liquidez.

Hay pocas empresas que puedan alcanzar un PMM negativo, es decir, generalmente cobran por adelantado, es decir antes de pagar, tal vez optimizando los tiempos muchas empresas podrían llegar a optar por ciertas ventajas financieras.

Si la empresa tiene en consideración todo lo expuesto e implementa unas buenas políticas, podrá alcanzar:

  • El incremento en su productividad.
  • Mayor rentabilidad en los negocios.
  • Rapidez en el proceso de amortización.
  • Trasformación y mejoras en la estructura fija.
  • Crecimiento general en la empresa.
  • Incremento en los recursos propios.
Rate this post

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.